LA REACCIÓN CONTRA LA DEUDA ESTUDIANTIL

Starbucks pagará la carrera a sus empleados, incluso si no se quedan en la empresa

Todas las empresas saben que la formación de sus empleados es esencial, aunque prefieran hacer oídos sordos y despreciar el valor de su capital humano

Foto: Howard Schultz, CEO de la compañía cafetera, intenta solucionar el problema de las deudas estudiantiles en EEUU. (Reuters/David Ryder)
Howard Schultz, CEO de la compañía cafetera, intenta solucionar el problema de las deudas estudiantiles en EEUU. (Reuters/David Ryder)

Todas las empresas saben que la formación de sus empleados es esencial, aunque muchas prefieran hacer oídos sordos y despreciar el valor añadido que proporciona su capital humano. Starbucks, en una iniciativa pionera, acaba de poner en marcha una campaña que promete revolucionar la relación entre la empresa y sus trabajadores (o “socios”, como los suelen denominar), ofreciéndoles la posibilidad de obtener el equivalente a un título de grado financiando sus estudios, algo de lo que se podrán beneficiar tanto los trabajadores junior como los senior.

La propuesta, que ha recibido el nombre de Starbucks College Achievement Plan, se llevará a cabo en colaboración con la Universidad del Estado de Arizona, que permitirá a los trabajadores de la firma nacida en Seattle acceder a sus programas de estudios online. Los empleados, que tienen que cumplir la única condición de trabajar al menos 20 horas a la semana en los establecimientos de la empresa, podrán elegir entre 40 carreras distintas. Estos recibirán el reembolso completo por cada semestre terminado, y lo que es más importante, a diferencia de lo que ocurre con otras iniciativas semejantes, no tendrán ningún compromiso de mantenerse en la empresa después de haber concluido los estudios.

La firma espera mejorar el valor de sus trabajadores actuales y ahorrar en reclutamiento y entrenamiento de nuevos empleados

“No requerimos o esperamos que los socios que se unan a este programa se queden con nosotros después de graduarse”, explica en The Wall Street Journal Cliff Burrows, presidente de la división estadounidense de la marca. “Esperamos que se queden con nosotros y crezcan con nosotros, pero son libres de pasar al siguiente nivel en sus carreras y en sus vidas”.

Una apuesta con perspectiva de futuro

Habrá quien mantenga que para servir cafés no es necesario estudiar una ingeniería o magisterio, o que incluso puede resultar contraproducente en cuanto que pueden despistar al trabajador de sus quehaceres cotidianos o hacerle soñar con una carrera diferente. No es eso lo que deben haber pensado en Starbucks, que alega razones competitivas para justificar su apuesta. Es más, espera mejorar el valor de sus trabajadores actuales y ahorrar en reclutamiento y entrenamiento de nuevos empleados.

Según los cálculos de Michael Crow, presidente de la Universidad de Arizona, el programa atraerá a entre 15.000 y 20.000 trabajadores de Starbucks de todo Estados Unidos, un amplio porcentaje de los 135.000 empleados que la firma tiene en todo el país, una cuarta parte de los cuales ya tienen un estudio universitario. Muchos de ellos son, precisamente, jóvenes que aspiran a financiar sus propios estudios.

“Durante los últimos años, hemos visto la fractura del Sueño Americano”, ha declarado Howard Schultz, CEO de la compañía. “No hay ninguna duda, la desigualdad dentro del país ha provocado que muchos americanos se estén quedando atrás. La pregunta es si deberíamos aceptarlo o hacer algo al respecto”. Hace 10 meses el proyecto comenzó a tomar forma cuando Crow se encontró con Schultz para averiguar de qué manera se podía proporcionar una mejor educación a sus empleados. Hasta la fecha, Starbucks ya había financiado hasta 1.000 dólares al año de las matrículas de sus empleados, y la firma calcula que desde 2011 pueden haber destinado más de seis millones de dólares a este aspecto.

“Apoyar las ambiciones de nuestros socios es la mejor inversión que Starbucks puede hacer”, explica Schultz. “Todo el que trabaje tan duro como nuestros socios debería tener la oportunidad de completar su carrera en la universidad, al mismo tiempo que la compagina con el trabajo, la escuela y su vida personal”. Puede parecer un pequeño paso para una gran empresa, pero es un gran paso para un país en el que las deudas de los estudiantes se han multiplicado durante los últimos años. Y que quizá, como sugiere Burrows, se traslade pronto a las filiales de Starbucks de otros países como España. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios