DERRIBANDO TABÚES

Lo que todo hombre quiere hacer en la cama una vez en su vida

Muchas personas guardan sus fantasías sexuales para sí mismos y ni siquiera ven la luz en la intimidad del dormitorio. Atrévete a hacerlas realidad

Foto: La dominación de la pareja es una de las fantasías estrella. (iStock)
La dominación de la pareja es una de las fantasías estrella. (iStock)

No te las puedes quitar de la cabeza. A veces hasta te revolucionan por dentro. Algunas las compartes con el resto. Incluso las haces realidad. Otras, en cambio, las guardas para tus adentros, por miedo al qué dirán o porque así, en secreto, uno les saca más provecho. Hablamos, por supuesto, de las fantasías sexuales y del placer que nos aportan. Los hombres, como las mujeres, también se excitan con el poder de la imaginación. No obstante, a veces les cuesta afrontar sus deseos y reconocerlos como propios. Si es tu caso, relax. Todo va bien. Fantasear de vez en cuando con el sexo es normal y hasta en ocasiones beneficioso. Intenta, por tanto, ser sincero con tu pareja y hacerla ver lo que realmente te gustaría que pasase entre las sábanas.

Dominación

El dueño y señor de sus fantasías. (iStock)
El dueño y señor de sus fantasías. (iStock)

A los hombres les gusta tomar el control en la cama, pero a veces la realidad no les da suficientes oportunidades para ejercerlo. Tú eres el único rey de tus sueños eróticos y tú y solo tú dictas qué se hace o se deja de hacer entre las sábanas, lo que quizá sirva para contrarrestar cualquier decepción a la que te enfrentes en el mundo real.

Hay hombres que fantasean con ser dominados. Por lo general, son personas cansadas de tomar todas las decisiones en el dormitorio

Cuando tienes esa necesidad de estar encima -literal y figurativamente-, estas fantasías pueden ser comunes. Afrontar el tabú de dominar a otra persona de forma sexual te puede proporcionar grandes dosis de placer. Todo lo que necesitas es un antifaz, quizá unas esposas y, por supuesto, ganas de sexo duro.

Sumisión

En el otro extremo del espectro encontramos a los hombres que fantasean con ser dominados. Por lo general, son personas cansadas de tomar todas las decisiones sobre lo que acontece en el dormitorio. Se espera de ellos que siempre se comporten como machos, con determinación y firmeza en sus sentencias, ya sea en lo que se refiere al sexo, al trabajo o al resto de aspectos vitales.

Estas no siempre son unas expectativas agradables, pero la mayoría de los hombres no habla sobre este conflicto interno. Por eso, algunos se imaginan haciendo lo contrario a lo que están acostumbrados en su vida real. La sola idea de proponer esto suele ocasionar dudas, pues rompe el patrón propio de la pareja. Es por ello que a veces los hombres buscan hacer realidad esta fantasía lejos de su relación sentimental.

Mujeres experimentadas

Las mujeres maduras suelen tener más maña en esto del sexo. (iStock)
Las mujeres maduras suelen tener más maña en esto del sexo. (iStock)

A menudo los hombres heterosexuales sueñan con una mujer que lo sepa todo acerca del sexo y el cuerpo. El sentido común nos dice que aquellas con más experiencia conocerán mejor cómo proporcionar placer a su pareja que las más jóvenes. En este caso, no existe la misma presión para definir la relación, lo que hace que el acto sea lo más despreocupado y sin trabas posible. Además de la veteranía en la cama, esta fantasía tiene mucho con ver con el dinero y el nivel adquisitivo que una persona más mayor puede tener.

La primera vez

Incluso hoy, tras décadas de liberación sexual a nuestras espaldas, el icónico momento en el que se pierde la virginidad sigue resonando en los sueños eróticos de los hombres. Solo sucede una vez y, como tal, es valioso. Fantasean sobre ello porque los pone en una posición de poder, casi de maestros, pues no solo lo hacen por el sexo en sí sino también por enseñarle este nuevo mundo carnal a otra persona.

Tríos y orgías

2x1. (iStock)
2x1. (iStock)

Hay hombres que buscan la experiencia más animal. La monogamia está implícita en la mayoría de las relaciones y esta fantasía, ya sea en formato trío u orgía, rebosa estos límites.

La idea de hacer algo prohibido y escapar sin ser visto alimenta el deseo. Hacerlo en un avión, en el bosque o en el mar hace que sea más morboso

Las predicciones de futuro y el compromiso no importan cuando se trata de imaginar una aspiración sexual, tan solo implica al presente. No es, por tanto, un anhelo que suela funcionar en el largo plazo si estás casado o en una relación comprometida. Por eso es lo que es, una fantasía.

Vouyerismo

Hay hombres a los que les gusta mirar. Se excitan con los ojos, lo que hace que el voyeurismo sea la fantasía perfecta para ellos. A veces implicará verse a sí mismo teniendo sexo (utilizando, por ejemplo, espejos en el dormitorio). Otras, se trata de ver el cuerpo ajeno teniendo relaciones. Mantener esa distancia otorga a la fantasía una sensación de control sobre la situación.

Sexo en público

¿Te gustaría probar el sexo en el mar? (iStock)
¿Te gustaría probar el sexo en el mar? (iStock)

Una de las fantasías masculinas más comunes es tener sexo en lugares públicos y que, preferiblemente, pase desapercibido al resto. La idea de hacer algo prohibido y escapar sin ser visto alimenta el deseo. Ese punto, el hacer “algo mal”, ya sea en un avión, en medio del bosqueo o en el mar, hace que sea mucho más morboso. No se trata solo de romper las reglas, sino de afrontar tabúes sexuales.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios