Horario: Las razones por las que cambiar el horario nos perjudica (y es un timo)
CÓMO DAÑA LA SALUD Y LA ECONOMÍA

Las razones por las que cambiar el horario nos perjudica (y es un timo)

¿Cambio de horario en primavera sí o no? Recogemos algunos de los argumentos que los detractores proporcionan para adelantar la hora en marzo

Foto: El cambio de horario en primavera puede perjudicar nuestro rendimiento laboral. (Corbis)
El cambio de horario en primavera puede perjudicar nuestro rendimiento laboral. (Corbis)

El debate sobre la conveniencia del cambio de horario primaveral se ha agudizado durante los últimos tiempos, de forma que hasta el Congreso solicitó la modificación del huso horario el pasado mes de septiembre. En dicho caso, se trataba de recuperar la vinculación al horario de Greenwich, con el objetivo de favorecer la conciliación de la vida personal y la profesional.

No obstante, son muchos los detractores del cambio de horario que se produce dos veces al año, independientemente del huso horario en el que se encuentren. Ahora que se avecina el enésimo cambio de hora, ya que en la madrugada del domingo 30 de marzo habrá que adelantar el reloj una hora, nos volvemos a preguntar los efectos positivos y negativos que tiene dicha convención.

Alemania fue el primer país en adoptar el cambio de horario para ahorrar en carbón, que podía ser utilizado en la guerraInfinidad de estudios y estadísticas se han propuesto defender la utilidad (o las terribles consecuencias) que origina el cambio horario, pero lo que está claro es que confunde al cuerpo humano. Se considera a William Wellett el principal responsable de llevar a la práctica la teoría que Benjamin Franklin enunció de manera satírica, al señalar que los parisinos ahorraban mucho dinero en velas, puesto que se levantaban más temprano. Fue Alemania el primer país que siguió la sugerencia de Wellett, con el objetivo de reducir las horas de iluminación artificial y, de esa manera, ahorrar en carbón que podía ser utilizado en la guerra.

A continuación recogemos algunas de las razones que han llevado a los detractores a afirmar que el cambio al horario de verano puede tener graves consecuencias en nuestro comportamiento y nuestra salud. Es sólo una parte de la historia, pero muy a tener en cuenta la próxima vez que cambiemos la hora y, ufanos, celebremos que el sol se oculte por el horizonte a las diez de la noche.

  • Afecta sensiblemente a nuestro sueño

La raíz de todos los males. Como ha puesto de manifiesto una investigación publicada en Neuroscience Letters, tanto la calidad como la cantidad del sueño se ven reducidas después de atrasar la manecilla del reloj: la noche en que se adelanta la hora se duerme alrededor de 60 minutos menos y el descanso es un 10% menos reparador.

  • Da lugar a más ataques al corazón

Según un estudio publicado el año pasado en el American Journal of Cardiology, las alteraciones del sueño y de las funciones corporales que se producen inmediatamente después del cambio de horario pueden resultar particularmente dañinas ese mismo domingo. Otros estudios, como el realizado por la Universidad de Alabama en 2012, identificaron un repunte de un 10% de la posibilidad de sufrir un infarto durante el lunes y el martes posteriores. Por el contrario, el cambio al horario de invierno, en el cual se goza una hora más de sueño, hace descender el número de ataques cardíacos.

¿Las razones? Nadie se atreve a confirmar completamente ninguna hipótesis, pero puede deberse a la privación de sueño que supone adelantar una hora el reloj, la alteración de los ritmos circadianos, que obliga a un reajuste de las células, o la alteración del sistema inmunológico, cuya reacción frente a determinadas enfermedades varía según la hora del día. Una forma de evitar dichos problemas puede ser acostumbrar poco a poco al cuerpo los días previos al cambio de hora, levantándose media hora antes, por ejemplo.

  • Aumentan los accidentes en el trabajo

Christopher Barnes y David T. Wagner analizaron el número de accidentes mineros entre 1983 y 2006 y descubrieron que el lunes posterior al cambio de hora estos aumentaban en número y en gravedad. ¿La razón? La falta de sueño: según los datos proporcionados por el Bureau of Labor Statistics, los trabajadores tienden a dormir 40 minutos menos de lo habitual durante la noche del sábado al domingo.  

  • Hay más accidentes de tráfico

La investigación realizada por Douglas Coate y Sara Markowitz para Accident Analysis & Prevention llegó a la conclusión de que un uso horario constante a lo largo del año permitiría reducir en EEUU en 171 las muertes de peatones en accidentes de tráfico y en 195 los fallecidos en colisiones.

  • Te hace vaguear más con el ordenador

Con el nombre de cyberloafing se conoce a ese vagabundeo por la red escribiendo correos, mirando páginas al azar o utilizando el chat que nos aparta de nuestro trabajo y desvía nuestra atención. Según un estudio publicado en el Journal of Applied Psychology, el cambio de horario aumenta esta práctica durante los días posteriores de manera particularmente sensible, seguramente ligado a los problemas de sueño.

  • Es malo para los negocios

M.J. Kamstra, L.A. Kramer y M.D. Levi son los principales valedores de la hipótesis de que el cambio del horario de verano provoca que el rendimiento de las acciones en bolsas sea generalizadamente menor en el lunes posterior al cambio. Aunque dicho punto haya sido discutido por otros investigadores como H. Berument, el grupo ha defendido con uñas y dientes la teoría de que el horario de verano perjudica a las bolsas y agrava el conocido como “efecto del fin del semana”, por el cual, el cese de la negociación durante dos días altera negativamente los resultados del lunes.

  • Se producen más suicidios

Otra investigación publicada en la revista Sleep and Biological Rhythms puso de manifiesto cómo los más pequeños cambios en los ritmos diurnos están asociados a un aumento de los niveles de suicidios, pero también, de qué manera las perturbaciones significativas en esos hábitos desestabilizan a los pacientes de desorden bipolar. Para ello, los investigadores recurrieron a los datos de suicidios producidos en Australia entre 1971 y 2001, que demostraron que, efectivamente, el cambio de hora afecta sensiblemente a los más vulnerables.

  • Sacas peores notas

Las consecuencias del cambio de hora pueden afectar también a nuestras capacidades cognitivas. Un análisis publicado en el Journal of Neuroscience, Psychology and Economics llegó a la conclusión de que los países en los que se cambia la hora en primavera obtienen peores resultados en los exámenes homogeneizados SAT que aquellos que no se someten a dicha alteración, algo que puede tener graves consecuencias económicas. Como añadían los investigadores con bastante sorna, “dados los resultados, puede ser importante que los gobiernos reflexionen colectivamente sobre este asunto, a no ser que ya hayan sufrido las consecuencias de pasar demasiado tiempo en el horario de primavera”.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios