LOVE IS IN THE AIR

Las tres claves que funcionan para ligar en bares, pubs y discotecas

La 'coach' experta en gestión emocional Remedios Gomis explica en su libro 'All you need is love' todo lo que necesitas saber para tener éxito en el amor

Foto: Te vas a poner las botas, pero a fin de mes no llegas. (iStock)
Te vas a poner las botas, pero a fin de mes no llegas. (iStock)
Autor
Tiempo de lectura7 min

Encontrar el amor o, sencillamente, alguien con quien compartir la noche, ha sido siempre una de las grandes motivaciones de salir, beber y ese “rollo de siempre”. Pero para tener éxito en la noche hay que tener ciertas habilidades.

La 'coach' experta en gestión emocional Remedios Gomis explica en su libro 'All you need is love' (Planeta) todo lo que necesitas saber para tener éxito en el amor, y una de las cosas más útiles que enseña es cómo ligar cuando sales a tomar unas copas. Algo que hace en el fragmento que reproducimos a continuación, donde explica las claves para conseguir llamar la atención de alguien en un lugar tan complicado como una discoteca.

"Uno de los primeros lugares en los que piensa todo el mundo cuando se habla de salir a conocer gente es la discoteca. Sin embargo, en este apartado quiero centrarme en un tipo concreto de ellas: las discotecas especializadas en fiestas para 'singles'. Ya hemos dicho anteriormente que una de las claves del éxito a la hora de buscar pareja es asistir a actividades o eventos con personas con las que podemos tener alguna cosa en común. Por eso, a la hora de elegir una discoteca, las probabilidades aumentan si nos decantamos por una para 'singles'. Al menos tendremos una cosa en común con el resto de los asistentes: habremos ido allí con la intención de buscar pareja.

Las fiestas para 'singles', como cualquier otra actividad, tienen ventajas e inconvenientes. La principal ventaja, como ya apuntábamos, es que están dirigidas a personas sin pareja. Suelen organizar fiestas temáticas (años sesenta, fiesta blanca, fiesta del semáforo, fiesta del candado, etc.) orientadas a que los asistentes socialicen. También hay locales especializados en franjas de edad. Los hay para gente con una media de cincuenta años, otros para gente de treinta y tantos, etc.

El principal inconveniente de estos locales es que no permiten afinar mucho el perfil. Ofrecen ocio, entretenimiento y un ambiente que invita a la socialización, pero no garantizan nada más en común al margen de la edad y el deseo de buscar pareja.

Por otro lado, también suelen estar muy masificados, lo que complica aún más la tarea.

Pero planteémonos la pregunta importante: “¿Es posible encontrar pareja en una discoteca?”. Estamos de acuerdo en que conocer a alguien en una discoteca (sea de 'singles' o no) es complicado si la intención es entablar algún tipo de conversación. La música a todo volumen, las luces intermitentes y la gente bailando no proporcionan el ambiente más propicio para encontrar pareja. Pero, aun así, no hay que dejar pasar ninguna oportunidad.

A veces, el problema radica en que, cuando vamos a una discoteca y vemos a alguien que nos gusta, no sabemos cómo “entrarle”. Cómo hacer para conocerlo. Si te has visto alguna vez en una situación similar y no has sabido qué hacer, voy a explicarte un sencillo sistema en tres pasos, que, cuando lo domines, te permitirá ampliar tu campo de acción.

Estas son las tres llaves para ligar en la discoteca:

1. Contacto visual: busca y fija tu objetivo

Las discotecas o pubs suelen ser lugares donde, debido al elevado número de personas, la falta de luz y la música, resulta difícil llamar la atención de alguien en quien te hayas fijado. Por eso, es indispensable hacerse notar para poder establecer el primer contacto visual.

Lo primero que hay que hacer es captar la atención de la persona que nos interesa lo antes posible. En este caso, el factor tiempo es clave y puede jugar en nuestra contra, por eso es importante no perder tiempo pensando cosas como: “No sé qué hacer”, “¿Me atrevo o no?”, “¿Y si me manda a freír espárragos?”, etc., y pasar a la acción, demostrando que tenemos ese carisma que atrae a los demás. Si no te das prisa, alguien puede adelantarse.

No se trata de bailotear ni de hacer el ganso, sino de acercarte al lugar donde está la persona que te interesa y transmitir seguridad

Para captar la atención de alguien lo más importante es controlar el espacio.

Cuanto más espacio empieces a ocupar en la zona de influencia de la persona que te gusta, más fácil te será establecer el primer contacto visual. No se trata de bailotear ni de hacer el ganso, sino de acercarte al lugar donde está la persona que te interesa y transmitir seguridad mediante el lenguaje corporal (hablaremos en profundidad de esto más adelante): espalda erguida, cabeza alta y mirada seductora. En el caso de los hombres podemos añadir alguna postura corporal masculina (piernas separadas) y en el de las mujeres, algún gesto femenino (jugar con un mechón de cabello, tocarse sutilmente el lóbulo de la oreja, etc.) y, por supuesto, una sonrisa. También puede ser interesante hacer un guiño a otra persona que no sea la que te interesa, eso despierta atracción. Pero lo que no debes hacer en ningún caso es ir solo o sola a la barra del bar. Tienes que mostrarte sociable. Piensa que en este momento es en el que transmites la imagen que quieres dar a los demás. Céntrate en la primera impresión que quieres ofrecer y ¡muéstrala!

2. Señales de invitación: objetivo localizado

Una vez que hayas logrado hacerte ver, llega la parte en la que debes transmitir el mensaje de: “¡Oye, estoy aquí y quiero conocerte!”. Así que tendrás que lanzar tus “señales de invitación”. ¿Cómo lanzas esas señales? El primer paso es acercarse. Como en una discoteca lo normal es bailar, hazlo sin problemas, pero asegúrate de que la persona que te interesa te vea bailar mientras tú, sutilmente, la miras y sonríes. Unos segundos son suficientes, luego mira hacia otro lado y conversa y sonríe con el resto de amigas o amigos que te hayan acompañado a la discoteca. Al cabo de unos minutos, date la vuelta y vuelve a mirar a la persona que te gusta. Seguramente te encuentres con su mirada, lo que querrá decir que ha captado el mensaje.

Ahora, es el momento del teléfono. De mirarlo no, de pedirlo.
Ahora, es el momento del teléfono. De mirarlo no, de pedirlo.

3. Toma de contacto: cómo pedirle el teléfono

Una vez vuestras miradas se hayan encontrado varias veces, haz un gesto con la mano a la otra persona para que te acompañe en el baile. No te preocupes si no reacciona a la primera. Mucha gente se queda bloqueada unos segundos, sin saber qué hacer o qué decir, ante una reacción inesperada. Tú no te preocupes. Vuelve a hacer el gesto con la mano e invita a esa persona a bailar. Te aseguro que a la segunda vez se acercará a la pista, y entonces solo queda presentarte: “Hola, me llamo... ¿Cómo te llamas?”. Y arrancar la conversación.

No esperes al final de la velada para pedirle el número a alguien que te gusta, es mucho mejor hacerlo a mitad de la noche

Un pequeño apunte al respecto. Debes tener presente que hablar en una discoteca es muy diferente a como lo harías en otro lugar. Mientras que en una cafetería, restaurante o parque controlas el tono de voz para que sea sutil y pausado, aquí es más bien al contrario: debe ser enérgico y expresivo. Tendrás que gesticular un poco más de lo normal (expresión facial, de manos, etc.) y tu voz debería pasar un poco por encima de la música del local. No hay nada peor cuando conoces a alguien en una discoteca que tener que ir preguntando: “¿Perdona, cómo has dicho que te llamas? ¡No te he oído!”. ¡Con lo que te ha costado decidirte! Una voz bajita en una discoteca no genera atracción. En otras circunstancias sí, pero no en esta.

Lo normal es que tras un breve espacio de tiempo bailando –recuerda que el baile ha sido la herramienta para conectar y acercarse, pero, una vez conseguido el propósito, no es cuestión de estar toda la noche en la pista–, con la excusa de tomar algo de beber, vayáis a un lugar más tranquilo a continuar conociéndoos y hablando. Si estás con un grupo de amigos, aprovecha y preséntaselos.

Ahora llega el momento de pedirle el número de teléfono. No esperes al final de la velada para hacerlo, es mucho mejor hacerlo a mitad de la noche, y el momento idóneo es aquel en el que te esté contando algo que le gusta, alguna afición que le apasione o, incluso, cuando notes que se interesa por lo que le estás contando. Aprovecha estos momentos y tendrás el éxito asegurado."

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios