BUENA GENTE, PERO ESTÚPIDOS

Encuentran un billete de lotería premiado y lo devuelven "por el karma"

Andy y Pal Katel, dos hermanos de la isla italiana de Salina, decidieron entregar el boleto ganador con 849.000 euros a su dueño

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.
Autor
Tiempo de lectura2 min

Si te has encontrado alguna vez dinero por la calle, seguramente hayas experimentado una tremenda euforia. Ahora, imagínate que sin saberlo te encuentras un boleto de lotería que contiene un millón de dólares. ¿Qué harías en el caso de saber a quién pertenece? ¿Se lo darías o por el contrario te lo quedarías? Esto es exactamente lo que les pasó a dos hombres de la isla italiana de Salina.

Andy y Kal Patel son dos hermanos que trabajan en la gasolina Pit Stop. El 18 de marzo Andy continuaba en su turno de todas las tardes cuando sucedió algo bastante increíble. Un cliente bastante asiduo a su negocio entró en la gasolinera y le entregó a Andy tres boletos de lotería doblados por la mitad. Él revisó dos de ellos, pero se olvidó del tercero. El cliente no se dio cuenta y se fue por donde había venido.

Creo en el buen y el mal karma. Me convencí a mí mismo de que si se lo devolvía es porque el futuro me reservaba algo bueno

"Justo después de que se fuera, mi hermano cayó en la cuenta de que aquel cliente se había olvidado de revisar su tercer billete", contó Andy Patel para 'Wibw'. "Lo revisó y descubrió que había resultado ganador de 849.000 euros. Acto seguido, me llamó al teléfono para contármelo".

Por su mente pasaron un montón de ideas. Ya se veían vendiendo la gasolinera, dejando de trabajar y pegándose un buen viaje. Pero no, contra todo pronóstico, decidieron ser justos y buscar al verdadero propietario del boleto ganador. "¡Es un millón de dólares!", exclamó Patel. "Nada más saberlo pensamos qué podríamos hacer con el dinero, pero luego pensamos que se trataba de uno de nuestros mejores clientes que había estado más de 10 años viniendo a comprobar sus boletos".

Por ello, Kal Patel, nuestro ilustre gasolinero, encendió el motor de su coche y salió a la calle para localizar al descuidado señor que se había hecho millonario sin enterarse de nada. Sabían que era un habitual de la zona y que vivía cerca, pero hasta pasados unos minutos no hubo ni rastro. "Al final di con ellos y me preguntaron por qué temblaba", comenta Kal. Sus convulsiones venían de la importante decisión que acababa de tomar: pudiendo habérselo quedado él y desaparecer de la ciudad, decidió entregárselo a su portador.

¿Cómo fue capaz? "Me sentí realmente bien. Creo en el buen y el mal karma. Me convencí a mí mismo que debía hacerlo si aspiraba a algo bueno en el futuro", dijo Kal. Al final, el agraciado, llamado Dustin DeVaughn, no tenía palabras para agradecer a los hermanos Patel lo que hicieron por él. "Hacer lo correcto cuando nadie está mirando, eso sí que es integridad", declaró. Al final, los hermanos fueron premiados por la alcaldía de la ciudad con 1.200 dólares por haber hecho tan buena acción.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios