UN 'MILEURISTA' PIERDE UN 33% DE LO GANADO

El coste oculto del trabajo o lo que de verdad te gastas para ganar tu sueldo

Cuando alguien nos pregunta cuánto ganamos en nuestro trabajo solemos decirle lo que la empresa nos ingresa cada mes en nuestra cuenta o, si queremos ser

Foto: El coste oculto del trabajo o lo que de verdad te gastas para ganar tu sueldo
El coste oculto del trabajo o lo que de verdad te gastas para ganar tu sueldo
Autor
Tags
    Tiempo de lectura6 min

    Cuando alguien nos pregunta cuánto ganamos en nuestro trabajo solemos decirle lo que la empresa nos ingresa cada mes en nuestra cuenta o, si queremos ser más precisos, el sueldo bruto que ganamos al año. Pero ni una ni otra son cifras reales.

    Para saber lo que realmente ganamos en nuestro trabajo tenemos que descontar lo que nos cuesta trabajar. El gasto en tiempo y dinero que implican los desplazamientos, las comidas y otros gastos adicionales de nuestro día a día laboral, nos están haciendo perder una gran cantidad de dinero que repercute directamente en nuestro nivel adquisitivo. Y las diferencias entre trabajos son importantes.

    El desplazamiento: 300 euros al mes en transporte público

    En Madrid cualquier empleado que no tenga la oficina cerca de su casa se gasta, como poco, 54,60 euros en el abono transporte (teniendo en cuenta que su centro de trabajo esté dentro de la zona A). En Barcelona, el abono de la zona equivalente cuesta 52,75 euros. Si utilizamos coche el coste es por lo general mayor, pues no sólo tenemos que calcular la gasolina que consume nuestro auto por kilómetro: tenemos que sumar el seguro, el permiso de circulación, los costes de aparcamiento y las reparaciones que tengamos que hacer cada cierto tiempo.

    Un trabajador español dedica de media 57 minutos diarios a ir y volver del trabajoPero, además, para calcular lo que nos cuesta ir a la oficina, debemos sumar a todo lo anterior el tiempo que estamos gastando en un recorrido que no deja de ser una exigencia de nuestro trabajo por la que no estamos cobrando.

    Según un estudio del servicio de estudios de La Caixa, realizado en 2008, un trabajador español dedica de media 57 minutos diarios a ir y volver del trabajo, un tiempo que crece significativamente en ciudades como Madrid y Barcelona. Lo usuarios de transporte público son los que más tardan: emplean 97 minutos de media en desplazarse al trabajo. El coste monetario del tiempo que perdemos en nuestros desplazamientos está valorado en 8 euros al día de media en toda España, 12,7 euros para los que usan el transporte público.

    Si tenemos en cuenta los datos de este estudio, un trabajador de una ciudad como Madrid o Barcelona, que vaya a trabajar en transporte público, “pierde” de media más de 300 euros al mes en los desplazamientos (algo menos si la persona no utiliza el abono para otros desplazamientos “no laborables”). En coche se suele ganar tiempo, por lo que el coste de oportunidad de trabajar es menor, pero a cambio los costes de desplazamiento son sensiblemente mayores.

    Comida y bebida: 27 euros al mes

    Estos no son gastos que tengamos que añadir necesariamente a lo que nos cuesta trabajar, pues, si no nos va demasiado mal, íbamos a comer aunque no tuviéramos un empleo, pero lo cierto es que muchos trabajadores gastan más comiendo en la oficina que lo que gastarían en casa. Si desayunamos en casa y comemos de tupper, este gasto no tenemos porque contarlo, pero lo cierto es que muchas personas se ven obligadas a comer algún día de menú o, al menos, se permiten un café de después de comer.

    Hace unos meses un estudio inglés ponía de manifiesto que toda una vida de comida en el trabajo puede costar unas 90.000 libras (más de 104.000 euros) a lo largo de toda nuestra existencia. Las cifras parecen dramáticas pero, tal como calculó Héctor G. Barnés en este mismo periódico, sólo si consumimos café en la máquina de vending, cuyo precio ronda los 45 céntimos (más del doble si acudimos a una cafetería para tomarlo), y nos tomamos unos dos al día, estaremos gastando unos 90 céntimos en cafeína. Añadamos un margen de unos 60 céntimos para el complemento habitual –chocolate, algo de picar o una Coca-Cola– y nos encontraremos con un gasto de 6,75 euros semanales.

    Vestuario: 50 euros al mes si llevas traje

    El gasto en ropa varía mucho de un trabajo a otro y, al igual que en lo que respecta a la comida, el coste suele ser una decisión personal, pero hasta cierto punto. Hay muchos trabajos en los que hay una exigencia de vestimenta que corre a cargo del trabajador, en forma de trajes, que tienen un gasto añadido en facturas de lavandería.

    Un empleado obligado a llevar traje tendrá que comprar todos los años camisas, zapatos y corbatasSegún un estudio de la EAE Business School, en 2012 los españoles gastamos 440 euros en ropa, una cifra un 22% inferior a la que se registró antes de la crisis, en 2007. Por supuesto, esto no sólo incluye la vestimenta que sólo usamos para trabajar. Pero no es muy difícil calcular cuánto gasta un trabajador todos los meses en su vestimenta.

    Tirando por lo bajo, un empleado que esté obligado a llevar traje, y sin contar el gasto inicial que debe emplear en el inicio de la actividad, tendrá que comprar dos camisas al año como mínimo (si cuestan 40 euros, son 80 al año), en torno a un traje (de unos 200 euros de media), un par de zapatos (de unos 100 euros) y unas dos corbatas al año (a 30 euros por corbata, 60 euros al año). A esto hay que sumarle el gasto en tintorería. Si sólo llevamos a lavar los trajes, y usamos uno al mes, gastaremos 10 euros todos los meses. Esto conlleva un gasto anual de unos 560 euros al año, que puede ser algo menor si tiramos por la calidad más baja, o mucho mayor si gustamos de primeras marcas. En total, alrededor de 50 euros al mes.

    Otros costes

    Al margen de la comida, el desplazamiento y el vestuario trabajar implica una serie de costes que deberíamos tener en cuenta. Una pareja con hijos en las que ambas partes tienen un trabajo a jornada completa, y no cuenten con la ayuda de unos padres solícitos y jubilados, tendrán que pagar necesariamente una guardería o un cuidador y, en verano, algún socorrido campamento.

    Un empleado que no lleve traje, no tenga hijos y cocine en casa todas las comidas, empleará unos 327 euros de su sueldo sólo en poder trabajarA esto hay que añadir otros gastos derivados de nuestro trabajo que no podamos cobrar a la empresa, ya sea llamadas laborales desde nuestro móvil personal, desplazamientos por motivos de trabajo que no facturemos, equipamiento que no ofrezca el empleador… Gastos que tendremos que tener en cuenta para saber lo que ganamos realmente.

    Si tiramos por lo bajo, un empleado que no lleve traje, no tenga hijos y cocine en casa todas las comidas, empleará unos 327 euros de su sueldo sólo en poder trabajar: casi un tercio de un sueldo mileurista. Si esta misma persona tiene hijos, come de menú, lleva traje, va en coche al trabajo, y no le pilla muy cerca, gastará más de 500 euros. Por suerte, lo más probable es que gane más.  

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    1comentario
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios