trucos QUE NO DEBES OLVIDAR

Cómo acertar en un examen de respuesta mútiple

Confiar en tu instinto no siempre es la mejor opción. Ante todo, revisa más de dos veces la opción marcada y... mucha suerte

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.
Autor
Tiempo de lectura4 min

"Confía en tu instinto" es una de las frases más repetidas a la hora de tomar una decisión importante, como por ejemplo, en la respuesta de un examen. Pero, ¿realmente funciona? La psicología ha demostrado que no es verdad, no siempre lo hace y a menudo es peor. A pesar de la gran creencia popular de que seguir a tu instinto te conducirá al éxito, docenas de experimentos realizados han descubierto que no es así.

Los seres humanos poseemos algo de forma natural llamado "efecto dotación", por el que nos sentimos fuertemente apegados a nuestro institnto, no queremos despegarnos de él y nos sentimos especialmente mal cuando no le hacemos caso y al final nos equivocamos. En muchos casos, deberíamos escucharle más, ya que a veces la primera intuición es la correcta. El problema es averiguar cuándo debes confiar en ti mismo y cuándo cambiar el rumbo. La solución, según 'Quartz', pasa por el ámbito de la "metacognición", es decir, "pensar en pensar". Esta habilidad nos permite comprender y ser conscientes de nuestros propios pensamientos, pero también de la capacidad de los otros para pensar y valorar la realidad.

La mayoría de las veces dieron con las respuesta correcta después de varias revisiones

Justin J. Couchman, profesor asistente de Psicología en la Universidad de Albright, llegó a esta hipótesis a través de diversos experimentos, el primero de ellos realizado en monos de la especie Rhessus, para el cual se les hicieron varias preguntas, fáciles y difíciles, a las que debían responder si sabían la respuesta o no. "Me sorprendió su gran capacidad para mirar en sus propias mentes y dilucidar si conocían las respuestas correctas o no", comenta el profesor.

En el experimento realizado con estudiantes, Couchman les pidió a sus alumnos que valorasen su confianza en dar con la respuesta correcta en un examen psicológico de tipo test con varias opciones. En vez de marcar la que creían que era la respuesta adecuada, debían poner un "adivinar" o "saber" para indicar lo muy o poco seguros que estaban de su respuesta original. También en el caso de si revisaban varias veces la respuesta marcada.

Fueron capaces de saber, en el último momento, si la respuesta era correcta o no

La mayoría de las veces dieron la respuesta correcta después de varias revisiones y por cambios instintivos. Para las preguntas de "adivinar" o con un mayor grado de incertidumbre, los alumnos que no revisaron y se quedaron con la respuesta inicial estuvieron equivocados más de la mitad de las veces. "Su metacognición, en forma de nivel de confianza para responder a cada pregunta, les avisó de si tomaban la decisión correcta y, por lo tanto, de si debían cambiar la respuesta", sostiene Couchman. "En otras palabras, fueron capaces de saber, en el momento, si la pregunta era correcta o no".

En un segundo experimento, realizaron un nuevo examen, pero esta vez en vez de marcar como "saber" o "adivinar", tuvieron que escribir un número del 1 al 5 en relación al grado de confianza que mostraban en saber dar con la respuesta adecuada. "Descubrimos que cuando elegían aferrarse a un instinto original, las respuestas fueron correctas la mayoría de las ocasiones. Por ello, tanto revisión e intuición les sirvieron para triunfar en las preguntas", concluye el profesor.

Pero a Couchman se le ocurrió ir más allá. En vez de preguntarles por su grado de confianza en cada pregunta, les pidió que lo hicieran de forma colectiva, es decir, cómo de bien les había salido el examen o qué percepción tenían de lo que habían respondido. En este caso, la intuición falló. "A pesar de ser excelente para predecir su rendimiento en cada pregunta, cuando les preguntamos por el examen en su totalidad fueron muy malos a la hora de juzgar cómo lo habian hecho", reflexiona el profesor. "Al final del primer estudio, les preguntamos si pensaban que era elección revisada y cambiada era mejor que un primer instinto. La abrumadora mayoría creyó equivocadamente que su elección original sería la mejor".

Por tanto, concluye Couchman, "la clave para saber cuándo mantenerte en tu primera opción y cuándo cambiar de opinión es seguir los sentimientos de confianza en el momento preciso en el que tomas la decisión". Durante los exámenes, tanto la revisión como las respuestas originales tenían el mismo potencial de dar con la respuesta correcta. "Solo el autoseguimiento de los niveles de confianza predijo cuándo era más apropiado dejarse llevar por uno u otro. Al usar esta forma simple de metacognición, los estudiantes pudieron identificar mejor qué preguntas revisar y cuáles eran mejor dejar como contestaron anteriormente".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios