EL OSCURANTISMO DE LAS FARMACÉUTICAS

El mayor estudio realizado dice que los antidepresivos pueden provocar suicidios

El informe acusa a los laboratorios de omitir de sus pruebas los datos relativos a los cambios de comportamiento y agresividad que estos fármacos provocan en los menores

Foto: Lo más fácil siempre es recetar pastillas. (iStock)
Lo más fácil siempre es recetar pastillas. (iStock)

“Las niñas de doce años no se matan”. La voz de uno de los miembros de la familia Dowing se quiebra mientras explica cómo su hija se suicidó, presuntamente, a causa de un medicamento antidepresivo. Su historia forma parte del documental 'Prescription: Suicide?', realizado por el cineasta Robert Manciero, y que, junto a otros cinco testimonios más, nos descubre la tragedia de familias que perdieron a sus hijos después de haberles sido prescrito ISRS, un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina, que se receta a menudo en el tratamiento de cuadros depresivos y trastornos de ansiedad.

“No es una historia sobre dinero o grandes corporaciones farmacéuticas, sino sobre tragedias que pueden ocurrir en cualquier familia”, explicaba Manciero. Y no sin razón, porque si bien Estados Unidos es el mayor consumidor de antidepresivos del mundo, España no le va a la zaga: su uso en nuestro país se ha triplicado en los últimos diez años. El motivo, apunta un informe publicado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) , podría ser "el aumento de la incidencia de trastornos del estado de ánimo y la mayor detección diagnóstica por parte de los médicos de Atención Primaria”, lo que parece indicar que estamos más tristes, o, tal vez mucho más medicados. Porque, como decía el filósofo Lou Marinoff en 'Más Platón y menos Prozac': “la idea de que todos los problemas personales son enfermedades mentales constituye una enfermedad mental en sí misma. Su principal causa es la irreflexión y la mejor cura la lucidez”.

El mayor estudio realizado dice que los antidepresivos pueden provocar suicidios

Según un estudio realizado por Nordic Cochrane Centre en colaboración con University London College, las personas menores de 18 años que toman antidepresivos tienen el doble de riesgo de suicidarse o manifestar un comportamiento agresivo que el resto de jóvenes. Además, acusa a los laboratorios de restar la importancia debida a los efectos secundarios de esta medicación, que ya solo en adultos incluyen el insomnio, los raptos de furia y, entre muchos otros, la aparición de ideas oscuras.

En Reino Unido se realizan más de 100.000 prescripciones anuales de Prozac a adolescentes, y es considerada una de las drogas más comunes

Sus autores explican a 'The Telegraph' que, al comparar la información resultante de las pruebas clínicas de los antidepresivos con los informes de los pacientes, descubrieron que las compañías farmacéuticas habían ocultado las muertes e intentos de suicidio de personas que tomaban antidepresivos para favorecer sus productos. “Los análisis sugieren que los informes clínicos en base a los que se toman decisiones de mercado subestiman los efectivos nocivos de estas drogas”, suscribe Tarag Sharma, miembro del Nordic Cochrane Centre, de Copenhague.

En tanto, tan solo en Reino Unido “se consumen cuatro veces más antidepresivos que hace veinte años. Sin embargo, seguimos sin conocer del todo sus efectos”, afirmó la doctora Joanna Moncrieff de University College London. No obstante, el problema es mucho mayor porque, a pesar de que el Servicio Nacional de Salud británico haya recomendado que no se debería recetar antidepresivos a menores, se realizan más de 100.000 prescripciones anuales de Prozac a adolescentes, y es considerada una de las cinco drogas más comunes en el país, de acuerdo a 'The Telegraph'.

Victimas de la medicación

El informe de Nordic Cohrane Centre acusa directamente a algunas farmacéuticas. En este sentido, por ejemplo, el gigante del sector Eli Lilly omite el 90% de los intentos de suicidio relativos al consumo de sus fármacos; aunque una portavoz de la empresa haya manifestado que “ninguna autoridad regulatoria ha determinado que nuestros informes sean incorrectamente divulgados. Nuestra meta es mejorar la calidad de vida de las personas”.  

La situación lleva años siendo grave, tanto que familiares de víctimas han desarrollado una cruzada para denunciar lo que los padres de Cheryl Brooks, una de las jóvenes que aparecen en el documental de Manciero, calificó de “asesinato”. Así nació AntiDepAware, una web lanzada por un hombre que perdió a su hijo después de haber consumido Citolopram y cuya misión es registrar y evidenciar los suicidios de menores relacionados con antidepresivos –tan solo el pasado mes se dieron a conocer 35 casos y el año 2015 hubieron más de 450–.

La prescripción de ISRS, que se receta en el tratamiento de la depresión, podría incrementar el riesgo de muerte en todas las edades

“Los antidepresivos no funcionan con los niños. Es más, es bastante probable que el oscurantismo de las farmacéuticas al mencionar los suicidios relacionados con el ISRS revele que incrementa el riesgo de muerte en todas las edades”, declara el director del estudio, el profesor Peter Gotzsche. Y propone una alternativa más eficiente a la medicación de pequeños y mayores: el ejercicio físico y la psicoterapia.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios