¡Ojo con las mordeduras de serpiente en verano!

Las mordeduras de serpientes, que solo se producen en verano al tratarse de especies que hibernan, pueden llegar a ser a veces graves dependiendo de la

Foto: ¡Ojo con las mordeduras de serpiente en verano!
¡Ojo con las mordeduras de serpiente en verano!
Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    Las mordeduras de serpientes, que solo se producen en verano al tratarse de especies que hibernan, pueden llegar a ser a veces graves dependiendo de la intensidad de la herida, si bien en España son poco frecuentes. Así lo manifestó el doctor Francisco Arnadich, coordinador de Urgencias del Hospital La Paz de Madrid, donde se encuentra hospitalizado un hombre de 47 años tras ser mordido el domingo en su mano derecha por una víbora, en la sierra madrileña.

    En España hay dos especies de serpientes venenosas, las víboras, que se localizan principalmente en las sierras de Guadarrama y Gredos, en la Cornisa Cantábrica y en los Pirineos, y las culebras, menos venenosas, y que suelen estar en la zona centro peninsular. El doctor Arnadich señaló que es difícil distinguir entre las mordeduras provocadas por unas y otras, aunque ante la duda siempre se suministra suero antitetánico y suero antiofídico.

    La gravedad de las heridas depende de la intensidad de la mordedura, ya que si es poco profunda la inoculación de veneno es escasa y solo produce síntomas como irritación digestiva, náuseas, vómitos o trastornos reversibles. Por el contrario, una dosis de veneno intensa puede provocar trastornos de la coagulación de la sangre, un trastorno renal y puede llegar hasta la muerte del paciente, dijo el doctor Arnadich.

    Señaló que más frecuentes suelen ser las picaduras de alacranes o escorpiones, aunque estas heridas normalmente no revisten gravedad, y "pueden darse dos o tres casos al mes" durante la época estival. El doctor Juan González Armengol, jefe de la sección de Urgencias del Hospital Clínico de Madrid, coincidió también en que los casos que se atienden por mordeduras de serpientes suelen ser poco frecuentes.

    Explicó que no todos los hospitales disponen de suero antiofídico, aunque es fácil conseguirlo, y ante una mordedura, aconsejó, como un primer paso, lavar muy bien la herida para desinfectarla, pero sin hacer cortes ni incisiones, ni succionar la sangre. Lo que sí se produce con mucha frecuencia en verano son las picaduras de heminópteros (abejas, avispas y abejorros), debido a que el buen tiempo propicia más salidas de la gente al aire libre.

    Los efectos de estas picaduras varían en función de la cantidad de veneno inoculado, sensibilidad de la víctima, lugar de la picadura y su número. En general producen dolor, eritema, edema, calor y sensación de prurito, que, generalmente, desaparecen en unas horas. Distinto es cuando la picadura afecta a la faringe o al cuello o se produce la deglución de un heminóptero, ya que se puede cerrar la glotis "y producir un susto más que importante".

    Estas picaduras también pueden revestir cierta gravedad en personas con hipersensibilidad a los venenos, que pueden sufrir urticarias, inflamación de la laringe, que puede provocar ahogamiento, dolor de cabeza, fiebre, etc, e incluso pueden llegar a morir.

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios