Esta joven trabaja como 'sugar girl' y se ha forrado. Así lo ha conseguido
  1. Alma, Corazón, Vida
pagarse la universidad y algo más

Esta joven trabaja como 'sugar girl' y se ha forrado. Así lo ha conseguido

Cada vez es más frecuente encontrar nuevos nombres para viejos oficios. Una vida interesante si lo que te interesan son los complementos de alta gama

placeholder Foto: Celine, sin apellido.
Celine, sin apellido.

Vivir de dar placer a otros (casi siempre hombres) sin pedirles explicaciones, ni el historial de ETS, es una estrategia económica muy antigua. Y como todas las actividades que dan dinero, necesita un marketing y una política de comunicación eficientes para funcionar. La nueva apuesta comercial en el mundo de la prostitución es una expresión, 'sugar baby', que significa en el fondo algo tan antiguo como 'chica de compañía jovencita", aunque se podría traducir literalmente como "niña dulce".

Los "sugar daddy", es decir, los correspondientes "papis" dulces del asunto, son los clientes, aunque con este penúltimo lavado de cara de la 'marca prostitución' su papel suene más bien a "generosos protectores de lolitas en apuros". La cuestión es que es rentable para las "babies", así que probablemente durará al menos hasta después de la carrera, cuando muchas de estas trabajadoras del ocio opten por trabajos socialmente más aceptados.

Cinco estrellas

Como dice 'The Sun', la mayoría de los universitarios tiene que apañarse como puede con el alquiler, comiendo pasta cada dos por tres y apartando poco para caprichos, mientras que a esta chica le sobra efectivo para artículos de lujo y viajes de cinco estrellas. Han hablado con ella, una de las anunciadas en una conocida web de citas online -que promete "arreglos beneficiosos para ambas partes"- y les ha revelado todo sobre cómo alguien, en principio normal, puede llegar a vivir viajando a Dubai, comprando a todo trapo y cenando en los mejores restaurantes.

Quería controlar mi vida. Era una forma de hacer algo divertido y emocionante

Como quien se apunta a la autoescuela, a los dieciocho firmó un contrato con esta web. Había visto un programa sobre este mundo en internet: "Pensé '¡suena increíble!'". Ahora tiene bolsos de Chanel y Louis Vuitton y zapatos de Valentino o Christian Louboutin y gana más de 115.000 euros al año. "Al principio pensé que yo no podría hacerlo porque vivía con mi familia y estudiaba, pero después de investigar un poco vi que se podía conseguir".

Creó un perfil online hablando de sus aficiones y sus méritos y en un mes logró su primera cita. Aunque muchos pensarán que este camino lleva a largo plazo a la dependencia, para ella, al menos ahora que tiene solo 20 años, es libertad y autonomía. "Quería un poco de control sobre mi vida, siempre he sentido demasiado la influencia de mi familia. Era una forma de hacer algo divertido y emocionante. Ya he experimentado un montón de cosas que nunca había hecho antes".

El diccionario de las sugar baby

- Sugar baby. Dícese de una chica que queda con un hombre rico, que la compensa económicamente por su tiempo y atención. Cada uno satisface las necesidades del otro.

- Sugar daddy. Un hombre que busca compañía juvenil y puede permitírsela gracias a un buen trabajo.

- Arreglo ('arrangement'). El acuerdo en el que quedan fijadas las condiciones de la relación.

- Sugar gram. La comunidad de 'sugar babies' en Instagram.

- Asignación. El dinero que se mueve, de él a ella. Es la misma palabra inglesa para la paga que dan los padres a los hijos en las familias bien.

- 'Pay per meet' (paga por encuentro). Es la "asignación" marcada para los días en que hay actividad sexual.

Solo lleva dos años, pero los imaginamos intensos.

Ellos se preocupan de que solo quieras sacarles el dinero, pero es más que eso

Dice que ha estado con hombres de 30 a 50 y tantos años, y la brecha de edades no le preocupa: "siempre me han gustado los mayores que yo". Que sean ricos también es una ventaja, claro. Sus 'papis' trabajan en finanzas o fondos fiduciarios, son gerentes o directores de empresas y les sobra el dinero pero no el tiempo, así que buscan a alguien que les dé lo bueno de la vida sin esfuerzos ni rodeos. Como dice Celine, "suelen ser personas muy ocupadas y no tienen mucho tiempo libre".

Más que dinero

Según ella, la media de estos hombres maduros gana unos 200.000 libras al año (más de 230.000 euros), pero los más ricos tienen sueldos de siete cifras. No siempre es bueno pasar tiempo con los de la cúspide de la pirámide social: "Es curioso, porque los más ricos pueden ser menos generosos". Otra de sus apreciaciones sobre el tema tiene que ver con los sentimientos de sus clientes. A nadie le gusta pensar que tiene que pagar para que alguien les acepte: "Ellos se preocupan de que quizá solo quieras sacarles el dinero, pero es más variado que eso".

También da a entender que no se trata solo de sexo. Pasa bastante tiempo con ellos, solo ha tenido unos 10 acompañantes en dos años, y dice: "He tenido relaciones platónicas, pero cuando te atrae alguien lo normal es que quieras intimar con él. Si no quiero, me preocupo, porque entonces significa que no me gusta".

Prostitución Sexo Citas online Noadex
El redactor recomienda