una mala noche (o no)

Tuvieron la primera cita. Fueron a cenar, todo iba bien, y a la hora de pagar pasó esto

La chica había quedado con un tío en una hamburguesería de Sídney. Estaban charlando, conociéndose... y lo que ocurrió después la dejó con mal cuerpo

Foto: Se fue a por tabaco y no volvió. (iStock)
Se fue a por tabaco y no volvió. (iStock)

¿Te suena el famoso dicho patrio de "fue a comprar tabaco y no volvió"? Pues eso es más o menos lo que le ocurrió a una joven australiana, pero peor.

La chica había quedado con un tío en una hamburguesería de Sídney. Era su primera cita. Estaban cenando, charlando, conociéndose... lo típico que ocurre en estas quedadas amorosas. Todos sabemos cómo va el juego, aunque no lo hayamos vivido en primera persona: tenemos programas como 'First Dates'. Ambos se sientan, intercambian opiniones, vivencias, se paga la cuenta (él, ella o ambos), etc. y luego si hay química, se van juntos a "tomar otra" o lo que surja, y si no hay, pues cada uno a su casa y todos tan a gusto.

Pero el chico de esta cita se saltó una parte. En concreto, la de pagar.

Una cita cara

Christian Avant, dueño de la citada hamburguesería, Milky Lane, ha compartido la historia de esta penosa cita en Facebook, donde se está haciendo viral. Él presenció todo lo ocurrido.

Él dijo que saldría afuera para sacar algo de dinero y luego nunca volvió, dejándola con la cuenta completa

De pronto, el chico de la cita dijo que se iba a "sacar dinero al cajero" para pagar la cuenta en efectivo y... ¡nunca jamás regresó! La joven se quedó esperando al susodicho, y al final tuvo que pagar la cuenta ella sola, que ascendía a 100 dólares (84,5 euros).

"Si piensas que estás teniendo un mal día, una pareja acaba de entrar en ML Bondi en su primera cita, comió y bebió mucho. Él dijo que saldría afuera para sacar algo de dinero y luego nunca volvió, dejándola con la cuenta completa", escribió Avant. "Ser soltero es difícil en un mundo repleto de humanos inmorales", agregó.

Indignación general

La publicación ha tenido cientos de respuestas de personas que expresaban su indignación y simpatizaban con la joven. "¡Pobre niña!", escribía una persona. "Esto es horrible", agregó otra.

En declaraciones a los medios, Avant explicó que se dio cuenta de que la cita no estaba yendo demasiado bien, entonces les había dado un cóctel gratis en un intento por mitigar la incomodidad entre ellos. "No hubo vibración, ni energía ni conexión", dijo, "pero aún así, es muy educado pagar a medias, irse cada uno a su casa y decir simplemente 'gracias por la cena'", añadió.

Christian Avant
Christian Avant

El dueño de la hamburguesería dijo que tanto él como sus empleados fueron a consolar a la chica, que estaba visiblemente molesta cuando, después de 20 minutos, el tipo no había regresado.

Avant asegura que, cuando ella se dio cuenta de que él había abandonado el barco para no volver, le llamó, pero fue imposible contactar con su cita porque este había bloqueado su número.

No obstante, la cita no tiene un final tan agridulce, gracias a Avant: no le hicieron pagar ni un centavo por la cena y le regalaron un vale de 150 dólares (126 euros) para que volviese cuando quisiera.

¿Y quién quiere un capullo teniendo hamburguesas y bebidas gratis? Bravo.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios