catedrático y escritor prolífico

Vaclav Smil, el visionario al que adora Bill Gates

"Si lo primero que haces por las mañanas antes de levantarte es escribir 500 palabras, conseguirás concluir un libro en nueve meses". Smil dixit
Foto: Vaclav Smil, el visionario al que adora Bill Gates

"Si lo primero que haces por las mañanas antes de levantarte es escribir 500 palabras, conseguirás concluir un libro en nueve meses. Es un truco de Hemingway”. Lo dice Vaclav Smil, un prolífico escritor canadiense que ha saltado a los titulares al recibir una contundente alabanza por parte del mismísimo Bill Gates.

El fundador de Microsoft no ha sido parco a la hora de confesar su devoción hacia este genio de origen checo: “Si hay un autor cuyas obras ansío leer es sin duda Vaclav Smil”. De mirada limpia y el rostro curtido por los avatares de una vida difícil, el autor responde pausadamente a las preguntas formuladas en una extensa entrevista en Wired.

En las universidades los profesores se centran en una porción del cielo y se especializan en ella: yo analizo todos mis horizontesQue a uno le apunte con el dedo el mismísimo Gates es lo que tiene. Pero, ¿quién es este peculiar personaje que emigró en su día de la actual República Checa?

En su tarjeta de visita encontraríamos el título de catedrático en la universidad de Manitoba, Canadá. Pero, en realidad, los títulos se le quedan pequeños. “En las universidades los profesores se centran en una porción del cielo y se especializan en ella: yo analizo todos mis horizontes”, justifica intentando explicar el porqué de sus vastas inquietudes. Política, economía, tecnología. La referencia clarividente de Gates, uno de los hombres más ricos del planeta, no muestra arrogancia en sus palabras, sino que las destila con sencillez. Para que se le entienda.

Es un emigrante que huyó de la invasión de las tropas soviéticas y rehizo su vida al otro lado del Atlántico. ¿Teorías y demagogia a él, que conoce al dedillo las dos caras de la monedanbsp;Tal vez por su pasado y su insaciable inquietud por conocer, por descubrir, su gran alivio sea observar atentamente todo lo que le rodea y descargar sus reflexiones a golpe de teclado.

“El nuevo iPhone no tiene nada de especial”

Smil es de esas personas con las que uno departiría a media tarde sin mirar la hora y atendiendo con fruición a todo lo que sale de su boca. Y no es poco: ha escrito hasta la fecha treinta libros y en lo que llevamos de año, tres.

Según su perspectiva la subcontratación de mano de obra barata en países en desarrollo está minando poco a poco las estructuras de las economías del primer mundoMuy crítico con el sistema, pone en tela de juicio los principios fundamentales de la economía global: según su perspectiva la subcontratación de mano de obra barata en países en desarrollo está minando poco a poco las estructuras de las economías del primer mundo.

El catedrático es un defensor a ultranza de los procesos productivos primarios, esos que ya resultan muy costosos en Occidente. Según su perspectiva, los trabajos primarios que ahora mismo se subcontratan en su mayoría en el extranjero son una gran oportunidad perdida para la innovación.

Al apretar las tuercas a mano y golpear con el martillo, el operario que forma parte de una cadena que ve el producto final puede aportar mejoras en el proceso que se diluyen si está desubicado en una lejana provincia china y ni sabe qué está fabricando.

Vaclav Smil, durante una conferencia
Vaclav Smil, durante una conferencia

Y un buen ejemplo de lo que sostiene según su criterio es Apple: no se deja seducir con facilidad por los cantos de sirena de la firma de Cupertino y critica que no fabrique sus productos en Estados Unidos. “Tienen unos márgenes enormes, podrían fabricar todo en casa”, critica amargamente, y sostiene que el codiciado iPhone 5S, el recién presentado, no tiene nada nuevo: “Sólo el color dorado” (en alusión al modelo en este color).

¿Por qué Vaclar Smil?

En su defensa por la mano de obra nacional argumenta también que la calidad del producto está en juego y pone como ejemplo el flamante Boeing 787 Dreamliner, cuyas partes se han fabricado en diferentes países “y empezaron a arder las baterías en pleno vuelo”, sentencia.

Domina un gran abanico de temas, desde agricultura hasta energía. Además, es rigurosamente numérico y contrasta con datos cada tema sobre los que escribePero, ¿por qué una figura del calibre de Bill Gates se ha detenido a poner el foco de forma pública en un profesor universitario perdido entre los bosques de Manitoba? "Porque domina un gran abanico de temas, desde agricultura hasta energía”, explica el multimillonario, que además adora otra característica de este verso libre: “es rigurosamente numérico, y contrasta con datos cada tema sobre los que escribe”.

Concluye la entrevista y se comenta al aludido que cuenta entre sus fans al fundador de Microsoft. El dato no parece inquietar mucho a nuestro protagonista, que se entrega de nuevo a su gran pasión: la lectura. Reconoce sin rubor que lee una media de ochenta libros al año y que nadie se plantee darle la enhorabuena por WhatsApp: no tiene móvil.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Young News Anchor message to Obama goes viral - Final Thoughts from Tomi Lahren
Beyonce and the Black Panthers | Final Thoughts with Tomi Lahren
Pusha T - Drug Dealers Anonymous Feat. Jay Z (Official Version)

ºC

ºC