Esto es lo que se aprende en las escuelas para escorts masculinos
  1. Alma, Corazón, Vida
Así se forman los HOMBRES DE COMPAÑÍA

Esto es lo que se aprende en las escuelas para escorts masculinos

En los últimos cuatro años, la demanda de prostitución masculina en Reino Unido ha pasado de ser un 5% a un 15%. Un trabajo relativamente estable que, como casi todos, requiere formación

Foto: Esto es lo que se aprende en las escuelas para escorts masculinos
Esto es lo que se aprende en las escuelas para escorts masculinos

El mundo de la prostitución es, con toda probabilidad, uno de los sectores profesionales con más secretos y tabús. De puertas para fuera nadie ha acudido nunca a servicios de escort, ni se ha dedicado a ello. Sin embargo, los números dicen otra cosa. Según cálculos del Cuerpo Nacional de Policía, el negocio de la prostitución en España mueve cinco millones de euros al día, lo que supondría más de 1.800 millones de euros al año. Estos datos son, incluso, humildes, puesto que estudios previos señalaban que el gasto llegaba hasta los cincuenta millones de euros diarios.

A falta de datos oficiales más fiables, la realidad es que la denominada como profesión más antigua del mundo sigue gozando de buena salud, que son muchas las personas que se dedican a ofrecer estos servicios y otras tantas las que los consumen. Es posible que con solo estos datos no se pueda dar respuesta a la extendida pregunta sobre si realmente es posible acabar con la prostitución a base de medidas restrictivas o, por si lo contrario, es preferible buscar un marco legal que ampare esta profesión y proteja laboralmente a sus trabajadores, como en cualquier otra profesión.

Aunque existan países en los que la prostitución no es un tema tan oculto e, incluso, se convierta en un activo turístico, como ocurre con el barrio rojo de Ámsterdam, en España parece poco menos que una quimera, aunque en estos últimos meses el debate sobre la legalidad de esta profesión haya saltado a la palestra política de la mano de Ciudadanos.

Actualmente su número de estudiantes no es especialmente elevado; unos 100 por año en ciudades como Nueva York, Los Ángeles o Washington

Almargen de debates éticos o jurídicos, lo que sí está claro es que la prostitución es una realidad en España y, probablemente, en la gran mayoría de países del mundo. Eso sí, la más extendida es, sin ningún tipo de duda, la femenina. Por tanto, si la prostitución en el caso de la mujer es un mundo lleno de tabús, en el caso del varón es un mundo oculto del que apenas se conoce nada en España. Hasta cierto punto es normal, puesto que en España se calcula que cerca de 300.000 mujeres ejercen la profesión, datos de 2007 y que la clientela de dichos servicios sea hombres en un 99,7%.

¿Pero ocurre igual en todo el mundo? Parece claro que en líneas generales la prostitución es un servicio contratado por hombres que buscan acostarsecon mujeres, pero en estos últimos años está aumentando el porcentaje de féminas que demandan servicios de varones. En Reino Unido, por ejemplo, en estos últimos cuatro años, la demanda de prostitución masculina ha pasado de ser un 5% a un 15%.

Este aumento de la demanda ha provocado que muchos hombres se interesen por este campo e, inclusodecidan formarse como trabajadores sexuales. Estos son, precisamente, los servicios que ofrece la academia Rent U, la ‘universidad’ del sexo profesional. Hawk Kinkaid, fundador de Rent U, indica en Alternetque esta academia ofrece conferencias y clases para hombres que se dedican a esta profesión. Es precisamente en esta última palabra donde reside, para él, la clave, puesto que señala que este es un trabajo, por lo que no debería ser raro que haya personas que quieran formarse profesionalmente para desempeñar dicha tarea.

Esta academia ofrece conferencias y clases para hombres que se dedican a esta profesión

El temario de esta curiosa academia se divide en tres áreas: legal, comercial y personal, tratando temas de lo más variopintos; desde prácticas más complejas de lo habitual, como el fisting o el BDSM, hasta informar sobre los riesgos de las enfermedades de transmisión sexual. Actualmente su número de estudiantes no es especialmente elevado, unos 100 por año en un país como Estados Unidos y en ciudades como Nueva York, Los Ángeles o Washington, lugares donde se imparten dichos cursos. Este número de clientes permite que los contenidos se amolden a sus gustos o necesidades, puesto que según indica Kinkaid, se les pregunta qué objetivos tienen y qué quieren saber.

Esta no es, por tanto, una universidad ni un ciclo formativo al uso, sino un espacio informativo sobre un campo que presenta numerosas dificultades para las personas que lo llevan a cabo de forma profesional, algo que se dificulta por el estigma social existente hacia él, a lo que Kinkaid responde con formación, puesto que para él la única forma de luchar con los aspectos más turbios de la industria, como el tráfico, parte del respeto. Está claro que no es un trabajo de lo más habitual y Kinkaid opina que tampoco es para todo el mundo, pero tampoco todo el mundo vale para trabajar con el estrés del sector de la restauración.

Prostitución Tabú Sexo Mujer Gran Bretaña Tendencias de futuro Relaciones sexuales Noadex
El redactor recomienda