El acné, un problema que no solo afecta a los jóvenes

Uno de los problemas que más preocupa a los adolescentes es el acné pero hay que decir que se trata de una enfermedad que no solamente

Foto: El acné, un problema que no solo afecta a los jóvenes
El acné, un problema que no solo afecta a los jóvenes
Autor
Tiempo de lectura4 min

Uno de los problemas que más preocupa a los adolescentes es el acné pero hay que decir que se trata de una enfermedad que no solamente afecta a los jóvenes. Si bien es cierto que el acné lo asociamos a los chicos y chicas de edades comprendidas entre los 12 y 16 años, este trastorno puede afectar a todas las edades, desde el nacimiento hasta la edad madura, incluso por encima de los 40 años. Las causas que producen su aparición son múltiples: intervienen factores hormonales, hereditarios o genéticos, ambientales como el estrés y alimentarios. Además, existe un tipo de acné, el cosmético, que afecta más a las mujeres y se debe a la utilización de cremas o maquillajes de excipientes grasos.

 

Sin embargo, el acné a cualquier edad se puede combatir y es importante tratarlo cuanto antes para minimizar sus consecuencias, que no son otras que posibles cicatrices y flacidez de la piel. La Clínica Planas y Planas Day Madrid han querido recomendar unos prácticos consejos para evitar su aparición a través de cuidados sencillos y fáciles que deben incorporarse a la vida diaria.

 

1. Llevar una alimentación sana. Estudios recientes han evidenciado que en las poblaciones donde la ingesta de comida refinada, de índice glucémico alto, la incidencia del acné es mínima. Se recomienda una dieta sana, rica en fruta, verduras, cereales y pescado azul y evitar los productos de bollería y comida procesada rica en azúcares de liberación rápida y grasas.

 

2. Lavarse la cara con jabón. Es muy importante una buena limpieza de la piel, con agua y jabón específico para el tratamiento de las pieles acneicas. Además, es importante tener en cuenta que los cuidados diarios deberán seguir durante años porque las personas que han sufrido acné pueden volver a padecer nuevos brotes años después del tratamiento.

 

3. Utilizar cremas libres de grasa y vigilar el afeitado. Los hombres y las mujeres propensos a padecer acné o que lo han padecido en alguna etapa de su vida deben utilizar cremas en forma de gel o gel-crema o en mezcla de agua en silicona y que contengan principios activos contra el acné. Por su parte, el maquillaje debe ser oil-free. En el hombre, el afeitado puede agravar el acné por irritación de las lesiones. Por eso   es útil usar productos antiinflamatorios específicos en estos casos.

 

4. Tomar el sol con protección adecuada. En muchos casos el sol puede mejorar el acné, aunque no en todos. En cualquier caso es importante utilizar cremas protectoras del sol adecuadas para la piel acneica, ya que una crema solar grasa puede desencadenar un brote.

 

5.  No tocarse los granitos. Los granos no deben tocarse porque la manipulación de dichas lesiones va a provocar un aumento de la inflamación y mayor posibilidad de formación de cicatrices.

 

Si aún siguiendo estos consejos aparece el acné, hay tratamientos que pueden combatirlo. Y es que cada vez se están viendo más casos de acné de inicio tardío. En cualquier caso, siempre es necesario un tratamiento médico personalizado en función de la severidad, tipo de acné y edad el paciente, junto con una terapia de apoyo que incluye cuidados cosméticos.

 

Existen tratamientos novedosos para el acné que combinan peelings químicos o mecánicos (microdermoabrasión) específicos para el acné junto a terapia lumínica. Los peelings van a renovar las capas de la piel, eliminando progresivamente los tapones córneos y reduciendo el diámetro de las glándulas sebáceas. Asimismo, incorporan agentes bacteristáticos que ayudan a eliminar el Propionibacterium acnes. Por otro lado, la terapia lumínica de diodos con luz roja y azul es muy útil. La luz roja es antiinflamatoria, disminuye las inestéticas lesiones rojas y además estimula la síntesis de colágeno para evitar la formación de cicatrices. La luz azul tiene una acción bacteriostática directa sobre la bacteria que interviene en el acné.

 

En aquellos pacientes en los que el acné haya producido cicatrices, los peelings y la microdermoabrasión también son efectivos para tratar esta fase. Además, se llevan a cabo procedimientos como la subsición (para liberar la fibrosis) y relleno de las cicatrices deprimidas con ácido hialurónico y los tratamientos con láser.


*La doctora Cristina Schepers es responsable de la Unidad de Dermatología de la Clínica Planas.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios