Es noticia
5 maneras de saber cuánto van a tardar en separarse tus amigos
  1. Alma, Corazón, Vida
PUEDE SER UNA BUENA AYUDA

5 maneras de saber cuánto van a tardar en separarse tus amigos

Aunque no lo admitamos, dedicamos una gran parte del tiempo de nuestras conversaciones a hablar de las relaciones de nuestros amigos y conocidos

Foto: Perder la ilusión por tu pareja es el primer paso para que la relación comience a agrietarse. (Corbis)
Perder la ilusión por tu pareja es el primer paso para que la relación comience a agrietarse. (Corbis)

Dedicamos una gran parte del tiempo de nuestras conversaciones a hablar de las relaciones de nuestros amigos y conocidos. ¿Qué tal andan María y Diego? ¿Cuánto tiempo llevan ya Pati y Miguel? ¿Y Pablo antes con quién ha estado? Según Theresa DiDonato, psicóloga social y profesora adjunta en la Loyola University Maryland, esa fascinación que nos producen las relaciones ajenas se debe a diversos factores, desde una curiosidad algo morbosa hasta un genuino interés por el bienestar de nuestros conocidos. Pero también porque nos preocupa saber qué cosas les han funcionado a los demás,o les han condenado, para aplicar esos conocimientos a nuestras propias relaciones.

DiDonato ha identificado una serie de patrones que pueden diferenciar a las parejas que son más felices de las que lo son menos, muchos de los cuales cualquier observador sagaz podría testimoniar. Estos son, según un artículopublicado por la psicóloga en Psychology Today, los principales signos que nos pueden indicar que una relación ajena no se dirige a buen puerto:

1. Tu amigo no está ilusionado con su pareja

Normalmente las parejas felices y enamoradas ven la vida de color de rosa y a su compañero sentimental con buenos ojos. Así, el mejor indicador de que tu amigo está enamorado es que se muestre insoportable, hablando constantemente de lo perfecta, guapa, lista y maravillosa que es su novia. Si es feliz, no hablará de las debilidades de su pareja, sino de sus puntos fuertes, y este hábito ayudará a mantener la ilusión y la solidez de su relación. Por el contrario, la ausencia de esta ilusión será señal inequívoca de que tu amigo no está tan enamorado y su relación no va viento en popa.

2. Algunos amigos del entorno se están divorciando

Según DiDonato el divorcio se traspasa de amigo a amigo como una buena receta o como un mal constipado. Menciona un estudio en el que los investigadores concluyeron que la probabilidad de que una persona se divorciase aumentaba un 75% si había una conexión directa con alguien divorciado (un buen amigo, por ejemplo). La probabilidad aumentaba hasta un 33% si la conexión era más indirecta: si el amigo de un amigo se había divorciado. Si bien no es algo determinante, el hecho de tener divorcios a nuestro alrededor que nos conmocionen nos hace considerar la separación propia y nos plantea preguntas sobre nuestra relación que de otro modo nunca nos habríamos hecho.

3. Tu intuición te dice que la relación no durará

DiDonato señala que muchas veces las impresiones externas son más lúcidas que las de aquellos que se encuentran inmersos en la relación. Por supuesto, no es un indicador que funcione maquinalmente, pero a menudo los amigos tienen razón a la hora de juzgar las relaciones de sus colegas, pues les conocen bien y poseen una sana distancia observadora que ayuda a ver las cosas con claridad. Además, la aprobación de las personas que nos rodean influye en los comportamientos que tenemos de cara a nuestra relación, y las opiniones de nuestros amigos pueden a veces ser determinantes.

4. Hay una gran diferencia entre el sueldo de tu amigo y el de su pareja

Un reciente estudio sueco sugiere que la desigualdad de salarios afecta a la estabilidad de la pareja: cuanto mayor es el desfase, más posibilidades hay de terminar en divorcio. DiDonato lo pone en relación con una característica más general, que alude a que las parejas que se parecen en líneas globales y cuya situación se asemeja tienden a tener matrimonios más satisfactorios que aquellas que difieren en muchos puntos.

5. Has observado que están a la defensiva

Puede suceder que presenciemos alguna discusión entre un amigo nuestro y su pareja. El conflicto no es malo per se y puede ser incluso saludable para una relación. Lo que sí es mal síntoma es una discusión constante y un continuo estar a la defensiva por ambas partes. También nos debe poner en alerta una comunicación dudosa: ¿se escuchan al hablar? ¿Se respetan?

Una última observación

Estos son los que DiDonato considera los principales síntomas que podemos vislumbrar en las relaciones ajenas y nos indican, sin lugar a dudas, que algo no va como debiera. Sin embargo, esta psicóloga hace una última observación que no debemos pasar por alto: como personas ajenas a la relación tenemos acceso a una cantidad limitada de información. No podemos saber realmente cuál es la dinámica entre dos personas ni a qué responden sus actitudes. Está bien que seamos observadores y que estemos atentos, pero nunca debemos pensar que hemos sacado una conclusión incontestable o que podemos intervenir con conocimiento de causa.

Divorcio Relaciones de pareja Matrimonio Amor
El redactor recomienda