a través de anuncios en la prensa

Feijóo busca médicos en Portugal a 61.500€/ año y aunque no hablen gallego o castellano

La Xunta publica anuncios en la prensa lusa para contratar profesionales en plena guerra sanitaria, con una oferta que la mayoría de los profesionales considera engañosa

Foto: Cabecera de la manifestación contra la política de sanidad de la Xunta de Galicia en las calles de Vigo. (EFE)
Cabecera de la manifestación contra la política de sanidad de la Xunta de Galicia en las calles de Vigo. (EFE)

En plena guerra sanitaria, la Xunta de Feijóo ha reaccionado con una agresiva campaña que trata de captar en Portugal los médicos que no logra contratar en España. Lo ha hecho mediante la publicación de un anuncio en la prensa lusa con una oferta de trabajo para especialistas en medicina familiar y pediatría, con el aliciente de una retribución bruta mínima de 61.500 euros anuales. Es un señuelo tentador al que ya han empezado a responder profesionales del país vecino, pero que cuenta con un rechazo importante de los principales colectivos enfrentados con el Gobierno gallego por la sanidad pública. El principal: que no resuelve las condiciones a menudo penosas en que desarrollan su trabajo los médicos de los centros de salud.

"Es una falta de respeto a los médicos de Portugal y a los que están en precario en Galicia", resume María José Fernández, médica de familia que ejerció durante cinco años en la localidad portuguesa de Viseu. ¿La razón? La letra pequeña del contrato, que "perpetúa la eventualidad y ofrece condiciones muy precarias, provocando una pérdida de la calidad asistencial". Se trata en realidad del nuevo contrato para personal eventual, rechazado por la mayoría de médicos residentes y por la totalidad del personal eventual de Atención Primaria del área sanitaria de Vigo.

Anuncio en la prensa portuguesa del Sergas
Anuncio en la prensa portuguesa del Sergas

El contrato que ahora se ofrece en Portugal, y que en efecto mejora las condiciones retributivas de los médicos lusos, establece que solo el 60% de la jornada laboral se realice en una misma localización. El resto de horas se dedica a coberturas en cualquier ayuntamiento del área sanitaria, del que además se informa solo unas horas antes del inicio de la jornada, incluso el mismo día. "Por la mañana estás trabajando por ejemplo en Vigo y al día siguiente te tienes que ir a Tui, que está a 40 kilómetros", lamenta Inés (nombre ficticio), médica española que trabaja en Portugal, y que rechaza la posibilidad de volver a Galicia en esas condiciones. "Es una relación contractual que te hace estar disponible para el Sergas 24 horas los 365 días del año, lo que hace imposible la conciliación".

"Es una falta de respeto a los médicos de Portugal y a los que están en precario en Galicia"

La publicación del anuncio con la oferta de trabajo en Galicia fue noticia de portada en distintos periódicos del norte de Portugal. Según el Sergas, 10 médicos del país vecino se pusieron en contacto con al Consellería de Sanidade para interesarse por la oportunidad, pero el suflé no ha tardado en desinflarse, para desmentir la fuga de médicos que inicialmente preveía la prensa lusa. Inés, que prefiere mantener el anonimato, reconoce que sí, que, en cuanto salió la noticia en los periódicos portugueses, fueron muchos los residentes que están acabando el equivalente del MIR que se interesaron por la oferta y sus 61.500 euros. "Pero conforme han ido conociendo cómo es la situación en Galicia todo se ha ido calmando. Aquí cobrarán menos, pero no existe ni de lejos la presión ni la sobrecarga de trabajo que hay allí, y además todos acaban encontrando plaza".

El de la sanidad en Galicia es un conflicto que no se ciñe a la atención primaria, pero la reciente dimisión en bloque del 80% de los jefes de servicio de los centros de salud de Vigo en protesta por el continuo deterioro de las condiciones de trabajo ha centrado el foco. También hay huelgas en servicios de urgencias, en los puntos de atención continuada —las urgencias extrahospitalarias— y en otros ámbitos de la sanidad gallega, que han dado forma a una marea blanca a la que el Servicio Galego de Saúde (Sergas) no acaba de poner coto. Pero en la crisis de la atención primaria los profesionales no plantean reclamaciones retributivas, sino de mejora del servicio. De ahí, el malestar con el anuncio publicado en Portugal, que pone el acento en los salarios pero obvia las condiciones del contrato.

Contestación de Sergas a médico luso interesado
Contestación de Sergas a médico luso interesado

Presión y sobrecarga son las palabras clave. Cuando los 22 jefes de servicio de Vigo —algunos con dos décadas en el cargo— presentaron su renuncia, nadie habló de retribuciones, pero sí de calidad del servicio: "Hemos estado organizando las carencias de la sanidad pública, pero no se puede organizar la miseria". Las bajas sin cubrir obligan a prolongar las jornadas y a atender a 50 pacientes en una misma mañana, con picos de hasta 90, lo que deja el tiempo de atención a cada paciente en mínimos de hasta 5 minutos; en Portugal, no baja de 20. El otro gran problema es el de las listas de espera para pruebas o para derivar pacientes a los especialistas, que consideran "inaceptables" y "sin posibilidad de derivación urgente o preferente", lo que deja el servicio de Urgencias como "única puerta de entrada".

La Xunta sostiene que no hay facultativos, que faltan médicos, lo que explicaría su necesidad de acudir fuera de Galicia para cubrir bajas. "La última oferta pública de empleo lo contradice. Si hay tanto paro, ¿por qué se presentaron más de 600 aspirantes a solo 200 plazas?", se pregunta María José Fernández, que es vocal de la Asociación Galega de Medicina Familiar y Comunitaria. "Lo que pasa es que el contrato es leonino: obliga a trabajar en períodos inferiores a 15 días en diferentes centros, lo que dificulta además el seguimiento del paciente, y fuerza a los profesionales de la salud a realizar al menos dos guardias al mes sin derecho a libranza. Y establece períodos de trabajo de hasta 192 horas al mes". Y el salario es "otro engaño": "Es una cantidad que depende de la realización de al menos esas dos guardias, una de 17 horas y otra de 24, y no para un contrato de 40 horas semanales".

"Hemos estado organizando las carencias de la sanidad pública, pero no se puede organizar la miseria"

Otro aspecto que cuestionan las asociaciones de médicos en precario —algunos encadenan 50 contratos en ocho meses, cada uno en una localidad distinta, y todos menores a 15 días— es el "desprecio" hacia el idioma. Como le respondió el Sergas a un médico que se interesó por la oferta, no se exige nivel mínimo de gallego ni de castellano, sea hablado o escrito. "En Galicia hablamos castellano y gallego y entendemos perfectamente el portugués", contestó el Servicio de Salud a través de correo electrónico a un interesado. "Es un desprecio más al paciente y a la calidad asistencial", denuncian desde la asociación Precarias por la Atención Primaria.

Inés, natural de Ourense pero que lleva desde el 2000 en Portugal, descarta por completo regresar. "Lo que está haciendo el Sergas es legalizar la explotación; es lo mismo que vivimos nosotros cuando nos licenciamos en Galicia hace 20 años y lo que me cuentan mis compañeros que está ocurriendo cada vez más". La receta que proponen los afectados por la precariedad es siempre la misma: más plazas estables a través de oferta de empleo público, en lugar de contratos para sustitutos. "Pero salen muchas menos de las que se necesitan, con el agravante del aluvión de jubilaciones que se avecina en los próximos años", advierte Fernández.

Todas estas críticas las rechazan los responsables de la sanidad gallega. El gerente del área sanitaria de Vigo, Félix Rubial, replica que la alternativa a ese contrato "ya la tienen: mantener la situación actual". Y añade: "Lo que sucede es que si rechazan un contrato de estabilidad, a lo mejor no es estabilidad lo que están buscando".

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios