SEGÚN UN ESTUDIO DE LA UNIÓN EUROPEA

La sequía asolará España: nuestros ríos perderán este siglo el 40% de su caudal

Según un estudio de investigadores de la comisión europea a finales de este siglo las sequías serán intensas y frecuentes. Y España se lleva la peor parte

Foto: El embalse gallego de Cecebre, tras varias jornadas sin lluvia. (Efe)
El embalse gallego de Cecebre, tras varias jornadas sin lluvia. (Efe)

En un mes de tormentas como el que estamos viviendo parece contradictorio hablar de una Europa en la que el agua sea un problema, pero según un estudio publicado hoy en la revista Hydrology and Earth System Sciences –el medio oficial de la Uníon Europea de Ciencias Geológicas– a finales de este siglo las sequías serán en Europa intensas y frecuentes.

“Nuestra investigación muestra que muchas cuencas fluviales, especialmente en zonas del sur de Europa, van estar expuestas a períodos de reducción del suministro de agua debido al cambio climático”, explica Giovanni Forzieri, investigador del Centro Común de Investigación de la comisión europea. Pero la escasez de agua no aparecerá sólo por el impacto del calentamiento global. Según Forzieri, “el crecimiento de la población y el uso intensivo del agua en la agricultura y la industria, provocará un incremento de la demanda, que se traducirá en una reducción aún mayor del caudal de los ríos”.

El escenario es especialmente duro para España. Según los investigadores, en la península ibérica, el sur de Francia, Italia y los Balcanes, el caudal de ríos y arroyos podría reducirse en un 40% y los periodos de sequía podrían aumentar en un 80%.

¿El retorno de la “pertinaz” sequía?

En España sabemos bien que la sequía es un desastre natural de primer orden, con un impacto tremendo a nivel social, ambiental y económico. Sólo en Europa los costes de las sequías en las tres últimas décadas superan los 100.000 millones de euros.

Para averiguar en qué medida el incremento de las temperaturas y la demanda de agua en Europa va a provocar un aumento de las sequías, los investigadores han analizado distintos modelos climáticos e hidrológicos. Para ello han trazado diversos escenarios, hasta 2100, en función de las emisiones futuras de gases de efecto invernadero y el consumo de agua de los diferentes sectores productivos.

En la península ibérica la temperatura en verano subirá 5º C al finales de sigloTras elaborar estos posibles escenarios, los científicos los han proyectado sobre un modelo hidrológico que imita la distribución y el flujo de agua en la Tierra. Mediante la ejecución de este modelo, para todas las cuencas hidrográficas de Europa y hasta el año 2100, los investigadores han podido evaluar el impacto de la sequía durante el siglo XXI.

Los resultados no son nada halagüeños. La subida de las temperaturas no sólo provocará una mayor evaporación del agua del suelo, los árboles y los lagos y embalses, además traerá períodos de sequía más frecuentes y prolongados y, por tanto, reducciones severas del suministro de agua.

El escenario usado finalmente para el estudio prevé que la temperatura global habrá crecido 3,4º C en 2100. Pero los autores advierten que la subida de las temperaturas será mayor en Europa, y aún mayor en las regiones del sur. “En la península ibérica, por ejemplo, la temperatura en verano subirá 5º C a finales de siglo”, asegura Luc Feyen, hidrólogo del Centro Común de Investigación de la comisión europea y coautor del estudio.

El uso intensivo del agua puede agravar la dureza de las sequías entre un 10 y un 30% en sur de Europa, pero también en el este y el centro de Europa y algunas partes de Reino Unido. Por ello los investigadores creen que es importante adaptar la gestión del agua a lo que está por llegar, dado que, como explica Forzieri, “un cambio en el sistema hidrológico podría mitigar el impacto socioeconómico y ambiental de la sequía”. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios