LA MALDICIÓN DE LLEGAR AL TRABAJO

Esto es lo que pasa en tu cuerpo si pasas más de una hora al día en el coche

Ir en coche al trabajo puede ser mucho más rápido que usar el transporte público, pero la gente que pasa conduciendo una hora o más al día es, de media, 2,3 kilos más gorda

Foto: Es muy cómodo ir a trabajar en coche pero ¿de verdad te compensa? (iStock)
Es muy cómodo ir a trabajar en coche pero ¿de verdad te compensa? (iStock)

Según el estudio 'Auditoría Urbana', publicado por Eurostat y que recoge cifras relativas a 2011 y 2012, la media de tiempo en llegar al trabajo en España es de 22,33 minutos. Esto implica que cada día perdemos casi tres cuartos de hora solo en el desplazamiento y se trata, además, de una cifra que varía enormemente en función del lugar en el que vivimos. Parla es el municipio español cuyos vecinos tardan más tiempo en desplazarse a su puesto laboral, 38 minutos de media por persona: una hora y cuarto de transporte diaria.

Dadas estas cifras, no es de extrañar que los desplazamientos al trabajo –para los que los ingleses tienen una bonita palabra: 'commuting'–, se hayan convertido en objeto de estudio de urbanistas, sociólogos y psicólogos y un quebradero de cabeza para todos los políticos de las grandes ciudades.

Es obvio que conviene fomentar el transporte público pero es muy difícil lograr que los desplazamientos en coche no sean más rápidos. Según una investigación del servicio de estudios de La Caixa, realizada en 2008, son los usuarios del metro, el autobús y el tren los que más tardan en llegar al trabajo: 97 minutos de media en ir y volver. ¿Cómo convencer entonces a la gente de que deje de coger el coche?

Una cuestión de salud

A la hora de fomentar el transporte público se suele insistir en lo caro que resulta coger el coche o lo mucho que contamina pero, quizás, convendría apuntar lo pésimo que es para nuestra salud.

Un nuevo estudio liderado por el profesor Takemi Sugiyama, profesor de la Australian Catholic University's Institute of Health and Ageing, ha llegado a la conclusión de que la gente que pasa conduciendo una hora o más al día es, de media, 2,3 kilos más gordo, tiene una barriga 1,5 cm mayor y un Índice de Masa Corporal 0,8 puntos mayor que la gente que pasa 15 minutos o menos en el coche.

Cada hora que gastas en desplazarte en coche te hace un 6% más propenso a la obesidad

Las cifras, que se han obtenido estudiando los desplazamientos de 2.800 adultos, son como para preocuparse, máxime teniendo en cuenta que no es la primera investigación que llega a conclusiones similares. Otro estudio de 2012, publicado en el 'American Journal of Preventive Medicine', monitorizó los indicadores de salud de 4.200 personas que iban a trabajar en coche. Sus conclusiones fueron lapidarias: cuanto mayor era la distancia que recorrían para ir a trabajar peor era su capacidad cardiorrespiratoria y mayor eran su presión arterial y su Índice de Masa Corporal, aun teniendo en cuenta su actividad física.

Según otro estudio citado en una revisión de Raymond Novaco, cada hora que gastas en desplazarte en coche al día te hace un 6% más propenso a la obesidad. Por el contrario, cada kilómetro que caminas por jornada reduce esta posibilidad en casi un 5%.

El tráfico en los grandes núcleos urbanos puede ser muy estresante. (iStock)
El tráfico en los grandes núcleos urbanos puede ser muy estresante. (iStock)

Aparca tu coche

“El sector del transporte ha estado tratando de promover los desplazamientos activos principalmente para reducir la congestión, la contaminación del aire y la proliferación de infraestructuras relacionadas con el automóvil”, explica Sugiyama en la nota de presentación de su estudio. “Tales esfuerzos pueden ser apoyados además por la producción de un cuerpo convincente de evidencia sobre los efectos adversos para la salud de pasar demasiado tiempo en los coches”.

Todos sabemos lo malo que es tener sobrepeso y, peor aún, obesidad abdominal, pero esto no es lo único a lo que nos exponen los desplazamientos en coche. En agosto del pasado año, un equipo de investigadores de la McGill University publicó una investigación en la revista 'Transportation Research' en la que se trató de responder a una simple pregunta: ¿qué tipo de desplazamiento al trabajo provoca más estrés?

En 2014, 99 personas perdieron la vida en nuestro país en un accidente de tráfico mientras iban o volvían del trabajo

El estudio recavó la opinión de 4.000 estudiantes y trabajadores de Montreal durante el invierno. Y, aunque la temperatura media de la ciudad canadiense en enero es de -9,7 grados, las personas que se desplazaban andando eran las menos estresadas. El modo de desplazamiento más estresante era, de largo, el coche, en parte porque muchos días algo iba mal. La tensión asociada a los desplazamientos en coche no sólo nos hace más irascibles, también se nota en varios indicadores básicos de salud. En 1998 dos científicos estadounidenses, Steven M. White y James Rotton, midieron la presión arterial de un grupo de trabajadores. Aquellos que iban al centro laboral en coche tenían una presión arterial significativamente superior y una “menor tolerancia a la frustración” que aquellos que cogían el bus.

Y estar estresado es malo, pero peor es no estar. Según un informe del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el trabajo, en 2014, último año del que se disponen datos, en España hubo 54.416 accidentes laborales de tráfico (2.000 más que el pasado año), lo que representa el 11% del total de los accidentes laborales. De estos 54.416 accidentes, el 73,39% fueron accidentes 'in itinere' (39.939.474), aquellos que se produjeron al ir o volver del puesto. 99 personas perdieron la vida por ir a trabajar.

¿Aún te seguirás metiendo con los 'pringaos' que se mueven en bici?

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios