ASÍ ACTÚAN LOS CEO

Las reglas que debes seguir para llegar a lo más alto en tu empresa

En 1998 se publicó "How to become a CEO", un libro clásico del 'management' que se ha reeeditado en una una versión revisada y actualizada. Resumimos sus principales conclusiones

Foto: ¿El CEO nace o se hace? (iStock)
¿El CEO nace o se hace? (iStock)

El empresario estadounidense Jeffrey J. Fox es uno de los autores más exitosos de libros de empresa. Después de pasar por todo tipo de puestos directivos en el mundo del marketing, montó su propia firma, Fox & C. para asesorar a otras compañías y empezó también a escribir varios manuales sobre la gestión empresarial que pronto se convirtieron en superventas.

En 1998 publicó How to become a CEO (Hachette Books), quizás su libro más conocido, que acaba de reeditarse en EEUU en una nueva versión revisada y actualizada. Aunque el volumen contiene numerosos consejos para triunfar en el mundo de los negocios, su contenido podría resumirse en estas 11 claves que, según Fox, puede seguir cualquiera para llegar a la cúspide de la pirámide empresarial.

1. Busca siempre puestos de la cadena de producción

Los puestos directamente relacionados con la producción de aquello que vende tu empresa son los que realmente reportan los beneficios. Son los trabajos que mueven el dinero y están directamente relacionados con la cuenta de resultados.

La diferencia entre este tipo de trabajos (line jobs) y el resto (staff jobs) es en ocasiones difíciles de delimitar, pero Fox asegura que si quieres llegar a CEO será mejor que empieces trabajando en una de estas ocupaciones: vendedor, comercial, product manager, director de marketing, capataz, supervisor o gerente general. Por el contrario, debes evitar puestos como el de abogado, planificador, procesador de datos, investigador, desarrollador y cualquier posición administrativa.

2. Haz cosas difíciles en solitario

Para llegar a CEO, Fox cree que es importante practicar regularmente una actividad espartana e individualista, aunque no esté directamente relacionada con tu labor profesional. “Haz algo que sepas que muy poca gente está dispuesto hacer”, explica el directivo. “Esto te dará una sensación de tenacidad, un cierto autoelitismo, que te preparará mentalmente para la batalla de los negocios”.

¿Cuáles son las actividades propias de alguien que aspira a lo más alto? Estudiar por la noche para sacarse una nueva carrera, correr mucho, cortar madera, trabajar en el jardín… Todo lo que conlleve interminables horas de trabajo sin una recompensa inmediata.

3. Reserva todos los días una hora para pensar

Fox recomienda que todos los días se tenga un tiempo para planificar, soñar, maquinar y calcular los próximos movimientos y metas. Considera todas las opciones, reflexiona sobre los problemas y anótalo todo.

No dejes de tener un tiempo todo los días para reflexionar sobre estas cuestiones. Es mejor, además, si lo haces siempre a una hora programada y en tu despacho.

Sólo la gente ambiciosa puede llegar a puestos directivos de importancia. (iStock)
Sólo la gente ambiciosa puede llegar a puestos directivos de importancia. (iStock)

4. No fumes

Fox cree que nada bueno puede pasar a tu alrededor cuando fumas, pues puedes molestar a todos aquellos que no aguantan el humo. Pero, además, hay una razón fundamental por la que fumar puede afectar a tu carrera empresarial: gasta tiempo. Si estás fumando, no estás trabajando.

5. No te lleves el trabajo a casa

El tiempo que pasas en casa es para estar con tu familia y cultivar tus intereses extraprofesionales. Si siempre acabas llevando el trabajo a casa es que no estás manejando bien tu tiempo o te aburres. Y eso los jefes lo notan. Exceptuando alguna ocasión (en la que, por ejemplo, tengas que leer un informe importante) evita trabajar en casa.

6. Manda cartas manuscritas

“La comunicación impersonal nos domina”, asegura Fox. Todos mandamos a diario correos electrónicos y mensajes directos pero ¿cuánto hace que no mandas una carta de verdad? Los textos manuscritos destacan, te hacen diferente, y te confieren importancia. Compra una caja de hojas y sobres de calidad, con tu nombre y tu dirección impresos, y escribe los agradecimientos y peticiones importantes a mano.

7. Acepta siempre las peticiones de los ejecutivos senior

Los libros de management suelen decir que no tienes que hacer todo lo que te digan, pues decir a todo que “sí” hace que no controles tu tiempo. Pero si quieres llegar a lo más alto no puedes ir por la vida diciendo que no puedes hacer las cosas. No importa lo que te estén pidiendo, dale a la persona más de lo que quería, antes de lo esperado y con un toque personal.

Para destacar hay que saber encontrar soluciones. (HBSS/Corbis)
Para destacar hay que saber encontrar soluciones. (HBSS/Corbis)

8. Encuentra los vacíos de información y rellénalos

En el mundo de los negocios cuando alguien dice “pienso que…”, “creo que…”, o “en mi opinión…” significa que no tiene ni idea del asunto del que va a hablar a continuación. Identifica qué cosas no se saben en tu empresa y busca soluciones. No te dejes embaucar por las personas de tu compañía que hablan mucho pero saben poco. Si tienes los datos, sabrás más que ellos.

9. Reconoce el trabajo de los demás

Muchos jefes cometen el error de menospreciar el trabajo de sus subordinados. Y normalmente lo hacen para que el resto no se dé cuenta de que lo hacen bien, pues esto es algo que podría hacer peligrar sus carreras. Pero en realidad ocurre todo lo contrario. La gente que no valora el trabajo de los demás o, peor aún, se lo apropia, es insegura y deshonesta, y es algo que acaba sabiendo todo el mundo. Si, por el contrario, valoras a cada persona de forma justa por lo que ha hecho serás respetado y reconocido.

10. Ten una apariencia atractiva

Si quieres llegar a CEO la imagen también cuenta. Y mucho. Evita la ropa barata, ve a la peluquería con frecuencia, mantén un aspecto saludable y evita que tu palidez delate que pasas horas y horas en la oficina. No te olvides de hacer ejercicio y cuídate. Y, sobre todo, sonríe.

11. Únete al club de los “no debería”

La mayoría de personas pertenecen al club de los “debería”. Se pasan el día lamentándose por las cosas que “deberían” haber hecho pero no hicieron. Ese club, asegura Fox, está lleno de perdedores, de gente que no asume riesgos y, por tanto, no alcanza grandes metas. Si quieres llegar a lo más alto es mejor que te inscribas en el club de los “no debería”, el de la gente que dice “no debería” haber hecho eso. La gente que asume riesgos y fracasa es también la que triunfa. 

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios