UN 40% RECONOCE HABERLO HECHO DE ADULTOS

Un estudio te delata: tú también orinas dentro de la piscina (más de 225 litros)

Tal y como han confirmado unos científicos de la Universidad de Alberta, en una piscina olímpica se pueden encontrar ingentes cantidades de orina en su interior

Foto: Las piscinas públicas, el foco preferido para orinar del ciudadano medio. (EFE)
Las piscinas públicas, el foco preferido para orinar del ciudadano medio. (EFE)

A falta de solo un mes para que comience oficialmente el verano, las ganas de sol ya se empiezan notar y, con ello, nuestros rituales estivales: el aperitivo, los helados, la playa, la piscina... Y, precisamente, esta última es la gran protagonista del estudio científico llevado a cabo por la Universidad de Alberta (Canadá), en el que confirman un secreto a voces. Sí, no lo niegues, no se trata de una leyenda urbana: tu también orinas dentro de la piscina.

Quien más, quien menos, podía intuir que el agua de las piscinas públicas podía contener restos de orina, pero hasta la fecha no existía una manera exacta de poder cuantificar qué cantidades aproximadas podíamos encontrar. Un grupo de científicos canadienses ha conseguido encontrar un método con el que llevar a cabo estos cálculos, basado en un elemento que se encuentra en casi todos los alimentos procesados que ingerimos.

Se trata del E-950, también conocido como acesulfamo potásico, que no es más que un edulcorante artificial que forma parte de los productos que comemos. La gran ventaja para los científicos es que lo expulsamos sin modificar a través de la orina, lo que les permite gracias a un simple análisis del agua saber cuánto se ha miccionado en el agua. ¿Cómo? Haciendo una media de cuánto E-950 hay en la orina y haciendo un simple cálculo para lograr una estimación.

Y los datos han sorprendido a propios y extraños: los expertos analizaron varias piscinas públicas de Canadá durante tres semanas y los resultados fueron sorprendentes. De media, se encontraron 225 litros de orina en cada una de las piscinas olímpicas, una cantidad que implica que decenas e incluso centenas de personas habían hecho sus necesidades dentro del agua, especialmente teniendo en cuenta que cada persona orina de media entre 800 a 2.000 mililitros al día.

Acudiendo a los fríos datos, es cierto que 225 litros suponen una enorme cantidad de orina, lo que confirma que muchas personas deciden miccionar dentro del agua en lugar de abandonar la piscina y hacerlo en el baño. Pero no es menos cierto que si tenemos en cuenta que una piscina olímpica, en las que se han realizado las pruebas, cuenta con más de dos millones de litros de agua, el porcentaje de orina en el agua supone algo más del 0,01 por ciento del total.

Evitarse una ducha

Los datos obtenidos por estos expertos canadienses se confirman con otro sondeo realizado por el Consejo de la Salud y la Calidad del Agua de Estados Unidos, en el que entrevistaron a más de 3.100 adultos para conocer sus costumbres. Pues bien, más de 40% de los entrevistados confirmaron que han orinado dentro de una piscina pública cuando ya no eran niños, mientras que el 51% confiesa que se ha dado un baño para ahorrarse una ducha y, así, limpiarse el sudor.

A pesar de lo escatológico de los resultados, la buena noticia dentro de lo malo es que la orina no representa ningún daño para la salud del resto de bañistas, si bien se están realizando pruebas para confirmar si algunos productos químicos utilizados para el mantenimiento podrían perder parte de su efectividad por culpa de su acción. Pero sea como fuere, una realidad es clara: por mucho que lo intentes negar, los datos confirman que tú también orinas en la piscina.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios