Es noticia
Menú
De Croacia a Bulgaria: países europeos en los que nunca debes beber agua del grifo
  1. Alma, Corazón, Vida
cómo evitar infecciones

De Croacia a Bulgaria: países europeos en los que nunca debes beber agua del grifo

Cuando salimos del país pensamos en el clima, la comida y los precios, pero la calidad del agua corriente es aún más importante y a menudo lo desconocemos antes de reservar

Foto: Refrescarse con agua no potable también es peligroso. (iStock)
Refrescarse con agua no potable también es peligroso. (iStock)

La calificación del agua española es buena según las recomendaciones objetivas de la OMS, así que tenemos la costumbre de beber de los grifos sin demasiadas contemplaciones, salvo en algunas zonas (en las que sigue siendo aceptable si adoptamos una escala global).

Entre las peores de nuestra geografía, según un estudio del año pasado de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), están la de Ciudad Real, Palma de Mallorca (en general las islas lo tienen más difícil, excepto Las Palmas en Canarias, que es de las mejores del país), Barcelona, Huelva o Logroño, por contener demasiados microorganismos aerobios, cloro o incluso nitratos. La mejor en cambio es la de Burgos, por su baja mineralización y su poca cal, que la hacen muy similar a una buena agua mineral embotellada en sabor y salubridad. San Sebastián y Bilbao suelen estar también en los primeros puestos.

Además de las diarreas y los vómitos, el agua contaminada puede provocar hepatitis A y E, fiebre tifoidea, salmonela o cólera

Los niños tienden a acusar especialmente los cambios y lo más habitual es que la causa de esas gastroenteritis inesperadas en los viajes sea el agua del grifo, la llamada diarrea del viajero. No sirve simplemente no beberla, porque también es la que se usa en restaurantes para cocinar, lavar ensaladas o enjuagar los platos.

Agua que no has de beber…

Además de las diarreas y los vómitos, capaces de robarte varios días de vacaciones y hacer que los recuerdes para siempre por cosas que no querrías recordar, el agua contaminada puede llegar a provocar hepatitis A y E, fiebre tifoidea, salmonela o cólera. Si viajas a un país con brotes de enfermedades infecciosas es importante vacunarte, en algunos casos con tiempo.

Si te quedas en Europa estas vacaciones la perspectiva no es tan preocupante, pero no todos los países son igual de seguros. Si aún estás decidiendo, o para tener especial cuidado en tu destino, te será útil esta infografía de la empresa de apartamentos turísticos Citybase Apartments sobre los países en los que es mejor (y peor) idea beber agua del grifo o comer verduras frescas fuera del hotel.

Para confeccionarla se han basado en información de Centers for Disease Control and Prevention (organismo público estadounidense) sobre cada país, de la División de Migración Global y Cuarentena, de publicaciones como GoGirlGuides, StudentTravel y LifeHacker y de la web del National Health and Social Care, dependiente del ministerio de salud británico.

Un ranking de Oeste a Este

La norma general es clara nada más ver la infografía: cuanto más al este, más probabilidad de encontrar ciertos problemas en el agua. Nuestra península, Francia, Suiza, Irlanda, Reino Unido, los Países Bajos, Italia, Grecia, Alemania, Austria, Malta, Escandinavia… cumplen con los requisitos según estas fuentes y consiguen el 'check' positivo. Bélgica, que estaba entre los peores países del mundo para beber agua corriente según una clasificación de la Unesco de 2002, ahora aparece en la parte positiva de esta tabla, aunque mantiene mala fama en foros de viajes.

Hay que destacar también como buena el agua de Polonia, Letonia, Macedonia, Eslovenia y República Checa.

Ante la duda, hay que lavarse los dientes con agua embotellada, no beber nunca en la ducha y usar siempre jabón o gel al lavarnos el cuerpo

Suspenden el examen los países más a la derecha de esa frontera imaginaria (excepto Letonia, que es una isla en esa parte del mapa): Estonia y Lituania, Bulgaria, Ucrania, Rumanía, Eslovaquia, Turquía, Chipre, Moldavia, Serbia, Montenegro… Rusia y toda la ex Yugoslavia excepto los nombrados en el párrafo anterior quedan fuera de la Europa de la mejor agua, y también los más lejanos Georgia, Armenia, Azerbaiyán y Kazajistán.

Hungría publicita en sus páginas de turismo sus aguas “mágicas” para la salud, termales y minerales, positivas para problemas de la piel, la circulación e incluso la infertilidad, pero la del grifo no queda en buen lugar según esta clasificación. Desde la embajada de Hungría, sin embargo, aseguran que las leyes en el país sobre la calidad del agua son en algunos puntos más estrictas que las de la Unión Europea y que en las grandes ciudades el agua del grifo es potable e idónea para el consumo humano. Según una web oficial del país, la calidad del agua de las plantas depuradoras se ha ajustado a los estándares físicos y químicos exigidos por Europa y en 2015 se habían invertido más de 3200 millones de euros para mejorar el agua potable.

Precauciones

Los consejos que destaca la infografía son fáciles de seguir si recuerdas la máxima de que el agua del grifo no es solo la que bebes de un vaso en la cocina. Ante la duda, hay que lavarse los dientes con agua embotellada, no beber nunca en la ducha y usar siempre jabón o gel al lavarnos el cuerpo. No hace falta beber un trago para notar los efectos. Ten en cuenta que el ranking también afecta a las superficies de agua donde nadas.

En los destinos de alto riesgo, el Ministerio de Sanidad recomienda evitar en general los alimentos crudos de los que no podamos responder, las frutas con piel dañada, los huevos poco cocinados, el hielo y todos los helados sin excepción (también los empaquetados) y nos anima a hervir todo lo que nos provoque dudas. Otras recomendaciones son evitar los bufés donde la comida quede rato a temperatura ambiente una vez cocinada y los puestos de comida callejeros.

Incluso en estos lugares, las bebidas embotelladas en general suelen ser seguras, a no ser que estén mal cerradas. El agua que se vende en Europa pasa muchos filtros y su calidad está bastante asegurada, así que ya sabes, llevar un poco más de peso al salir de tu alojamiento merece la pena.

La calificación del agua española es buena según las recomendaciones objetivas de la OMS, así que tenemos la costumbre de beber de los grifos sin demasiadas contemplaciones, salvo en algunas zonas (en las que sigue siendo aceptable si adoptamos una escala global).

Agua OCU OMS
El redactor recomienda