SEGÚN UN EQUIPO DE MEDICINA DE HARVARD

¿Tienes pesadillas? Pues indican los problemas de salud que vas a tener

La información que aportan los sueños es clave para identificar y prevenir distintas enfermedades hasta diez años antes de desarrollarse

Foto: La apnea de sueño es la enfermedad más asociada a las pesadillas. (Corbis)
La apnea de sueño es la enfermedad más asociada a las pesadillas. (Corbis)

Interpretar el significado de los sueños es un reto científico aún pendiente de alcanzar, a pesar de los avances producidos en los últimos meses. Más allá del significado concreto de las realidades oníricas que todos experimentamos, la información que podríamos extraer de ellas podría ser clave para la medicina preventiva. Según un grupo de investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard, las pesadillas son un indicador prematuro de las enfermedades que vamos a sufrir, tanto a corto como a medio y largo plazo.

Trastornos psicóticos, infecciones de distinta índole, problemas de corazón, apnea de sueño o menopausia, son algunas de las patologías cuyos síntomas previos se reflejan en las pesadillas, según los resultados del estudio publicado en el último número de la revista Sleep. Despertarse de noche, sudorosos y asustados, debería ser algo a mencionar durante una consulta médica. Y es que los sueños no sólo tienen que ver con los aspectos psíquicos y emocionales, sino que cuando son negativos reflejan un problema físico subyacente que perturbaría el descanso normal.

Una de cada cuatro personas con migrañas suelen experimentar sueños desagradablesDurante la infancia, tener pesadillas de forma regular (unas dos o tres veces por semana durante varios meses seguidos) triplica el riesgo de sufrir trastornos psicóticos en el futuro. Esta fue la conclusión de otra investigación, también publicada en Sleep, para la que se siguió la evolución de cerca de 7.000 niños de entre dos y siete años. Las alucinaciones fueron la forma más frecuente de estos trastornos sufridos por los niños que tenían pesadillas regularmente.

Las causas, añadían los autores, pueden buscarse en traumas infantiles, principalmente los abusos paternos o el acoso escolar, aunque el consumo de videojuegos o películas de alto contenido violento también pueden jugar un importante papel en la configuración de las pesadillas.

Infartos, problemas respiratorios y párkinson

Otros estudios anteriores ya habían relacionado las interrupciones violentas del sueño durante la fase REM, debido a una pesadilla. En lo que se refiere a las patologías cardiacas, una investigación llevada a cabo en más de 6.000 adultos y publicada en el Netherlands Journal of Medicine concluyó que el riesgo de sufrir problemas de corazón era tres veces mayor en las personas que experimentaban pesadillas de forma regular. Respecto a las personas con apnea de sueño, ocho de cada diez dicen tener pesadillas.

Los menores que experimentan pesadillas de forma regular, dos o tres veces a la semana, tienen el triple de posibilidades de desarrollar un trastorno psicóticoLa insuficiencia cardiaca dificulta la respiración, sobre todo durante el sueño, lo que provoca que uno se despierte de forma repentina, normalmente, en medio de una pesadilla. Por otra parte, las infecciones y las gripes durante su primera fase aumentan las posibilidades de tener malos sueños. Para los autores, esto podría deberse a las dificultades para llegar a la fase REM cuando el sistema inmune ha detectado e intenta atacar a un agente infeccioso, lo que  haría nuestro sueño más ligero.

La enfermedad de Parkinson es otra de las enfermedades que pueden desarrollar las personas con estos trastornos regulares de sueño hasta una década después de comenzar a sufrirlos. El porcentaje de incidencia de esta enfermedad en las personas con malas conductas de sueño varía del 15 al 38%, según las investigaciones. Lo más significativo en este tipo de pacientes es que el contenido de los sueños suele ser siempre el mismo: persecuciones y ataques que los hacen reaccionar con patadas y puñetazos hasta el punto de llegar a lastimarse a sí mismos.

Migrañas, menopausia y síndrome premenstrual

Una de cada cuatro personas con migrañas suelen experimentar sueños desagradables durante la noche anterior a un ataque. Algo similar a lo que experimenta el 15% de mujeres que suelen tener pesadillas frecuentes debido a los cambios hormonales que preceden a la menopausia.

Las alucinaciones fueron la forma más frecuente de los trastornos psíquicos sufridos por los niños que tenían pesadillas regularmenteEn algunos casos, estos trastornos del sueño pueden comenzar a producirse hasta diez años antes del cese permanente de la menstruación. Los sofocos, los cambios de humor y los sudores provocados por la drástica reducción de los niveles de serotonina serían los responsables de los malos sueños durante la menopausia.

El síndrome premenstrual también puede manifestarse a través de las pesadillas, al menos en un 30% de los casos. El aumento de la hormona progesterona, producido antes de la menstruación, conlleva un aumento de la temperatura corporal y, por tanto, del insomnio. Así, las mujeres tienden a experimentar sueños más negativos y pesadillas durante esta fase.

Las investigaciones respecto a la relación entre las pesadillas y el desarrollo de problemas de salud aún están en ciernes, pero representan un objeto de vital importancia para identificar y prevenir enfermedades. No existen sueños prototípicos, cada representación onírica está construida en base a la personalidad y a las experiencias de cada uno, pero en el caso de las pesadillas el objeto de interpretación suele estar más acotado.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios