ALARMA ALIMENTARIA EN LA UNIÓN EUROPEA

Irlanda culpa a España de la carne de caballo en las hamburguesas

Las grandes distribuidoras cárnicas de España y Holanda podrían estar detrás de la última alarma alimentaria producida en la UE, según apuntan las investigaciones emprendidas por

Foto: Irlanda culpa a España de la carne de caballo en las hamburguesas
Irlanda culpa a España de la carne de caballo en las hamburguesas
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    Las grandes distribuidoras cárnicas de España y Holanda podrían estar detrás de la última alarma alimentaria producida en la UE, según apuntan las investigaciones emprendidas por las autoridades sanitarias irlandesas e inglesas tras descubrir alimentos con carne de caballo y cerdo, cuando se etiquetaban como de vacuno, en varias cadenas de supermercados. Algunas de las multinacionales implicadas en este escándalo, como Tesco, Lidl o Iceland, se han apresurado en retirar todos los lotes sospechosos que, a pesar de no causar riesgos para la salud, son ilegales. En total se hallaron hasta 10 productos diferentes, elaborados en un 30% con carne de caballo, y 21 con carne de cerdo, principalmente hamburguesas congeladas, pero también empanadas, lasañas o pastel de carne.

    Los portavoces de Tesco han calificado la situación de “error inadmisible” y se han afanado en argumentar que los ingredientes de los alimentos analizados con pruebas de ADN eran importados, mayoritariamente de nuestro país. Asimismo, el ministro irlandés de Agricultura, Simon Coveney insistió en que no se han infringido las reglas de la seguridad alimentaria, pero dio pábulo a las sospechas sobre el origen español de la carne al confirmar que las dos plantas de procesamiento que distribuían estos alimentos en Irlanda, Liffey Meats y Silvercrest Food, no utilizan carne de caballo en sus procesos de producción. Una afirmación que ambas plantas ratificaron: “Nunca hemos comprado este tipo de carne ni nunca nos habíamos interesado por ella”.El ministro de Agricultura irlandés extiendió las sospechas sobre el origen español de la carne

    El director ejecutivo de la Republic of Ireland's Food Safety Authority (FSAI), Alan Reilly, llamó la atención por el posible daño moral infringido a judíos y musulmanes, cuyas religiones prohíben el consumo de carne de cerdo. Asimismo, explica que “la carne de caballo tampoco forma parte de la cultura culinaria irlandesa, por lo que nunca esperaríamos encontrarla en una hamburguesa”.

    “Extrema gravedad”

    El director técnico del grupo Tesco, Tim Smith, informó que tras conocer las pruebas analíticas encargadas por la FSAI “se retiraron inmediatamente los productos afectados de toda nuestra red de supermercados”. La presencia de carne “ilegal” en los productos distribuidos por esta multinacional fue calificada por Smith como un asunto de extrema gravedad. “Lo más importante para nosotros es la seguridad y la calidad de nuestros productos, por lo que no toleraremos alimentos elaborados con carne que no corresponda a la del etiquetaje. No vamos a disponer de más productos de estos proveedores hasta que se resuelva la investigación”. Por ello, ha asegurado que Tesco colaborará con las autoridades irlandesas y británicas para dilucidar urgentemente las causas de este asunto y garantizar que no vuelva a ocurrir.Las multinacionales implicadas en este escándalo se han apresurado en retirar todos los lotes de los productos analizados

    Por otra parte, la compañía Iceland se ha limitado a remitir un escueto comunicado a los medios afirmando que habían retirado de la venta los lotes de hamburguesas en las que se descubrió este tipo de contaminación. En la nota subrayaban su “preocupación” por lo ocurrido, y anuncian la apertura de una investigación interna, en colaboración con sus proveedores, para asegurar que todos los productos distribuidos por la cadena “sigan cumpliendo con los altos estándares de calidad que los clientes esperan de Iceland”.

    Lidl se mantiene en silencio

    La cadena de supermercados alemana Lidl fue otra de las afectadas por esta polémica,. A pesar de ello prefirió mantenerse en silencio y rechazó hacer cualquier tipo de valoración. Un golpe que no llega en el mejor momento para la compañía en lo que se refiere a imagen y confianza de los consumidores, ya que esta misma semana cuatro de sus empleados fueron condenados por un tribunal alemán a pagar una multa conjunta de 1,5 millones de euros por haber violado la legislación alimentaria y comercializar un queso contaminado con listeria.Esta misma semana Lidl fue condenada a pagar 1,5 millones por vender queso contaminado

    Los que sí dieron explicaciones sobre esta crisis fueron los responsables de los supermercados Aldi. Solo uno de los productos que distribuyen en Irlanda se incluyó en el informe de la FSAI, por lo que “después de la notificación de las autoridades, en relación a un problema con nuestras hamburguesas de la marca Oakhurst, retiramos el producto inmediatamente y pusimos en marcha una investigación sobre el asunto”.

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    29 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios