ANTE TODO, LA SALUD

Por qué es mucho mejor no lavar el pollo antes de cocinarlo

Las autoridades sanitarias no dejan de advertir de que este simple hecho puede producir una grave intoxicación alimentaria

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Normalmente antes de cocinar cualquier alimento, ya sea verdura, carne o pescado, tendemos a lavar por higiene antes si quiera de partirlo con el cuchillo. Más que una recomendación impuesta se trata de un acto reflejo para que ninguna bacteria o las menos posibles lleguen a nuestro plato. Pero una reciente advertencia del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) ha servido -y nunca mejor dicho- la polémica en torno a uno de los productos más sabrosos de los que disponemos en el mercado para todos aquellos carnívoros: el pollo.

Según el órgano institucional, no se debe lavar el pollo antes de cocinarlo debido al riesgo de propagar bacterias dañinas a los utensilios u otros alimentos que haya alrededor. En lugar de hacerlo, el CDC ha establecido una serie de pasos que pueden ayudar a eliminar las posibilidades de intoxicación mientras cocinamos en casa.

Si se lava en el grifo, los jugos se pueden esparcir por la cocina y contaminar otros alimentos

"El pollo puede ser una de las opciones más nutritivas que existen", afirmó el CDC, en unas declaraciones recogidas por 'The New York Post'. "Sin embargo, el que está crudo puede estar contaminado con una bacteria llamada Campylobacter, y algunas veces con la Salmonella o la Clostridium perfringens, extremadamente peligrosas. Por ello, si lo comes poco cocinado u otros alimentos o bebidas que estén contaminados por él o sus jugos, puede contraer una enfermedad o una intoxicación alimentaria".

La agencia aconsejó colocar el pollo crudo en una bolsa desechable antes de almacenarlo en el frigorífico, lavarse bien las manos con jabón después de manipularlo, usar una tabla de pelar y cortar que no se use para el resto de alimentos y, lo más importante, nunca colocar ningún alimento cocido o productos frescos en la misma balda del frigorífico.

Hay que almacenarlo en un recipiente cerrado en la parte inferior del frigorífico para impedir que los jugos lleguen a otros alimentos

También sugirió usar un termómetro de cocina para asegurarse de que el pollo esté en su punto y perfectamente cocinado. Pero sobre todo desaconsejó lavar el pollo crudo ya que "los jugos se pueden esparcir por la cocina y contaminar a otros alimentos, utensilios o a la propia encimera". Si bien una posible intoxicación alimentaria puede ser una experiencia muy desagradable para cualquier persona, el grupo de más vulnerabilidad es el de los niños menores de 5 años, los mayores de 65 y para todos aquellos que tengan sistemas inmunitarios débiles, así como las mujeres embarazadas.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

No es la primera recomendación de este tipo. En agosto de 2016 la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advirtió de este mismo problema, asegurando que lo único que conseguimos al pasar por el grifo el alimento es aumentar el riesgo de propagación de la bacteria Campylobacter. Además, aconsejó almacenarlo en la parte inferior del frigorífico y tapar bien el pollo crudo en un recipiente para impedir que los jugos goteen y lleguen a otros alimentos.

En Europa, se dan alrededor de 40.000 casos de intoxicaciones de este tipo, que causan unas 3.300 hospitalizaciones y cerca de 20 fallecidos, según afirma Julia Oncón, miembro del comité gestor del área de nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), en 'Europa Press'. Sobre todo hay que poner especial atención al periodo estival, ya que con el aumento de las temperaturas el estado de los alimentos puede empeorar en cuestión de horas si se descuidan las condiciones de almacenamiento y preparación.

"Se consideran alimentos de alto riesgo a aquellos que contienen una gran cantidad de agua y están frescos, como frutas o verduras, y los que son ricos en proteínas, como las carnes, pescados, mariscos, huevos, mayonesas, lácteos y derivados", puntualiza la experta. Por todo ello, hay que extremar las precauciones con la llegada del calor para no tener que sufrir ningún percance relacionado con lo que comemos. Mucho cuidado.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios