ESTO ES LO QUE PASA CON EL DINERO PÚBLICO

La Universidad que costó un millón de euros y cerró sin conseguir ni un solo alumno

Un pequeño escándalo ha sacudido el mundo universitario inglés después de que el campus londinense de la Universidad de Gales del Sur cerrase sus puertas un año y miles de libras después

Foto: La Universidad de Gales del Sur recibe más de 30.000 estudiantes al año.
La Universidad de Gales del Sur recibe más de 30.000 estudiantes al año.

Hemos vividos tiempos de despilfarro económico, al menos hasta que la crisis provocó que instituciones públicas y empresas mirasen dos veces en qué gastaban su dinero. En España hay casos muy célebres, y de todos ellos, quizá el más famoso sea el del aeropuerto de Castellón-Costa Azahar, que contó con una inversión de 150 millones de euros y tardó años en recibir su primer vuelo comercial, un chárter que transportaba al Villarreal, equipo patrocinado por el propio aeropuerto.

Otro buen símbolo de esta falta de cálculo mezclada con irresponsabilidad sobre lo que se hace con el dinero de los contribuyentes es el campus de Londres de la Universidad de Gales del Sur, que un año después de su apertura, ha cerrado sus puertas… sin que ningún estudiante haya pasado por sus aulas, lo que ha supuesto un pequeño escándalo en las islas británicas.

El centro ha contado con cuatro trabajadores y ofertaba grados, posgrados y cursos profesionales en Derecho, Finanzas y Seguridad de la Información. Pero a pesar de su inversión inicial de 300.000 libras (unos 430.000 euros), obtenidas del dinero público, no ha tenido ni un solo alumno en todo el año que ha ofertado formación. Los responsables aducen que confiaban en que sus aulas se llenarían con estudiantes de otros países, pero el endurecimiento de las condiciones para estudiar en Inglaterra por parte del gobierno ha provocado que sus planes se vayan al traste y se hayan visto obligados a cerrar sus puertas con antelación.

Siempre pagan los mismos

No se trata de que ningún estudiante tuviese interés por matricularse en el centro, sino que, después de alquilar espacio de oficina y recibir alguna solicitud, han decidido, tras “chequear el mercado”, no seguir adelante. Esta noticia resulta más escandalosa porque coincide con los rumores de cierre de Caerleon, uno de los cinco campus que la universidad tiene en Gales del Sur, y que según los sindicatos, puede poner en peligro hasta 90 empleos.

Como ha explicado Gareth Morgans, sindicalista regional, a South Wales Evening Post, para todos aquellos que ven su puesto de trabajo peligrar, esta noticia “es un frívolo desperdicio de dinero en una apuesta que por lo que vemos nunca se va a llegar a materializar”. El campus iba a tener su emplazamiento en Docklands, una zona al sureste de Londres antaño conocida por albergar los muelles de la capital y que en las últimas décadas se ha transformado en un importante centro financiero que cada vez acoge a más ciudadanos de clase alta.

Si ningún estudiante se ha apuntado en los cursos es porque había serias dudas sobre el auténtico valor de las clases que ofertaban

La Universidad se ha defendido señalando que se trata de un movimiento prudente debido a “las nuevas condiciones del mercado” que provocan que es preferible que cierre ahora sus puertas que dentro de dos años: en un primer momento, el centro había sido proyectado para los próximos tres años con el objetivo de establecerse en el corazón financiero de la capital inglesa. Por su parte, el miembro del parlamento Nick Thomas-Symonds ha manifestado que “claramente, si ningún estudiante se ha apuntado en los cursos es porque había serias dudas sobre el auténtico valor de las clases que ofertaban”.

Más dura aún ha sido Angela Burns, responsable de Educación en Gales, que ha manifestado su sorpresa ante el “desperdicio de dinero de los contribuyentes ” y la decisión de invertir en otro centro en Londres mientras se amenaza con cerrar las puertas de uno de los campus en la nación natal de Gales. Según sus cálculos, se han invertido 750.000 libras (casi un millón de euros) en este nuevo centro, un dinero que habrían dejado de percibir otros campus y que, de la noche a la mañana, se han esfumado ante los ojos de los pagadores de impuestos. Un pequeño cuento con moraleja: siempre son los mismos los que pagan los errores de los cargos públicos.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios