NI SIQUIERA LA MUERTE LES HIZO CALLAR

Las mejores últimas frases de celebridades de todos los tiempos

Pasaron a la posteridad por su ingenio, su capacidad para gobernar, sus dotes de seducción o porque marcaron una época, y supieron mantenerse genuinos y ocurrentes hasta el final

Foto: Al físico Richard Feynman morirse le aburría muchísimo. (iStock)
Al físico Richard Feynman morirse le aburría muchísimo. (iStock)

Poco importa ya si la frase nació de un momento de inspiración en su último aliento o los testigos fueron creativos a la hora de parafrasearlos, el caso es que las últimas palabras que las grandes celebridades dijeron antes de morir llegan a nosotros como un eco de su propia vida. Graciosas algunas, tristes o desoladoras otras, sabias, crueles, malhumoradas, bobaliconas o tan largas que uno pone en duda si la frase la empezó en vida y la concluyó de ultratumba. Un avezado psicoanalista podría, a través de los parlamentos finales, “destilar” las pasiones y obsesiones de sus protagonistas, como Jack Daniel, el famoso alambiquero de whisky, que tras pedir al camarero “un trago más, por favor”, murió sin saber que había sido el último.

Hay despedidas, en cambio, mucho más “chisposas”. Como la del asesino en serie James Allen 'Red Dog', quien antes de ser electrocutado en la silla eléctrica y tras un sentido discurso dirigido a su familia, espetó a los asistentes: “El resto de ustedes puede besar mi trasero”; obviamente, no dio tiempo a réplicas. Y qué decir de Graham Bell, cuyas últimas palabras son en realidad un postrero monosílabo. Cuando su mujer, sentada a los pies de su cama, le susurró al oído: “No me dejes”, él le contestó simple y llanamente: “No” y después hizo lo contrario.

Siguiendo la estela interminable de rankings de lo más variados, hemos recopilado las que son algunas de las mejores frases finales de personajes célebres y, como no siempre se puede tener la última palabra, queremos preguntarles: Si supiesen que van a morir en las siguientes horas, ¿qué es lo último que dirían?”.

Postreras collejas:

Karl Marx
Karl Marx

“Las últimas palabras son para los tontos que no han dicho suficiente”, Karl Marx

 

Todo un alivio

Richard Feynman
Richard Feynman

“Odiaría morir dos veces. Sería muy aburrido”, Richard Feynman, físico teórico

 

 

Adictos al trabajo:

Arquímedes
Arquímedes

“No toques mis diagramas”, Arquímedes

 

 

 

 

 

Resumiendo:

Napoleón Bonaparte
Napoleón Bonaparte

“Francia, ejército, Josefina”, Napoleón Bonaparte.

 

 

Irónico (y un tanto beodo):

Humphrey Bogart
Humphrey Bogart

“Nunca debería haber mezclado el whisky con el Martini”, Humphrey Bogart

 

 

Para llevar tupe y engominárselo:

César Augusto
César Augusto

“Mirad, encontré una Roma hecha de ladrillo y os la dejo de mármol”, César Augusto

 

 

 

Un poco obsesivo:

 Joe DiMaggio
Joe DiMaggio

“Finalmente podré ver a Marilyn”, Joe DiMaggio (último esposo de la rubia platino)

Valientes (o para auto convencerse):

Charles Darwin
Charles Darwin

“No tengo el menor miedo a morir”, Charles Darwin

 

 

 

Una declaración de principios:

Bob Marley
Bob Marley

“El dinero no puede comprar la vida”, Bob Marley

 

 

 
 

Para perder la cabeza:

Maria Antonieta
Maria Antonieta

“Disculpe, señor, no lo hice a propósito”, Maria Antonieta

 

 

 

Un consuelo:

Beethoven
Beethoven

“Oiré en el Cielo”, Beethoven

 

 

 

 

Muy marchosas:

James Brown
James Brown

“Voy a salir esta noche”, James Brown

 

 

 

 

 

 

Confusas, pero hermosas:

Thomas Edison
Thomas Edison

“Es muy bello fuera”, Thomas Edison

 

 

 

 

 

 

 

 

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios