según un estudio publicado hoy

Resuelto el misterio de los leones 'devoradores de personas' de Kenia

Dos leones sembraron el pánico en Tsavo (Kenia) tras matar a decenas de trabajadores del ferrocarril. El motivo pudo ser una infección en uno de sus caninos

Foto:

En 1898, el teniente coronel John Patterson cazó a dos leones que habían matado a decenas de personas que trabajaban en la construcción del ferrocarril en Tsavo (Kenia). Si les suena la historia es porque quizá hayan visto la película de 1996 'Los demonios de la noche', en la que Val Kilmer interpreta al militar británico. Pero en ocasiones la realidad no es tan impresionante como la ficción, y un estudio publicado hoy en la revista 'Scientific Reports' revela la causa del extraño comportamiento de estos felinos: una enfermedad dental.

"Recuerdo una noche en la que las bestias atraparon a un hombre de la estación de ferrocarril y lo trajeron cerca de mi campamento para devorarlo. Pude oírlos masticar los huesos y el sonido de su espantoso ronroneo llenó el aire y sonó en mis oídos durante días", escribió Patterson más tarde, antes de que las pieles de los leones hicieran de alfombra en su despacho hasta su venta al Museo de Chicago en 1924, donde los animales fueron disecados.

El coronel Patterson junto al primer león abatido
El coronel Patterson junto al primer león abatido

Investigadores de la Universidad Vanderbilt (EEUU) han analizado los restos de los famosos ejemplares para concluir que el relato de Patterson fue algo exagerado: sus dientes no muestran las marcas y erosiones que se esperarían en un animal que se ha dedicado a masticar huesos. A nivel microscópico, los dientes estaban menos gastados que los de otros seres que se alimentan del tuétano. De hecho, según la autora principal del estudio, Larisa DeSantis, "se parecían más a los de un león de zoológico".

Una de las hipótesis más aceptadas a la hora de explicar por qué unos animales que no suelen atacar a los seres humanos comenzaron a cambiar de hábitos es la falta de presas mayores. La dura sequía sufrida por Kenia durante esos años acabó con muchos animales y pudo obligar a los leones a incluir al ser humano en el menú e ingerir las carcasas enteras, sin limitarse a la carne fresca. Pero el estado de sus dientes contradice esta teoría.

Gracias al modelado en 3D que hizo DeSantis a partir de las piezas originales, la investigadora pudo comprobar que el animal que más seres humanos mató sufría una muy dolorosa infección en un canino que le impedía cazar presas grandes, ya que los leones asfixian a cebras y ñúes ejerciendo presión con sus mandíbulas. El hambre a veces obliga a tomar medidas desesperadas, también a los felinos.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios