Los dos mejores métodos para envolver con mucha clase tus regalos de Navidad
  1. Alma, Corazón, Vida
NO, EL PAPEL DE ALUMINIO NO VALE

Los dos mejores métodos para envolver con mucha clase tus regalos de Navidad

Hay decenas de métodos para envolver regalos, pero casi todos son versiones de los dos mismos métodos: el tradicional y el japonés. Así debes seguirlos

Foto: Un regalo gana mucho si está bien envuelto. (iStock)
Un regalo gana mucho si está bien envuelto. (iStock)

Dar tus regalos de Navidad tal cual los has comprado no es una buena idea. Y no, tampoco vale envolverlos en papel de aluminio. Por muy cutre que sea el regalo que lehas comprado a tu madreestas navidades, ten claro quele gustará mil veces mássi lo envuelves cuidadosamente.

Hay personas que sólo compran en tiendas donde haya un departamento exclusivo con estudiantes y recién licenciadosque envuelven lo comprado –ahora lo llaman packaging para darle caché–, pero el resto de los mortales (y todo aquel que quiera ahorrarse dinero comprando en internet) se enfrenta al único ejercicio de manualidades del año que acaba.

En la red pueden encontrarse decenas de métodos para envolver regalos, pero casi todos son versiones de los dos mismos métodos: el tradicional y el japonés. Estos son los pasos que debes seguir.

1. Prepara el regalo

Antes de envolver el regalopiensa siestá en condiciones de ser presentado. En primer lugar asegúrate de que has quitado el precio. No hay nada peor que darte cuenta después de haberlo envuelto. Además, si tiene forma rara, lo mejor es que lo metas en una caja que pueda envolverse bien. Recuerda que el sentido de envolver un regalo es que permanezca en secreto hasta que el regaladolo abra. Si envuelves un balón con la forma de un balón la cosa perderá parte de la gracia.

2. Prepara el papel

Elige el papel con que vas a envolver el regalo. En estas fechas venden papeles de regalo en todas las tiendas, pero si eres de esas personas que guardan el envoltorio de lo que recibiste hace un año (¡enhorabuena!) puedes hacer que tu papel luzca como nuevo dándole una pasada con la plancha.

3. Corta el papel

Antes de cortar el papel mide cuánto necesitas. Debe sobrar el suficiente margen por todos lados. No confíes en tu fantástico pulso. Siempre que puedas utiliza una regla. Evitarás problemas.

4. Envuelve

Coloca el regalo en el centro del papel (sobre el lado sin colorear) y envuélvelo de un lado y el otro, tal como se indica en este vídeo.

Si has cortado de más no pasa nada, haz un doblez con el papel sobrante antes de pegar. Intenta hacer los dobleces a la primera, para que el papel no quede arrugado. Y no te pases poniendo celo: no quieres que tu regalo esté envuelto en él.

Este método está haciéndose cada vez más popular por lo rápido que resulta: sólo requiere un doblez y un trozo de celo.

1. Prepara el papel y el regalo

Sigue los consejos del método tradicional.

2. Corta el papel

Para esté método el papel debe ser más ancho que largo. Las primeras veces que envuelvas calcula la longitud necesaria simulando que lo estás envolviendo. Después aprenderás enseguida a acertar a ojo (lo bueno de este método es que, además, es muy sencillo deshacerse del papel sobrante).

3. Envuelve

Envuelve el regalo siguiendo los movimientos de este vídeo.

Recuerda hacer un doblez en la última vuelta para que quede bonito y pon un trozo de celo. Este método se puede realizar haciendo más dobleces, pero entonces deja de ser rápido (y el resultado final tampoco varía mucho).

Regalos Navidad
El redactor recomienda