UN LEGADO DISCUTIBLE

Quién dijo qué: las 7 citas falsas más famosas de la historia

Los memes y los virales hacen que sea muy sencillo sacar una frase de contexto, atribuirla a alguien que nunca lo dijo y que la falsedad se extienda por todo internet en segundos

Foto: Todo vale.
Todo vale.

Los grandes personajes de la historia pasan a esta no solo por aquello que hicieron, sino también por aquello que dijeron. No podemos recordar a Descartes sin su “cogito ergo sum” ni a Sócrates sin su famoso “solo sé que no sé nada” [haga aquí un test de frases célebres]. El problema es que, en muchas ocasiones, las citas que asociamos a determinadas personas nunca salieron de la boca de estas.

Podríamos pensar que en una época en la que todo está sobradamente documentado es más difícil atribuir autorías falsas a frases y textos, pero no es así. En tiempos del meme y el viral cualquiera puede coger una bonita foto y una frase atractiva para atribuir una cita a alguien que nunca la dijo. De repente, parece que todo el conocimiento del mundo salió de la boca de un puñado de personas. Einstein, Martin Luther King, Gandhi, Freud, Coelho… Todos tienen su bonita colección de frases falsas.

Existen portales como Quote Investigator o Snopes que se dedican a rastrear la atribución de citas falsas a todo tipo de personajes. Si dudas de la autoría de una u otra cita, siempre puedes consultarlas pero, antes que nada, deberías conocer las citas falsas más celebres, aquellas que, por muchos artículos como este que se hagan, seguirán circulando por los muros de Facebook, repartiendo la mentira allende los mares.

Una frase muy bonita, pero más falsa que un billete de 60. Primera norma para distinguir un 'fake': es improbable que un personaje histórico como Gandhi escribiera frases como si fuera un publicista. Como explica Brian Morton en una columna de 'The New York Times', lo más parecido que escribió Gandhi es lo que sigue: “Si pudiéramos cambiarnos a nosotros mismos, las tendencias del mundo también cambiarían. Cuando un hombre cambia su propia naturaleza, también lo hace la actitud del mundo… No necesitamos esperar a ver qué hacen los demás”.

Mark Twain es uno de los autores más citados así que no es de extrañar que sea también uno de los que cuentan con más frases falsamente atribuidas. Existe incluso una página, TwainQuotes, destinada a verificar la autenticidad de sus citas. Existen docenas de memes con frases de Mark Twain que jamás pronunció, pero este es quizás uno de los más reproducidos.

Como explica Cindy Lovell, directora del museo alojado en la casa natal del escritor, la frase lleva circulando desde 1991, en los albores de internet, y pertenece en realidad a la madre del escritor H. Jackson Brown, que recogía la frase en su libro 'P.S. I Love You: When Mom Wrote, She Always Saved the Best for Last'.

Lo que si dijo Mark Twain en su texto de 1897 'Following the Equator' es que “casi cualquier cita inventada, pronunciada con convicción, tiene muchas posibilidades de engañar”.

Como apunta Kali Holloway en 'Alternet' una buena frase falsa es aquella que captura la esencia de su supuesto autor, “a menudo de forma demasiado perfecta”. La cita no aparece en ninguno de sus textos, aunque es cierto que Wilde pronunció ideas muy similares. En su carta 'De Profundis' escribía lo siguiente: “Mucha gente es otra gente. Sus pensamientos son las opiniones de otros, sus vidas una imitación, sus pasiones una cita”. Y en la introducción de un libro de 1882 dijo: “La vida real de uno es en demasiadas ocasiones una vida que no manejas”. Nota mental: si una frase de un autor del siglo XIX cabe en el meme de una página de autoayuda es que probablemente no sea suya.

Aunque esta frase se suele atribuir a Albert Einstein (y queda muy cuqui junto a su famosa foto con la lengua fuera y en Comic Sans) el científico de origen alemán no es el único al que se le ha atribuido. No existe un consenso académico sobre quién fue en realidad el autor de esta frase. Una de las teorías más extendidas asegura que apareció por primera vez en las galeradas de 'Narcotics Anonymous', un manual de 1981 destinado a tratar adicciones al estilo de Alcohólicos Anónimos. Otros investigadores creen que es anterior y apareció en un libro de Rita Mae Brown de 1983. Lo que está claro es que Einstein jamás pronunció tal cosa. Es más: la mayor parte de las citas atribuidas al genio son pura invención.

Glora Steinem fue un icono del feminismo en EEUU y esta una de sus más conocidas frases. Lástima que nunca la pronunciara. Aparentemente, la cita proviene de un antiguo proverbio recogido en una canción de 1909, que en realidad dice “un hombre sin una mujer es como un pez sin cola”. Exactamente lo contrario.

En 1958, un periódico universitario publicó un artículo del filósofo Charles S. Harris que decía: “Un hombre sin fe es como un pez sin una bicicleta”. Pero ¿quién realizó el combo final? Parece ser que la autora real de la cita es la escritora australiana Irina Dunn, que en 1970, siendo una joven estudiante, escribió la frase tal como se conoce ahora en unos baños públicos de Sidney. La propia Steinem aseguró que fue Dunn quien se inventó la cita que ahora se le atribuye a ella.

“Lamento la perdida de miles de vidas preciosas, pero no voy a alegrarme de la muerte de una, aunque sea un enemigo”. Tras la ejecución de Osama Bin Laden, muchas personas compartieron esta frase en las redes sociales pensando que había sido firmada por el bueno de Martin Luther King. Nada más lejos de la realidad. Como se apresuró a aclarar 'The Atlantic', la frase fue escrita por Jessica Dovey junto a una cita del libro 'La fuerza de amar', este sí de MLK. La autora distinguía claramente su frase de la del reverendo pero ¿quién quiere andar explicando esto en los 140 caracteres que permite Twitter?

Otro meme feo, otra frase falsa. Aunque se trata de una de las citas políticas más repetidas de la historia no existe una sola fuente fiable que atribuya esta al decimosexto presidente de los Estados Unidos. Se han realizado serios esfuerzos académicos por encontrar el lugar o el texto donde Lincoln utilizó esta frase y nadie ha sido capaz de dar con ello. El escritor Ralph Keyes apunta en su libro 'The Quote Verifier' que la frase se asoció a Lincoln después de que apareciera en un volumen de 1904 titulado 'Abe Lincoln's Yarns and Stories', que se consideraba una fuente fiable.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios