según expertos en protocolo

Las reglas que debes seguir cuando vayas a una cena de gala

Las celebraciones de 'alto standing' son diferentes y, por tanto, tienen distintas reglas que debes conocer si no quieres dar el cante

Foto: Ñam ñam. (iStock)
Ñam ñam. (iStock)

En pocas semanas comienzan las reuniones navideñas, esas cenas a las que nadie le apetece ir pero en las que todos acabamos estando. Muchas veces nos toca ir de acompañante, y es más que probable que terminemos en un convite de ricos. Las celebraciones de alto standing son diferentes y, por tanto, tienen diferentes reglas que debes conocer su no quieres dar el cante.

Cómo colocarse la servilleta, qué hacer si te quedas con hambre o cómo utilizar la cubertería son algunos de los nueve puntos que tratamos a continuación, en base a las indicaciones de los expertos en protocolo William Hanson (tiene más de diez años de experiencia en asuntos de etiqueta), que ha hablado con 'Business Insider'; Timothy Hollingsworth (chef y propietario del famoso local ‘Otium’ de Nueva York; Sur Lucero, prestigioso sumiller y Julia Esteve-Boyd (experta en protocolo), quienes charlaron hace meses con el mismo medio; y Kitty Jay (camarera de cenas de ricos), quien habló para 'Mashed'.

Nunca hay que llegar demasiado pronto a una cena. Lo recomendable es aparecer unos 10-15 minutos después de la hora que ponga en la invitación

Además de aprenderte al dedillo las normas, lo más importante es que te sientas relajado, o al menos que parezca que lo estás. Si te encuentras en tensión, estarás y los demás te verán incómodo, y comenzarás a ponerte nervioso y a cometer errores. Así que, ya sabes, disfruta de la comida y apréntedete esta lista. Serás un rico más, al menos durante un rato.

1) No llegues temprano o demasiado tarde

"Creo que muchas personas, especialmente los millennials, no tienen ni idea de cuándo llegar y cuándo salir de una cena", asegura Hanson. "Si en la invitación pone que la cena comienza a las 19.30, no quiere decir que estés comiendo ya a esa hora. Por tanto, no llegues a las 19 horas. Tu anfitrión seguro que aún no esté ni vestido", añade.

Ojo, Hanson no recomienda llegar a las 19.30 de reloj. Es cortés aparecer entre 10 y 15 minutos tarde. "Aquellos que no entienden por qué esto es importante son aquellos que nunca han organizado una cena", puntualiza. Importante: si vas a llegar con 15-20 minutos de retraso, necesitas llamar al anfitrión para que no comiencen a entrar en pánico y sepa que vas a ir.

2) Rompe el pan

Nos suele pasar a todos. Nos sentamos a una mesa y no sabemos muy bien qué hacer con el trozo de pan que tenemos al lado. ¿Lo corto con mano? ¿Cojo el cuchillo? ¿No lo toco? Hanson es claro: nunca debes partir el pan con un cubierto y mucho menos untar la mitad con mantequilla o ponerle aceite. "Esto es muy de la Edad Media", asegura.

Atento: parte un pequeño trozo y luego, si quieres untar algo, aplícalo en ese cachito pequeño que tienes en la mano.

3) Come al ritmo de los demás

Un buen anfitrión, o más bien su personal de cocina, sacará los platos en el momento justo, no antes de que el anterior haya sido terminado. En este tipo de cenas se considera una grosería que cada uno en la mesa pida un número diferente de platos, por eso debes adecuarte a lo que quiera la mayoría o de lo que disponga el anfitrión. E, importantísimo, has de saber que terminar mucho antes o después que el resto tampoco está bien visto. Come al mismo ritmo de los demás.

4) Utiliza bien la cubertería

En las cenas más formales se pone toda la cubertería de golpe, y entonces, claro, surgen las dudas: ¿con qué empiezo?, ¿esto qué diantres es? Todos esos pequeños tenedores, cucharitas y demás pueden hacer que te sientas como pez fuera del agua. Cada utensilio, por nimio que parezca, tiene su propósito. La regla general es utilizarlos de fuera hacia adentro.

La tradición europea establece que, por ejemplo, un filete se corta a medida que se va comiendo, siempre con el cuchillo y el tenedor en las manos. Asimismo, los cubiertos tienen su propio lenguaje visual: en forma de triángulo significa pausa; en cruz, siguiente plato; en paralelo con el mango hacia el lado izquierdo, excelente; y en paralelo con el mango en la parte inferior, plato terminado.

5) Usa bien la servilleta

No despliegues inmediatamente la servilleta al sentarte a la mesa, a menos que el personal ya esté sacando la comida. Las servilletas más grandes están dobladas en dos, con el pliegue hacia ti, mientras que las más pequeñas quedan desdobladas.

Nunca cortes la porción de pan con el cuchillo. Aunque te parezca lo contrario, lo correcto es hacerlo con las manos y comértelo a cachitos

Grábate esto a fuego: nunca, nunca jamás, te metas la servilleta por el cuello de la camisa. NO está bien visto.

Una vez que termine la cena, deberás poner el paño en tu izquierda, donde estaba el plato del pan.

6) Ve bien vestido

Los restaurantes de alto nivel eran tradicionalmente un lugar donde el 'dress code' (la norma, por lo general, no escrita que indica cómo debes vestir) jugaba un papel fundamental. Sin embargo, ya sea por la crisis económica (que también afecta al sector) o por la evolución de la moda, la obligatoriedad del traje, la corbata y el vestido se ha ido relajando.

En estos casos, lo mejor es encontrar el punto arreglado, pero siempre manteniendo tu estilo. El sentido común nos dice que para una cena de ricos no nos pondríamos pantalones cortos, camisetas, zapatillas ni gorras.

7) Nunca pidas más bebida ni comida

Debes ofrecer a las personas que tienes a los lados más bebida si lo que quieres es servirte tú. Nunca has de rellenarte el vaso sin preguntar a los demás. Es de mala educación. Una regla general a seguir es ver si la jarra o botella de vino se deja sobre la mesa. Si es así, es una señal del anfitrión de que los invitados son libres de servirse a sí mismos, en ese caso podrás llenarte la copa siempre que quieras.

Si la botella de vino se encuentra en una punta de la mesa, significa que el anfitrión se encarga de serviros, por lo que será él o el personal de servicio quien haga esta labor. Si este es tu caso, no debes pedir directamente más vino. Con suerte, ellos se encargarán de rellenar los vasos cuando sea oportuno.

8) Nunca te levantes para ir al servicio

Las vejigas deben vaciarse antes de la comida y no durante, así que asegúrate de no sobrecargarte con líquidos de ninguna variedad durante la cena. No debes levantarte nunca entre los platos, y tampoco antes de que llegue el postre. En una cena de ricos uno puede dejar su sitio siempre y cuando todo haya acabado o se pase a otra sala.

9) Si tienes dudas, copia a los demás

Están todos los consejos que son, pero los consejos no son todos los que están. Por ello es importante que, ante cualquier duda, observes al resto de comensales. Mira qué hacen o cómo se comportan y, simple y llanamente, imítales. Y si alguna vez te sirven algo que no sabes cómo comer, lo mismo, mira a los demás y cópiales.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios