Los siete secretos de la felicidad en el amor, por gente que sabe de esto
  1. Alma, Corazón, Vida
EXIGE UN BUEN MATRIMONIO

Los siete secretos de la felicidad en el amor, por gente que sabe de esto

La felicidad a gran escala, en términos generales, no deja de ser algo muy difícil de abarcar. Aunque el amor no lo es todo, sí es un ingrediente importante

placeholder Foto: Si queremos que nuestra relación de pareja sea exitosa, no debemos pensar únicamente en el corto plazo. (Corbis)
Si queremos que nuestra relación de pareja sea exitosa, no debemos pensar únicamente en el corto plazo. (Corbis)

Hemos hablado ya en alguna ocasión de los modos que la ciencia considera infalibles para ser feliz en la vida,si es que la obtención de la felicidad es algo que la ciencia pueda regular. No obstante, la felicidad a gran escala, en términos generales, no deja de ser algo muy difícil de abarcar. La escritora Tara Parker-Pope, que se deja leer a menudo en las páginas del New York Times, ha publicado su libro For Better: How the Surprising Science of Happy Couples Can Help Your Marriage Succeed, en el que proporciona lo que ella considera las claves para la felicidad marital. Y aunque, por supuesto, no es la pareja lo único importante de nuestras vidas, no deja de ser un paso hacia la felicidad el hallarse a gusto en el matrimonio. Estos son los siete ingredientes secretos que, según Parker-Pope y subrayados por Eric Barker garantizan la felicidad marital:

1. Celebrad las buenas noticias

Resulta que el divorcio no está relacionado con los elementos negativos de la relación sino, más bien, con la devaluación de las cosas positivas. Así, en For Better se recogen las declaraciones de Howard Markman, codirector del Center for Marital and Family Studies en la University of Denver, y uno de los principales investigadores al respecto: “Resulta que la cantidad de diversión que tienen las parejas, así como la fuerza de su amistad, son un predictor muy fiable de su futuro”.

Si queremos un matrimonio bueno, debemos exigir un matrimonio bueno

Por eso Parker-Pope anima a celebrar los buenos momentos como estos se merecen, ya que la investigación demuestra que las parejas que celebran regularmente los buenos acontecimientos tienen mayores niveles de compromiso, intimidad, confianza y satisfacción en la relación. Así, hay que mimar las celebraciones. No se trata de decirle al otro que estás orgulloso de él o de expresar tu alegría, sino de hacer algo especial que lo conmemore.

2. Cinco contra uno

¿Cuántos momentos buenos y malos compartes con tu pareja? Las investigaciones señalan que son necesarios cinco eventos positivos para combatir uno negativo. Evidentemente, no hay que contar cada una de las ocasiones compartidas, pero si el número de momentos buenos y malos se acerca al empate es muy probable que el matrimonio esté avocado al divorcio. Así lo constataban los investigadores de la University of Washington, que alegaban que “en los matrimonio estables, hay al menos cinco veces más interacciones positivas que negativas”.

Cabe recordar que a menudo los intercambios negativos se pueden apaciguar con un sencillo “lo siento”, y nivelar así la balanza científica que garantiza un amor estable.

3.Sé exigente

Es muy frecuente oír la letanía de que la gente se casa con las expectativas demasiado altas y por eso luego se decepciona, pero la ciencia dice lo contrario. Las investigaciones apuntan que la gente que más exige, más obtiene. En For Better se hace alusión al estudiodel doctor Baucom, que concluyó que “la gente que tenía expectativas idealistas, que realmente quería ser bien tratado y cultivar el romance y la pasión en su matrimonio, terminabateniendo ese tipo de matrimonios. Los hombres y mujeres con el listón bajo, que no esperaban un buen tratamiento, comunicación o romance, terminaban en relaciones que no ofrecían ese tipo de cosas…”

En definitiva: si queremos un matrimonio bueno, debemos exigir un matrimonio bueno.

4. Manteneos cerca de la familia y los amigos

Un matrimonio que vive en una cápsula aislada y pretende obtener todo el apoyo y la intimidad de ese pequeño núcleo no ha resultado ser, según Parker-Pope, un buen sistema: es insano y muy poco realista. Según ella, debemos contar con los amigos y la familia, y el matrimonio debe ser nuestra relación principal, pero no la única. A veces, tu pareja te lo agradecerá, pues se verá descargada de muchas exigencias.

5. No esperes que tu pareja te haga feliz

Esperar que nuestro marido o mujer nos haga felices es muy poco realista y, además, muy injusto: ¿Qué clase de losa vamos a soltar sobre alguien a quien queremos tanto?

For Better testimonia lo sorprendente que es que las investigaciones científicas consideren la felicidad algo bastante estable. Un evento grande, como la boda o el matrimonio de un hijo, pueden desencadenar un gran auge de felicidad a corto plazo, pero los estudios sugieren que la mayoría de la gente vuelve al punto de partida.

Deja el libro a un lado y ve a tener relaciones sexuales con tu marido o tu mujer

6. Tened más sexo

Es normal que en el transcurso de la relación matrimonial el deseo mengüe, pero la ciencia recomienda seguir teniendo relaciones sexuales: es sano biológica y emocionalmente y produce beneficios que no debemos ignorar.

El sexo mejora el humor, hace aumentar paciencia, palia la ira y lleva a una relación más satisfactoria. Así, quien coja el libro de Parker-Pope leerá, llegados a este punto: “Deja el libro a un lado y ve a tener relaciones sexuales con tu marido o tu mujer”.

7. ¡Entusiasmaos!

No se trata tanto de compartir actividades placenteras, sino de organizar cosas excitantes y novedosas que fomenten la capacidad creativa de estrenar algo todos los días. Está muy bien tener tradiciones comunes que os alegren y reconforten, pero también es necesario poder probar cosas nuevas juntos y disfrutar. Al fin y al cabo, la felicidad –también la marital– consiste en pasárselo muy bien. A eso aludía un reciente tuit de @egonayerbe: “Quédate con quien te haga reír. Busca tu comedia naranja…”

Matrimonio Mujer Relaciones sexuales Sexo Divorcio La felicidad se demuestra andando
El redactor recomienda