AUGE Y CAÍDA LIBRE DE JULIEN BLANC

Cómo enseñar técnicas para ligar y que te acaben echando de Inglaterra

El autoproclamado maestro en ligoteo Julien Blanc no podrá volver a entrar al Reino Unido tras ser acusado de promover el acoso sexual. ¿Qué dice exactamente?

Foto: El gurú del ligoteo Julian Blanc en una de las imágenes publicadas en Twitter por él mismo que han causado una gran polémica.
El gurú del ligoteo Julian Blanc en una de las imágenes publicadas en Twitter por él mismo que han causado una gran polémica.

¿Quién decía que, en la sociedad moderna, ningún discurso sexual, por desagradable que sea, tiene consecuencias penales? Que se lo digan al autoproclamado maestro en ligoteo Julien Blanc, que no podrá volver a entrar al Reino Unido después de ser acusado de promover el acoso sexual por una campaña internacional, lo que ha llevado a Theresa May, ministra británica del Interior, a rechazar la petición de un visado para entrar al país. 

No es esta la única mala noticia para este suizo, que se ha visto obligado a abandonar Australia en mitad de su última gira promocional después que su visado fuese cancelado como consecuencia de la misma campaña que ha hecho que se le niegue el acceso a Gran Bretaña. ¿Qué ha hecho para granjearse el odio de tantas personas (hombres y mujeres) a lo largo y ancho de todo el planeta? Unas cuantas cosas: por sus obras le podemos conocer. Y, por ejemplo, explica en su página web, Pimp, que “puede parecer ofensivo, puede parecer inadecuado, es emocionalmente dañino, pero funciona”, aunque luego aclare que “es broma…”

No es el único artista del ligue, pero sí el que ha ido más lejos

Se refiere, obviamente, a sus estrategias de cortejo del sexo opuesto. En su página web explica cómo un buen día se cruzó con The Game, el célebre libro de Neil Strauss que enseña cómo ligar y que ha dado lugar a un inacabable número de imitadores, y decidió poner en práctica sus consejos. Sin embargo, los ha llevado demasiado lejos, hasta lindar con el abuso sexual. La que ha colmado el vaso y que le ha convertido en “el hombre más odiado en Japón”, como aseguraba un artículo publicado en Japan Subculture. No es el único artista del ligoteo del mundo –existen muestras incluso en nuestro país– , pero sí el que ha llevado más lejos sus agresivos principios.

A Blanc no se le había ocurrido nada mejor que asegurar que “cuando eres un tipo blanco en Tokio, puedes hacer lo que quieras”. O eso se desprende de un vídeo llamado “hombre blanco folla mujeres asiáticas en Tokio (y los métodos para conseguirlo)”, en el que señala que es tan fácil como agarrar a una oriental y atraerla hacia ti. “Ella simplemente se reirá. Di algo así como ‘Pikachu’ o ‘Pokemon’ para eliminar la tensión”. Lo que propone es agarrar del cuello a la mujer y conducirla hacia su ingle, algo que él mismo ha realizado en repetidas ocasiones, como muestran diversas fotografías que él mismo ha publicado en redes sociales, y en las que aparece agarrando el cuello de diversas mujeres. 

A pesar de haber pedido disculpas en la cadena BBC, donde lamentaba haberse convertido en “el hombre más odiado del mundo”, y afirmar que “afrontaba al 100% las responsabilidades de sus actos”, eso no parece haber sido suficiente para que las autoridades inglesas y australianas levanten su castigo. Tampoco en Brasil, donde el ministro de Asuntos Exteriores ya ha anunciado que no tendrá pasaporte para su gira de enero de 2015, ni en Estados Unidos, donde ha empezado a ver canceladas algunas paradas de su cita. El circo, hasta nueva orden, está cerrando sus puertas.

Los métodos infalibles del hombre más misógino

Dichas imágenes, que lo presentan agarrando el cuello de varias mujeres, podrían estar sacadas de contexto (y así lo dice Blanc) si no fuese porque él mismo ha recordado en repetidas ocasiones que la conquista femenina pasa por el maltrato psicológico y la intimidación física (o, como él lo llama, “cortocircuitando sus sistemas”), y las ha posteado en redes sociales que el inequívoco hashtag #ChokingGirlsAroundTheWorld (“Estrangulando a chicas por todo el mundo”). En la entrevista de la BBC, Blanc aclaraba que conocía de antemano a las chicas con las que aparecí, que había que tomarse sus conferencias –por las que puede llegar a cobrar una nada desdeñable cantidad de 1.800 euros por invitado– con un punto de humor, y que nunca fue su intención “hacer daño a nadie”.

El humor perverso te hará meterte en sus bragas

Pero una simple visita a la página web o a los perfiles en redes sociales de RSD (Real Social Dynamic Action), la organización de consultoría sentimental que dirige, para darse cuenta de que, para tratarse de una broma, quizá la haya llevado demasiado lejos. En una entrada de su blog, llamada “el humor perverso que te hará entrar en sus bragas”, explica que un poco de mala leche y engaño (“di que tu novia ha muerto”) te hará conseguir una cita, a pesar de que todos sus vídeos han sido eliminados de YouTube.

Quizá el método más tristemente célebre sea el del “ahogamiento” de las mujeres a las que quiere conquistar, y que consiste en agarrarlas del cuello o tapar su boca antes de que sean capaces de decir nada. Además, también propone saltarse las conversaciones banales e ir al grano hablando de sexo cuanto antes. “Tus acciones le deben quitar a la mujer la responsabilidad de encima, están al mando, no se trata de conseguir su permiso, y así es cómo te acercas al lugar del sexo”, explicaba. En definitiva, sugería en otro texto, su método pasa por “acabar con la autoestima de las chicas”, como se llama en otro vídeo que ha sido eliminado de las redes.

Del maltrato al cortejo

¿Qué más postula Blanc en su proceso de cortejo? Un diagrama publicado en Facebook por RSD y que ha sido replicado en multitud de medios da buena idea de su filosofía vital, ya que fue reproducido junto a un mensaje que sugería que era una lista de comportamientos que se debían imitar… a pesar de que fue adaptado de una guía de prevención para mujeres que sufren abusos. El esquema se dividía en ocho cuadrantes, según la clase de comportamiento que llevaba a cabo el maltratador.

Por ejemplo, el abuso económico (“que no tenga trabajo”), la intimidación (“golpea cosas”, “haz que tenga miedo”, “golpea a sus mascotas”), el abuso emocional (“hazla sentir mala y culpable”, “humíllala”, “hazla pensar que está loca”), utilizar el privilegio masculino (“toma todas las decisiones”, “decide qué es lo que deben hacer los hombres y las mujeres”) o la coerción y las amenazas (“amenaza con dejarla, con suicidarte, o con llamar a servicios sociales”).

Blanc ha pedido perdón también por postear dicha imagen, algo que calificó como “estúpido”, al mismo tiempo que prometía que tendría más cuidado en el futuro. La entrevista concluía con un propósito de enmienda sobre toda su obra pasada y futura, aunque ello no resuelve la gran cuestión: ¿a qué clase de persona le parece medianamente normal postear una guía contra el maltrato como un decálogo a seguir para ligar, por muy irónico que pretenda ser?

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios