ESTÁ EMPEZANDO A EXTENDERSE EN EEUU

La consulta médica en grupo, lo último en ahorro de costes sanitarios

La consulta médica en grupo parece una idea descabellada, pero es un servicio que ya ofrece uno de cada diez centros de salud estadounidenses

Foto: El doctor Michael Valitutto durante una consulta del grupo de diabetes. (Borgess Promed)
El doctor Michael Valitutto durante una consulta del grupo de diabetes. (Borgess Promed)
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    La consulta médica en grupo parece una idea descabellada, pero es un servicio que ya ofrece uno de cada diez centros de salud estadounidenses. La clínica Cleveland, el hospital de Ohio considerado como uno de los cuatro mejores de Estados Unidos, fue uno de los primeros centros que la ofertó a sus pacientes, hace ya una década, tras llegar a la conclusión de que eran beneficiosas tanto para los enfermos como para el negocio. “Los pacientes se benefician de un mejor acceso a su médico y aumenta significativamente lo que aprenden en las consultas. Por otro lado, los proveedores ven crecer su disponibilidad y productividad sin incrementar las horas”, aseguraba en 2004 un estudio sobre este tipo de consultas publicado en el Cleveland Clinic Journal of Medicine.

    Aunque hay diversos modelos de consultas en grupo, todas cumplen una serie de pautas:

    Se ofertan siempre a pacientes que sufren una dolencia similar. Sus promotores aseguran que es especialmente útil para tratar enfermedades crónicas como la diabetes, el asma y la hipertensión, aunque también se han organizado para pacientes que buscan perder peso e, incluso, para tratar algunos tipos de cáncer.

    Las reuniones duran una hora y media y en ella participan entre 10 y 15 pacientes. El médico que dirige la sesión trata a cada paciente individualmente, pero los consejos se comparten en grupo. El objetivo principal es que las personas con problemas de salud similares compartan sus historias e ideas y aprendan entre ellos.

    Para conservar la confidencialidad de la práctica médica, los participantes tienen que firmar un documento en el que se comprometen a no compartir la información de otros pacientes.

    Bueno, bonito y barato

    Los centros sanitarios no ocultan que una de las principales ventajas de las consultas en grupo es el ahorro de costes que suponen para ambas partes. La clínica despacha a 15 pacientes en hora y media gracias al trabajo de un solo médico y los pacientes pagan lo mismo por una consulta de 90 minutos que por una de 10. Además, insisten, en lo que respecta a las enfermedades crónicas son mucho más eficaces que las visitas individuales.

    Las consultas en grupo crean una sensación de confort, apoyo y motivación que surge de compartir las experiencias“Es una forma diferente de hablar de salud”, explicaba el doctor Jeff Cain, presidente de la Academia Americana de Médicos de Familia a la revista Time. “Tiene más que ver con un grupo de amigos alrededor de un círculo aprendiendo juntos que con la consulta tradicional en la que sólo hablas con una persona autoritaria con bata blanca”. En realidad, a lo que verdaderamente se asemejan este tipo de consultas es a las terapias de grupo, el método más habitual para tratar adicciones que nunca se había extendido a otro tipo de problemas. El efecto es similar: se crea una sensación de confort, apoyo y motivación que surge de compartir las experiencias.

    Pero, pese a las bondades del sistema, hay mucha gente que se sigue resistiendo a probarlo. “En cuanto hablo de las consultas médicas en grupo la gente se imagina en calzoncillos en una sala llena de gente”, explica el doctor Richard Kratche, un médico de familia de la clínica Cleveland que dirige visitas en grupo para tratar la diabetes. “La primera visita siempre provoca miedo, pues tienes que compartirlo todo con el grupo, pero soy optimista. Hay muchas razones para que nos interesemos por las consultas compartidas. Cualquier cosa que podamos hacer por mejorar la calidad de los servicios sanitarios es positiva, y si además podemos hacer que disminuya el coste es una gran victoria para la nación”.

    Las resistencias, no obstante, están desapareciendo poco a poco. Entre 2005 y 2010 se ha doblado el número de clínicas que ofertan este tipo de consultas en EEUU, pasando del 6 al 13% del total de centros, además, el 85% de los pacientes que prueban las visitas en grupo no vuelven a solicitar consultas individuales.

    A día de hoy todavía no conocemos si las consultas en grupo logran mejores resultados que las individuales, pues su implantación es demasiado reciente como para que haya estudios al respecto, pero las clínicas que las ofertan aseguran que los pacientes que acceden a ellas se sienten mejor informados y más responsables de su enfermedad. Lo que es seguro es que, si el método triunfa en EEUU, pronto llegará a Europa y, quizás, sea una alternativa viable para evitar otro tipo de recortes en el sistema sanitario. 

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios