la comisión propone cambiar la normativa

Las estafas millonarias con los números 118 siguen 'vivas' tras años de denuncias

Desde 2002, la CNMC ha sancionado a 16 operadores de servicios de información telefónica de números de abonado por mala praxis

Foto:

En el 2002, la Administración española decidió seguir las recomendaciones elaboradas por el comité ECTRA (European Committee for Telecommunications Regulatory Affairs) cinco años atrás: asignó el código 118 a los servicios de consulta telefónica y abrió la puerta a la competencia en un nicho de mercado que antes copaba por entero el extinto 1003 de Telefónica.

Aunque a partir de entonces el número de empresas que solicitaban una de estas numeraciones fue aumentando —en 2008 eran 65 y en 2010 subían a 74—, la cifra ha disminuido en los últimos años. A finales del 2016, las entidades inscritas en el registro de la Comisión Nacional para los Mercados y la Competencia (CNMC) sumaban 53 y a día de hoy existen 51 entradas.

El análisis publicado por la CNMC a principios de año deja bastante claro que todo el mercado parece desmoronarse ante el poder de Google y una omnipresente internet. Según el informe, el tráfico de los 118AB ha caído en picado de 137 millones de minutos en 2007 a 17 millones en 2015. El declive se ha traducido en una reducción del 79% en los ingresos que proporcionaron durante la pasada década.

El tráfico de los 118 ha caído en picado de 137 millones de minutos en 2007 a 17 millones en 2015 con una reducción del 79% en los ingresos

Sin embargo, hay quien continúa ganando dinero con ellos a costa de abusar de los pocos que continúan descolgando el teléfono para marcar los cinco dígitos. El año pasado, nueve operadores se llevaron una multa por "mal uso de la numeración", en algunos casos, como ya se había registrado en otras ocasiones, por desviar las llamadas a servicios eróticos o tarots que subían (aún más) el desorbitante precio de las llamadas. Alai Operador de Telecomunicaciones (11862) y Líneas de Red Inteligente (11815) se enfrentaban a las sanciones más cuantiosas, de 50.000 euros cada una.

"La CNMC actúa tras recibir una denuncia sobre algún comportamiento fraudulento", explican a Teknautas desde el organismo regulador. Después, "se incoa un expediente sancionador, se realizan inspecciones para determinar si las empresas incumplen la normativa sobre numeración 118 y, finalmente, se toma una decisión al respecto".

El número de números 118AB asignados a operadores ha descendido desde el 2013 (CNMC)
El número de números 118AB asignados a operadores ha descendido desde el 2013 (CNMC)

Todos los 118AB sancionados en 2016 registraban un gran número de llamadas de duración superior a 20 minutos, períodos extrañamente largos teniendo en cuenta que un minuto de consulta puede costar desde un mínimo de 1,88 euros hasta un máximo de casi 12 euros, dependiendo del operador. Un precio fijado libremente que, según la normativa, las empresas no podrán aplicar sin antes suministrar una locución de ocho segundos al usuario donde le avisen de la tarifa.

Además, el informe de la CNMC revela que, debido a estas prácticas ilícitas, las empresas podrían haberse embolsado "varios millones de euros" anuales. Sospechosamente, los documentos de tramitación también revelaron la existencia de "vinculaciones societarias entre empresas prestadoras de servicios de consulta telefónica y algunas prestadoras de servicios de tarificación adicional" que la comisión no encuentra "contrarias a derecho".

Cualquier persona jurídica o física puede solicitar un número 118 si se ha constituido como operador y ha comunicado sus intenciones a la CNMC

Pero precisamente en esas relaciones empresariales se sustenta muchas veces su jugoso modelo de negocio: "Consiste en retribuir a prestadores de servicios de tarificación adicional [a los que se procesan las llamadas de los 118AB] a través de contratos celebrados con los operadores asignatarios de los números 118AB o a través de las vinculaciones societarias existentes entre ellos", detallan desde el organismo regulador.

Las empresas tampoco tienen que cumplir requisitos muy exigentes para obtener la numeración. Cualquier tipo de persona jurídica o física puede solicitar un número 118AB si previamente se ha constituido como operador y comunica a la CNMC su intención de prestar el servicio. Si además quiere conectar al usuario emisor de la llamada con su destino, debe inscribirse en el registro de operadores "para la prestación del servicio telefónico disponible al público".

La CNMC propone cambios normativos

En el caso de existir denuncias, "no está reglado cuándo ni cuántas inspecciones han de realizarse y hay un relevante factor sorpresa que hay que preservar", señalan desde la comisión. Normalmente realizan llamadas telefónicas destinadas a constatar que la compañía atiende las consultas correctamente. En cuanto a los castigos, más allá de las multas, las infracciones muy graves pueden acarrear una inhabilitación de hasta cinco años o incluso el cese inmediato, pero solo en situaciones extremadamente graves.

Sin embargo, pese a las sanciones, las quejas de los usuarios que encuentran cobros injustificados en sus facturas continúan multiplicándose. Entre mayo y julio de 2016, la CNMC registró casi una veintena de reclamaciones de asociaciones de consumidores y usuarios, del Defensor del Pueblo o de particulares por la excesiva facturación de las llamadas. Actualmente, la comisión investiga a otras cuatro empresas por posible uso indebido de la numeración.

Entre mayo y julio de 2016, la CNMC registró casi una veintena de reclamaciones por la excesiva facturación de las llamadas

Si "el coste de la llamada a un 118AB es en muchos casos superior al de un número de tarificación adicional", dicen desde la CNMC, "¿por qué no considerarlos como tales?".

Para evitar más infracciones y molestias a usuarios, el organismo propone al Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital cambiar las ventajosas condiciones que rodean a los servicios de consulta telefónica y redefinirlos como números de tarificación adicional (aquellos con prefijos como el 905 o el 803). La normativa establece para estos últimos una duración máxima de la llamada y medidas, entre otras cosas, para proteger a los menores.

De no aceptarse la recomendación, la comisión plantea alternativas como prohibir a los 118AB derivar las llamadas a servicios de tarot o con contenidos para adultos y reconocer el derecho de los usuarios a la desconexión del servicio.

Desde FACUA dan algunas indicaciones para evitar timos. Aconsejan no fiarse de las líneas de consulta de información que se anuncian en internet como teléfonos para pedir cita previa en organismos oficiales (para renovar el DNI o pasar la ITV, por ejemplo) ni de los números de atención al cliente que utilizan un prefijo 118.

Facua aconseja no fiarse de las líneas que se anuncian como teléfonos para pedir cita previa ni de ninguno que cuente con el prefijo 118

Por su parte, en la OCU advierten sobre la "progresión de la llamada" que ofrecen algunos de estos números. Se prestan a pasar al usuario con la línea que solicita durante la misma llamada, de manera que seguirán cobrándole el mismo precio, "con lo que una llamada que en principio va a ser corta se puede alargar durante muchos minutos" con un resultado "catastrófico para el bolsillo del consumidor". A la espera de los cambios normativos, solo queda tomar precauciones y estar atentos a este tipo de situaciones sospechosas.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios