experiencias de primera mano

Tres mujeres hablan del gran secreto del orgasmo femenino

La eyaculación en las mujeres sigue siendo injustamente incomprendida y aún vista a día de hoy como un tabú. Las chicas se sinceran para contarnos sus experiencias

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

La eyaculación femenina, esa gran desconocida. A día de hoy existe gente que aún no cree en ella porque no la ha visto, como si estuviéramos hablando de gnomos, sirenas o leprechauns. Pero es algo real, y si has encontrado en tu sábana unas manchas misteriosas que nada tienen nada que ver con la orina o el flujo... enhorabuena, ya sabes lo que es.

Hasta hace relativamente poco tiempo se había negado la existencia de la próstata femenina, cuyo nombre científico es 'la glándula de Skene', y que se trata de una glándula entre la vejiga y la vagina, esponjosa, que cuando se excita se llena de líquido y puede expulsar ¡hasta un litro! Es el órgano del cuerpo femenino, junto con el clítoris, cuya única función es dar placer.

No hay que confundir eyacular con tener un orgasmo pues pueden suceder las dos cosas durante el acto sexual o solo una -o ninguna-. Pero como siempre es más divertido escuchar (o leer, en este caso) las experiencias de otras personas, tres mujeres han contado para Mens Health cómo es lidiar con 'La Gran Desconocida'

Que sí, que sí, que acaba de pasar, no pongáis esa cara. (iStock)
Que sí, que sí, que acaba de pasar, no pongáis esa cara. (iStock)

Mujer A

Nuestra primera mujer tiene 27 años, cuando se le pregunta cómo experimentó por primera vez una eyaculación, cuenta lo siguiente: "Ya me había informado antes sobre ello. Había leído que solo tienes que 'dejarte ir' para que suceda y eso es lo que hice. Tenía ganas de hacer pis y en lugar de aguantarlo, me dejé llevar. Descubrí entonces que podía expulsar otros líquidos".

"¡Fue increíble! Cuando salió sentí una sensación de frío y de calor a la vez y tuve que contraer todos los músculos. Cuando era más joven y no entendía aún mucho sobre sexualidad o sobre mi cuerpo me sentía extraña, pero conforme fui creciendo vi que no tenía nada de raro. Es como si sintiera todas las endorfinas atravesando mi cuerpo y me encuentro en la cima del mundo".

Cuando se le pregunta si consiguió eyacular mediante la penetración, 'A' nos comenta que jamás le ha sucedido. Pero sí mediante la masturbación o el sexo oral. Con la postura de la cucharita es con la que más facilidad consiguió llegar esta chica.

Es como si las endorfinas atravesaran mi cuerpo y me encuentro en la cima del mundo

"Ahora estoy soltera pero a todas las parejas que he tenido les ponía muchísimo que eyaculase, lo que hacía el sexo más placentero. En el caso de la sociedad, creo que aún se ve como un tabú. La gente no comprende realmente lo que es la eyaculación femenina o no piensa que exista, y por eso se hace un poco difícil superarlo. En el caso de las mujeres, aconsejaría que aprendiesen a conocer mejor su cuerpo para descubrir lo placentera que es la experiencia".

Mujer B

B es la más joven de las tres mujeres encuestadas, tiene 22 años y, según sus propias palabras: "Me sucedió hace unos meses con mi pareja. Estábamos haciéndolo y a la vez me estimulaba con los dedos y... de repente sucedió. Había leído sobre ello pero no lo estaba buscando, simplemente pasó".

Para ella no fue nada fuera de lo normal. "Sentí placer pero ya está. Fue cuando bajé la vista y vi las sábanas empapadas cuando me di cuenta de que algo había pasado. Al principio estaba muy avergonzada porque pensaba que me había orinado, pero al olerlo y comprobar que había eyaculado me sentí bastante excitada".

"En mi caso solo me ha sucedido cuando mi pareja me estimula con los dedos, y a él no le importa en absoluto, se pone una toalla y listo. Pero sí es verdad que hay bastante desinformación al respecto, yo misma pensaba al principio que era pis. Luego vi que no tenía nada que ver. También pensaba que eyaculabas cuando tenías un orgasmo y tampoco tiene por qué ser así".

Mujer C

La tercera de las encuestadas en esta particular entrevista tiene veintiocho años. "Al principio notaba, incluso haciendo el misionero, que mis orgasmos eran más fuertes que de costumbre. Después mojé las sábanas. Mi propia pareja sugirió que podía ser eyaculación femenina, a mí me parecía algo más propio de una película porno pero investigué un poco y acabé dándole la razón".

A mi pareja no le importa en absoluto, se pone una toalla y listo


"¿Qué se siente? Un calor y un temblor en los muslos que te recorre todo el cuerpo. Y, de repente, sientes ganas de orinar, pero el líquido que expulsas es más denso", señala. "Todavía cuando me pasa me siento avergonzada, como si me hubiera hecho pis, pero mi pareja me asegura que es muy sexy y entonces me siento más tranquila".

En su caso, asegura que no le sucede siempre. Ocurre más a menudo con la penetración y la masturbación simultáneas, y suele sucederle con más frecuencia cuando lleva mucho tiempo sin practicar sexo. Pero no hay forma de controlarlo o predecirlo.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios