Probablemente no funciones si...

Ocho señales de que te has liado con quien no debes (sí, demasiado joven para ti)

Te hace sentir como si fueses un adolescente despreocupado y no puedes describir lo maravilloso que es cuando estáis juntos… Pero tienes la sensación permanente de que quizás es demasiado joven

Foto: Parecían la pareja ideal, pero los 15 años de diferencia entre Ashton Kutcher y Demi Moore terminaron por pesar. (Reuters)
Parecían la pareja ideal, pero los 15 años de diferencia entre Ashton Kutcher y Demi Moore terminaron por pesar. (Reuters)

El amor no tendrá edad, que se dice, pero tu pareja sí. Está claro que en cuestiones de relaciones cada cual tiene derecho y libertad para estar con quien desee –y le desee–, pero algunas diferencias de edad –especialmente si son mentales– pueden aniquilar esa ilusión inicial de haber encontrado a la persona ideal de piel suave y tersa: cuando descubres que estás saliendo con un yogurín.  

Llevarnos unos años de diferencia no tiene por qué importar, pero que no importe no quiere decir que no se note. Te hace sentir como si fueses un adolescente despreocupado y no puedes describir lo maravilloso que es cuando estáis juntos… “Pero tienes la sensación permanente de que quizás es demasiado joven para ti” comentan en Metro.

Algunas diferencias de edad pueden aniquilar esa ilusión inicial de haber encontrado a la persona ideal

Hay formas de evitar esa sensación de lo que coloquialmente se conoce como asaltacunas. Párate a observar si se cumplen más de la mitad de estas ocho señales que indican que estás saliendo con alguien excesivamente joven antes de decidir si quizás deberías buscar a alguien más maduro –no necesariamente coetáneo– para ti.

1. Tus arrugas y canas se notan mucho más

Qué bonito es despertar a su lado y acariciar su joven piel suave como el culito de un bebé. Claro que cuando llega su turno casi puedes escuchar cómo la yema de sus dedos se atranca en las arrugas de tu cara y de todo tu ser en general. La prueba definitiva: selfie sin filtros. Tus patas de gallo versus su contorno de ojos perfecto.

Dejarte una frondosa barba hípster o hacerte con los maquillajes más efectivos y duraderos del mercado puede ser la solución.

2. Vive con sus padres

Genial. Tu relación está en el punto de mira de los progenitores de tu pareja y, en general, pocos serán los que se caractericen por no juzgar la diferencia de edad que hay entre vosotros. Por supuesto, no dudarán en hacértela notar en cuanto tengan ocasión.   

“Si no tiene ninguna intención seria de mudarse pronto (idealmente contigo) podría ser el momento de dejar la relación”, recomiendan en el artículo.

La prueba definitiva: haceros un 'selfie' sin filtros. Tus patas de gallo versus su contorno de ojos perfecto. (iStock)
La prueba definitiva: haceros un 'selfie' sin filtros. Tus patas de gallo versus su contorno de ojos perfecto. (iStock)

3. Tiene un gusto infantil para los alimentos

Su idea de cocinar algo rico para una cena romántica es preparar una pizza –da gracias si al menos propone que sea “casera”– o espaguetis carbonara. Si salís fuera toma nota, por ejemplo, si sugiere comer un kebab como primera opción.

Quizás no le des ninguna importancia y te parezca toda una ternura, pero el hecho de que sus conocimientos de vinos se limiten a que hay blanco, tinto y rosado, terminará por sacarte de quicio a medio y largo plazo.  

4. No puede cuidar de una planta

No todo el mundo tiene “mano” para las plantas, está claro, pero el hecho de que sea capaz de recordar que debe abrir las cortinas para que entre luz para la planta o regarla de vez en cuando siendo meticuloso con las cantidades, es un buen indicador de que tu pareja tiene la suficiente madurez emocional. Prueba a empezar con un cactus.

5. Su piso es un desastre

Si en lugar de con los padres, te encuentras con una pandilla de compañeros o compañeras de piso que estén jugando al “yo soy más Diógenes que nadie” o a la “huelga de limpieza”, puede que la diferencia de edad sea más notable de lo que crees. Y no, ayudar a recoger no es la solución. Renovarte la antitetánica quizás sí.    

El amor no tendrá edad, que se dice, pero tu pareja sí. (iStock)
El amor no tendrá edad, que se dice, pero tu pareja sí. (iStock)

6. Dependencia paternal

Mismo entorno de vivir independizado pero mostrando una gran dependencia. Mira en su nevera, el exceso de tuppers hechos por mamá o que sean sus padres quienes le hacen la colada pueden darte la señal inequívoca de que tu pareja no sabe sobrevivir por sí misma o es demasiado vaga.    

7. Tienes más cosas en común con sus padres

Está bien aprender cosas nuevas y compaginar tus –de pronto anticuados– gustos con los de las nuevas generaciones. Pero no te engañes, las conversaciones sobre series o películas de la infancia son de lo más socorridas y habituales y vosotros nunca las podréis tener sin que tu pareja te mire ojiplática como si vinieses de una galaxia muy muy lejana (en la que Yoda todavía era de cartón piedra).  

8. Se enorgullece de comunicarse francamente mal…

Por el motivo que sea no ha aprendido algunas habilidades comunicativas y te incomoda que no sepa expresarse correctamente. Nadie quiere tener que enseñar a nadie cómo comportarse, pero si sientes que no estás a gusto comunicándote como si la vida fuese un sms acabarás frustrándote.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios