FALLECIÓ SÓLO TRES DÍAS DEPUÉS

Un hospital comunica a una familia por medio de un robot que el padre va a fallecer

El sonido era malo y apenas se escuchaba, por lo que la nieta del enfermo tuvo que anunciar a su abuelo con sus propias palabras que le quedaban pocos días de vida

Foto: El robot que comunicó a la familia que al señor Quintana le quedaban pocos días de vida (Foto: Facebook)
El robot que comunicó a la familia que al señor Quintana le quedaban pocos días de vida (Foto: Facebook)

Ernest Quintana tenía 78 años y estaba ingresado en el departamento de urgencias del hospital Kaiser en Fremont, en el estado norteamericano de California. Sufría problemas de pulmón y su estado era muy grave, por lo que su familia se encontraba cuidando de él constantemente, a la espera de que los médicos les comunicaran cada día si había alguna variación en su delicada situación.

El pasado lunes 4 de marzo, una enfermera entró en su habitación y dijo al enfermo y a su nieta, Annalisa Wilharm, que es quien le acompañaba en ese momento, que el médico pasaría a visitarle en un momento. Sin embargo, pocos minutos después quien entraba en la habitación no era ningún doctor, sino un auxiliar con un robot donde se podía ver a un médico a través de una pantalla de ordenador.

Pero lo peor de todo no fue que la consulta no fuera en persona, sino que el médico que estaba al otro lado de la pantalla comunicó de esa manera que las opciones de tratamiento se habían terminado y que al señor Quintana le quedaban pocos días de vida. Y como el sonido del aparato era realmente malo, tuvo que ser su propia nieta quien le repitiera al enfermo las palabras del médico, comunicándole que iba a morir en breve.

El hospital no ve nada malo

En declaraciones a USA Today, la hija del enfermo, Catherine Quintana, expresa su frustración: "Si vienes a darnos noticias normales, está bien; pero si vienes a decirnos que no nos queda pulmón y queremos ponerte un goteo de morfina hasta que mueras, debe hacerlo un ser humano. Y no una máquina".

Ernest Quintana falleció el pasado jueves 7 de marzo, tres días después de recibir la noticia. Sin embargo, desde el hospital no creen que hayan cometido ningún error. La propia vicepresidenta del hospital, Michelle Gaskill-Hames asegura que "usamos la tecnología de vídeo como una mejora adecuada para el equipo de atención y como una forma de aportar experiencia consultiva adicional”.

La portavoz del hospital explica que "el uso del término robot es inexacto e inapropiado. Esta tecnología de video seguro es una conversación en vivo con un médico que usa la tecnología de tele-video, y siempre con una enfermera u otro médico en la sala para explicar el propósito y la función de la tecnología. No reemplaza las evaluaciones ni las conversaciones en persona con un paciente y sus familiares".

El hospital asegura que no sustituye evaluaciones ni conversaciones en persona con un paciente y sus familiares

Pero eso no es lo que asegura la familia del fallecido, que aseguran que el propio hospital les dijo que esa es su actual política “y lo que hacemos ahora”. Catherine Quintana ha denunciado lo sucedido con su padre y pide algo más de humanidad: "No quiero que esto le pase a nadie más. Simplemente no debería suceder".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios