DESAGRADABLES EFECTOS SECUNDARIOS

Los nueve fármacos que pueden afectar (para mal) a tu potencia sexual

Si sientes que tu libido desaparece, la receta que te dio tu médico la semana pasada puede tener la culpa. No desesperes y busca alguna alternativa

Foto: Hay numerosos fármacos que pueden provocar una disminución de la libido. (Corbis)
Hay numerosos fármacos que pueden provocar una disminución de la libido. (Corbis)

Todos hemos oído hablar de medicamentos, e incluso alimentos, que pueden hacer que mejore nuestra vida sexual, pero se habla poco de aquellos fármacos que pueden arruinarla. Si sientes que tu libido desaparece, la receta que te dio tu médico la semana pasada puede tener la culpa. No desesperes, lo más probable es que exista una medicación alternativa.

Estos nueve fármacos, cuyo consumo está muy extendido, pueden provocar un descenso repentino de tu libido sexual.

1. Píldora anticonceptiva

La píldora puede disminuir los niveles de las hormonas sexuales, como la testosterona, y acabar afectando a la libido de algunas mujeres. Aunque no es un efecto secundario habitual –de hecho, lo más normal es que el deseo sexual aumente–, si tienes problemas lo mejor es probar con distintas píldoras o, si el problema persiste, cambiar de método anticonceptivo.

2. Antihistamínicos

Diversos antihistamínicos que pueden adquirirse sin receta, como la difenhidramina (Benadryl y Dimedrol) y la clorfenamina, pueden afectar al desempeño sexual. En este caso, si se presentan problemas, basta con tener cuidado con los horarios. El efecto de la mayoría de antihistamínicos no supera el día de duración, y los efectos secundarios, de haberlos, no suelen pasar de las ocho horas. Estos compuestos también pueden estar presentes en medicinas para el catarro o la tos.

3. Proscar y Propecia (finasterida)

El Proscar es el medicamento más común para tratar la hiperplasia prostática benigna (HPB), un problema muy común entre los hombres de edad avanzada. El principio activo es la finasterida, que hace que disminuyan los niveles de testosterona y, con ella, la libido sexual. Existe una alternativa al tratamiento con Proscar, pero no es farmacológico: se trata de la resección transuretral de la próstata, una operación muy común que consiste en insertar un tubo en la uretra que permite la eliminación de una parte de la próstata.

La finasterida también se utiliza para tratar la alopecia androgénica o hipocrática con el nombre comercial de Propecia, pero en dosis muy inferiores. El fármaco puede afectar al desempeño sexual de hombres jóvenes y, aunque el porcentaje de pacientes que presentan el problema es bajo (menor del 2%), siempre se pueden probar otras alternativas (con el debido asesoramiento médico) como el Rogaine, que no tiene estos efectos secundarios.

4. Inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS)

Este compuesto es muy común en los fármacos para tratar la depresión y la ansiedad y es el principal principio activo de conocidos medicamentos como el Prozac o el Zoloft. Al tomar estos medicamentos aumentan los niveles de serotonina, y estamos de mejor humor pero, por desgracia, disminuye nuestra libido sexual y podemos sufrir disfunción erectil. 

Entre el 17 y el 41% de los pacientes que toman ISRS presentan dificultades sexuales, pero hay algunos fármacos, como el Wellbutrin o el Vilazodone que pueden servir como alternativa.

5.  Antidepresivos tricíclicos

Con la aparición de los ISRS en los años 90 el uso de los antidepresivos tricíclicos –como la amitriptilina (Elavil, Tryptizol, Laroxyl…)– disminuyó, pero todavía se siguen recetando para tratar las migrañas, la ansiedad e, incluso, como analgésico. La disminución de la libido sexual está entre sus efectos secundarios más comunes. En ocasiones, basta ajustar la dosis para que el problema desaparezca.

6. Antiepilépticos

Los medicamentos antiepilépticos, o anticonvulsivos, se usan tanto para tratar la epilepsia, como el síndrome convulsivo febril del niño y, en algunos casos, el trastorno bipolar. El Tegretol es su presentación comercial más conocida. Se trata de fármacos que amortiguan los impulsos nerviosos y, si bien pueden prevenir con eficacia los ataques epilépticos, también pueden reducir las sensaciones placenteras y el orgasmo mismo (que no deja de ser un ataque nervioso). Existen alternativas que puede buscar tu médico.

7. Opioides

Los analgésicos opioides, como el OxyContin o el Vicodin, pueden ser los más eficaces para tratar el dolor, pero también pueden disminuir los niveles de testosterona y provocar una caída del deseo sexual. Se trata de un efecto secundario poco frecuente, y en caso de que aparezca, es fácil encontrar alternativas.

8. Beta-bloqueadores

Los beta bloqueadores son los medicamentos más ampliamente extendidos para tratar los problemas cardiovasculares. Al disminuir la presión arterial pueden afectar al desempeño sexual. Existen muchos tipos en el mercado, por lo que, si surgen problemas, es sencillo encontrar una alternativa.

9. Benzodiacepinas

Existen estudios que aseguran que las benzodiacepinas, los medicamentos psicotrópicos más extendidos para tratar la ansiedad, el insomnio y algunos estados afectivos, afectan al rendimiento sexual. No está claro, en cualquier caso, si es el fármaco el que crea la disfunción o es la ansiedad de los pacientes la que disminuye la libido. Ante la duda, como siempre, lo más recomendable es consultar al médico. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios