UN FORO CONGREGA A LOS GRANDES PARTIDOS

PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos se sientan a debatir sus políticas educativas

Ayer se reunieron los representantes de los cuatro partidos para debatir algunos de los puntos de las propuestas educativas que figurarán en sus programas educativos y que persiguen el anhelado cambio

Foto: De izquierda a derecha, los representantes de Podemos, PP, José Antonio Marina, Ciudadanos y PSOE.
De izquierda a derecha, los representantes de Podemos, PP, José Antonio Marina, Ciudadanos y PSOE.

Durante la sesión de control de ayer, el presidente del Gobierno Mariano Rajoy y el líder de la oposición, Pedro Sánchez, se enzarzaron en una disputa sobre el sistema educativo cuyos pormenores resultan aquí irrelevantes, porque los conocerá a la perfección cualquiera que haya seguido la actualidad educativa de los últimos 25 años: un cruce de reproches en el que los unos recriminan a los otros su actitud segregadora y elitista, los otros a los unos la fallida LOGSE, y en el que ambos coinciden en acusar de falta de consenso al contrario.

Un esquema semejante podría haberse repetido en el debate que con el nombre de 'La Educación en España', organizado por El Ser Creativo, Smartick y la Universidad Camilo José Cela, reunió en la tarde de ayer a representantes de los grandes partidos, si no fuese porque al Círculo de Bellas Artes madrileño acudieron también dos formaciones que están llamadas a ser llave de gobierno como Ciudadanos y Podemos y que, concretando más o menos sus propuestas, consiguieron, sin ser particularmente rupturistas, salirse de las eternas dicotomías del bipartidismo y resolver algunas de las dudas que se plantean sobre sus propuestas respecto a educación.

“Espero que vengan ya llorados de casa, porque aquí no vamos a llorar ni a buscar culpables, sino a proponer ideas”, anunció José Antonio Marina, moderador del debate, al comienzo del mismo. Y en un año hiperelectoral, en sus propias palabras, va tocando que cada cual se posicione. Estos fueron los temas que trataron Alicia Delibes (PP), viceconsejera de Educación, Juventud y Deportes de la Comunidad de Madrid, Guillermo Meijón, portavoz adjunto de Educación del GPS en el Congreso de los Diputados (PSOE), María Teresa de la Iglesia (Ciudadanos), coordinadora de Educación en Madrid y Cecilia Salazar (Podemos), veterana profesora y filósofa.

¿Qué propone cada partido?

Una sencilla pregunta con una respuesta compleja y, por lo general, poco sintética. Ciudadanos apuesta por “un pacto nacional por la educación” dialogado y consensuado, en el que participen todas las fuerzas políticas y, que, a diferencia de lo que lleva ocurriendo desde hace unas décadas, “no se agote en una sola legislatura”. Además, De la Iglesia señala que su partido desea “renovar el modelo pedagógico” a través de herramientas como la selección, formación, evaluación y reconocimiento del profesorado o el trabajo sobre la gestión de las emociones del alumno.

El PP ha llevado a cabo medidas revolucionarias, como las Pruebas de Destrezas de la Comunidad de Madrid

La representante de Podemos recuerda que su partido considera la educación como un derecho, por lo que la Administración debe luchar para que la mejor educación sea la que está en sus manos y que las familias no se vean obligadas a abandonar la pública por el deterioro de su calidad. “La educación no es sólo una aspiración individual, sino social”, explicó Salazar. El aula es la primera socialización del individuo, y un bien común que pertenece a todos. ¿Una aspiración de buena escuela? “Aquella que uno ve cuando pasea por su barrio y puede decir con orgullo que estudió allí y su hijo también lo hará”.

El representante del Partido Socialista afirmó su apuesta por “un sistema educativo público y de calidad, nosotros necesitamos que la equidad y la excelencia vayan juntos”. Una propuesta que Meijón avaló con que todas las reformas educativas del PSOE habían sido refrendadas por el resto de grupos parlamentarios, menos el PP. Por su parte, la representante popular reivindicó las “medidas revolucionarias respecto a lo que se hace en España” que se han tomado en la Comunidad de Madrid para “mejorar la calidad de la educación”, como es el caso de la Prueba de Conocimientos y Destrezas Indispensables que se realiza desde 2005.  

Ya que un pacto a nivel de Estado parece imposible, ¿sería posible un pacto a nivel autonómico o municipal?

Todas las formaciones parecen dispuestas a pactar, salvo el PP, cuya representante recuerda que “las comunidades siguen las directrices del partido que gobierna” y que “estaría muy bien, pero no es realista”. El PSOE considera que sí es posible, como ellos mismos han demostrado (“nuestras reformas siempre han contado con el resto del apoyo de los partidos de la cámara, menos CiU en una ocasión”). Delibes afirmó sentirse sorprendida por esta disposición del PSOE a pactar, “cuando lo primero que hacen es retirar las leyes, como ocurrió con la Ley de Calidad”. La respuesta la proporcionó la representante de Podemos: “Pacto educativo, por supuesto, llevo 32 años viendo cómo se tiran la pelota de un lado para otro, como acabamos de ver aquí. Que cada cuatro años cambie absolutamente todo es tremendo”. Ciudadanos muestra su disposición tanto a llegar a un pacto nacional como a ponerse de acuerdo en cuestiones  en las que hay un mayor margen de entendimiento. 

¿Qué hacemos con la enseñanza concertada?

La situación española respecto a la educación concertada es única en el panorama europeo, y responde a una necesidad histórica provocada por la ausencia de una red de centros públicos durante el franquismo. Meijón entonó el mea culpa del PSOE y reconoció no haber tenido un éxito notable. “Somos conscientes de la realidad que hay, pero hay que revisar todos y cada uno de los conciertos que hay en este momento, ver si responden a las necesidades y que se comporten como cualquier colegio público evitando cualquier problema de segregación”.

Podemos apuesta por tomar como referencia el exitoso modelo del norte de Europa, donde la concertada es una anomalía

De la Iglesia recordó que Ciudadanos defiende la coexistencia de un modelo público y privado, y que los conciertos son excepcionales pero resultan menos gravosos para el Estado. Por ello los defienden, aunque “debe haber una mayor transparencia, ya que gestionan fondos públicos: sobre todo transparencia en los mecanismos de admisión y cobro de actividades indebidas”. Por su parte, Podemos apuesta por tomar como referencia el exitoso modelo del norte de Europa, donde la concertada es una anomalía. “Uno se plantea si no hay algún grado de selección al mirar las estadísticas”, se plantea Salazar, que recuerda que el sistema público hace frente a programas como el de diversidad, lo que eleva su gasto, y denuncia que la demanda de centros públicos en algunas zonas no se está satisfaciendo.

Por su parte, Delibes cita a Tony Blair, una referencia en gran número de las reformas educativas que se han llevado a cabo en la Comunidad de Madrid, cuando se dio cuenta de que, tras dar muchas vueltas para mejorar los resultados académicos, “había que acabar con el dogma de que la gestión y la financiación de los centros debe ir unida”. Eso sí, recuerda Meijón, la concertada no debe convertirse en un “concierto por demanda” que sustituya la creación de un escuela pública de calidad.

José Antonio Marina moderó el coloquio.
José Antonio Marina moderó el coloquio.

La formación del profesorado, una asignatura pendiente

Una de las llaves para el éxito de un sistema educativo en la que los cuatro partidos coinciden. De la Iglesia resumió bien dicha problemática, que se centra en la selección (“deben ser personas preparadas en su materia pero también que sean capaces de transmitir adecuadamente los conocimientos”), la formación continua (“adaptada a las necesidades del sistema educativo: plurilingüismo, innovación, aprendizaje emocional...”), evaluación (“para detectar las buenas prácticas y darlas a conocer”) y reconocimiento (“que exista una carrera docente, una posibilidad de promoción profesional”). Ello puede ser complementado, como explica la representante de Podemos, por una tutorización por parte de los profesores veteranos hacia los nuevos; en revisar los programas de Magisterio, como reconoce Delibes que está haciendo el PP de Madrid, o implantar una prueba inicial independiente de la Selectividad para los futuros profesores; o a través de una especie de MIR para el profesorado. No se trata de una cuestión exclusivamente académica: como recuerda Meijón, “para tener los mejores docentes, este país debe conseguir que los mejores quieran ser docentes, y los sueldos también deben ir acordes con ello”.

¿Hay libertad de elección de centro?

A juzgar por las opiniones de los cuatro participantes, una utopía cuyo fracaso todos reconocen tácitamente. Como explica la representante de Podemos, “son de facto las familias las que son elegidas por los centros”. “Hay mecanismos perversos de selección y nos oponemos a ello, puesto que sólo conduce al concierto por demanda”, añade Meijón, del PSOE. Aunque durante los últimos años se he hablado mucho de la posibilidad del cheque escolar, un dinero que el Estado concede a cada familia por hijo en edad escolar para decidir libremente dónde matricularlo, la representante de Ciudadanos considera que “lo importante no es tanto eso como que todos los centros tengan una oferta de calidad lo suficientemente atractiva y que se adapte a las necesidades de los ciudadanos”. Ya que todos los colegios tienen un número limitado de puestos escolares, el plan de su partido es intentar “que todos los centros tengan una oferta de calidad, incluso diferenciada unos de otros, gracias a su autonomía”.

Los padres tienen derecho a conocer la calidad de los centros donde estudian sus hijos

Un asunto que aún casa grandes desacuerdos entre partidos es el de los rankings, condenado por el PSOE y Podemos (“sirve para polarizar los centros, crear dobles vías, los pobres y los ricos”) y aplaudido por Ciudadanos (“los padres tienen derecho a conocer la calidad de los centros donde estudian sus hijos”) o el PP (“los centros deben poner los resultados en sus páginas web”). ¿El punto donde todos, de izquierdas o derechas se muestran de acuerdo? En la necesidad de implantar innovaciones pedagógicas en centros piloto. Algo está claro: la educación española necesita un soplo de aire fresco, y lo necesita ya.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios