Ten mucho cuidado: cómo conquistar a alguien en tan sólo doce minutos
  1. Alma, Corazón, Vida
COMPORTAMIENTOS QUE CONDUCEN AL ÉXITO

Ten mucho cuidado: cómo conquistar a alguien en tan sólo doce minutos

Gracias a la amplitud de la oferta romántica que ha propiciado la aparición de internet y otros avances tecnológicos, tenemos más claro lo que queremos

placeholder Foto: Antes de que llegue el primer plato, ya sabrá si le resultas atractivo o no. (Corbis)
Antes de que llegue el primer plato, ya sabrá si le resultas atractivo o no. (Corbis)

El frenesí con el que nos conducimos en el mundo del trabajo parece haberse trasladado a nuestra vida amorosa. Gracias a la amplitud de la oferta romántica que ha propiciado la aparición de internet y otros avances tecnológicos, cada vez tenemos más claro lo que queremos (eso sí, superficialmente), y aquello que no estamos dispuestos a tolerar, puesto que no será particularmente difícil encontrarlo en otras personas.

Como ha puesto de relieve una reciente encuesta realizada por el grupo asegurador Axa, no gastamos más de 12 minutos en valorar si una persona puede ser una potencial pareja o no. Es durante ese período de tiempo en el que las 2.000 personas que participaron en la encuesta identificaban aquellas señales que consideraban atractivas o las que pertenecían a una persona que, bajo ninguna circunstancia, podría aspirar a salir con ellas.

El empleo del tiempo

La obsesión por el tiempo que tardamos en formarnos una impresión ha sido un tema recurrente en las investigaciones más recientes, como si se tratase de una consecuencia insoslayable de la optimización de nuestro horario. Recientemente explicábamos cómo los seleccionadores de personal suelen gastar, de media, unos 6 segundos en echar un vistazo a los currículos de los candidatos. El psicólogo Malcom Gladwell también defendía que la decisión de contratar a alguien o no hacerlo se toma durante el primer par de segundos que transcurren tras conocer a alguien, algo que han refrendado posteriores investigaciones.

El lenguaje no verbal proporciona una información sutil pero significativa

Comparado con estos breves períodos de tiempo, doce minutos parecen una eternidad. Por supuesto, no pueden garantizar ni el amor eterno ni una convivencia pacífica, pero sí si hay ese feeling indefinible del que muchos suelen hablar para justificar una atracción irracional o un rechazo repulsivo. Para ello, el lenguaje no verbal es esencial y, aunque pueda parecer superficial, proporciona ese tipo de información que puede hacer que la balanza se incline hacia un lado o hacia otro.

¿Cuáles son los tres elementos en los que más se fijaban los consultados? Ganaba por goleada la sonrisa (con un 64%), seguida por el contacto visual (58%) y el tono de la voz (25%), que no por casualidad son algunas de las características físicas en las que ha hecho un mayor hincapié el análisis del lenguaje no verbal.

Completando el podio se encuentra tener un aliento fresco y bien oliente (con un 45%); a continuación, hacer gala de un bonito tono de voz (25%) y llevar ropas bonitas o elegantes (23%). Superficial, sí, pero más lo sería pretender juzgar el carácter, inteligencia y temperamento de una persona tras apenas doce minutos de charla.

No tienes nada que hacer

Resulta razonable pensar que la amabilidad, una bonita sonrisa, cierta seguridad en uno mismo o, incluso, una bien medida galantería podrían garantizarnos resultar atractivos a los demás. Pero ¿qué es aquello que nos presenta como indeseables? No hay que ser un genio para adivinar que en el primer puesto se encuentra un mal olor corporal (con un 59%), algo que no resulta excusable ni siquiera en el caso de que hayamos tenido que realizar un gran esfuerzo físico, no digamos ya en el contexto de una cita. A una corta distancia se encontraba otro avatar de la higiene, tener mal aliento (53%).

Llama la atención aquello que ocupa el tercer y cuarto puesto: una de cada cuatro personas no daría una segunda oportunidad a su cita si se pusiese a decir tacos. Las ropas desaliñadas son también un importante factor de rechazo (36%), así como una seriedad sepulcral que nos lleve a no sonreír nunca (33%).

Hasta un 6% de mujeres y un 5% de hombres se ponen a dieta si tienen una cita en el horizonte

La encuesta define también algunos de los hábitos y las costumbres que definen a la segunda década del siglo XXI. El 6% de los solteros reconoce buscar en redes sociales como Facebook o Twitter referencias sobre la persona que acaba de conocer, y hasta una de cada cuatro personas estaría dispuesta a alterar su apariencia si de esa manera resulta más atractiva ante los demás. En el caso de ellas, esto se traducía en un corte de pelo, una nueva colonia o una sesión de manicura. En el de los hombres, se trataba de estar dispuestos a dejarse crecer el vello facial durante unos pocos días. Hasta un 6% de mujeres y un 5% de hombres se ponen a dieta si tienen una cita en el horizonte.

Como ha declarado Chris Jones, de AXA, “el paso inicial en una relación puede ser una experiencia que nos ponga nerviosos, pero es importante”. En la opinión del encuestador, “necesitas pensar sobre las pequeñas cosas que significan mucho en una cita, ¡parece ser que las primeras impresiones se forman muy rápidamente!” En resumidas cuentas, por muy bueno que seas, el resto de personas del sexo contrario nunca lo sabrán si no te conceden una segunda oportunidad.

Relaciones de pareja Empleo Psicología social
El redactor recomienda