Muchos usuarios pasan días sin entrar

Los cuatro motivos por los que estamos abandonando Facebook

¿Por qué Facebook está perdiendo el interés de sus usuarios? La complejidad de uso y la aparición de otras redes sociales específicas puede ser la clave
Foto: Los cuatro motivos por los que estamos abandonando Facebook

Pablo tiene 14 años y está enganchado a su smartphone, que no para de vibrar con mensajes de Whatsapp de sus amigos. Lo utilizan para quedar o para enviarse cosas interesantes que encuentran por la red, sobre todo fotos y memes. También utilizan Twitter o Instagram, pero ninguno tiene Facebook. 

Hace un par de años, cuando aún no podía (oficialmente) tener un perfil en esta red social, mintió sobre su edad en el formulario de registro y se abrió una cuenta para jugar a los juegos de la plataforma. Hoy, esa cuenta está comida por las polillas.

¿Por qué no tiene Facebook? "Porque ninguno de mis amigos tiene, y además, es un engorro". Así, con esas dos razones, se explica un problema que tiene la todopoderosa red social: se le escapan los adolescentes. Los usuarios más jóvenes, esos que nacieron con un teléfono inteligente bajo el brazo, parecen no sentir un especial interés por Facebook.

Participar en Facebook, una obligación social

Y no son los únicos. Cada vez es más generalizada la sensación de que Facebook está siendo poco a poco abandonada, o más bien ignorada, por muchos usuarios antes muy activos. Las cuentas no se cierran y el número de perfiles crece pero muchos pasan días sin consultarlos y semanas sin participar activamente.

La tendencia, incipiente aún, está basada principalmente en cuatro motivos. El primero de ellos es una especie de fatiga social: en algún momento, estar y participar en Facebook se convirtió en una obligación que no siempre era satisfactoriaLa tendencia, incipiente aún, está basada principalmente en cuatro motivos. El primero de ellos es una especie de fatiga social: en algún momento, estar y participar en Facebook se convirtió en una obligación que no siempre era satisfactoria. Según un estudio, de hecho, la red social podía causar en sus usuarios una sensación de tristeza ante la presión de parecer feliz y aparentar cierto éxito social. La presión y el agobio por estar hace que cada vez más gente necesite unas vacaciones.

Unido al punto anterior, está el hecho de que Facebook te relaciona con gente que conoces, sí, pero a la que a lo mejor no querrías haber conocido: algunos parientes, conocidos lejanos, gente de tu entorno laboral. ¿Dónde pones la barrera? ¿Aceptas todas las solicitudes de amistad que recibes? ¿Es socialmente aceptable rechazar una solicitud? Las normas de etiqueta en Facebook pueden ser agotadoras.

Compleja, y con mucha publicidad

En segundo lugar, los contenidos en Facebook son tantos que la red social parece tener dificultades en ocasiones para mostrar a los usuarios lo que realmente les interesa: ¿por qué estoy viendo publicaciones de un grupo al que me suscribí hace meses y no los de la gente con la que más interactúo? Los últimos cambios en su algoritmo fueron enfocados a solucionar esta cuestión.

Las páginas más visitadas del mundo por zonas geográficas
Las páginas más visitadas del mundo por zonas geográficas

Esa cantidad de contenidos convierten a Facebook en una red compleja, más cómoda de manejar en el ordenador que desde un smartphone. Hay tantas opciones, etiquetas y configuraciones de privacidad que es fácil perderse. Y estas últimas, además, cambian de vez en cuando, y no son cambios menores. El último, aún no activado, incorporará las fotos de perfil a los datos rastreables por la red social gracias a la tecnología de reconocimiento facial.

Tercero, la publicidad. Aunque Facebook no es la única que presenta anuncios a sus usuarios, sí que es la que lo hace de forma más apabullante. Están por todas partes, incluso en el feed central, donde aparecen los contenidos compartidos por los usuarios. Esto es un gran negocio para la red (la publicidad colocada en los laterales, por ejemplo, es mucho menos eficaz porque la gente ya la evita), pero escama a los internautas. Como decimos, cada vez más redes sociales están implementando publicidad y contenidos patrocinados, así que esta desventaja podría no serlo tanto más adelante, por una cuestión de igualación.

La competencia le come terreno

Y por último, la competencia. En concreto el mencionado Whatsapp, Twitter e Instagram (aunque este último no es en realidad competencia puesto que pertenece a la propia Facebook). Cada una de ellas por separado es mucho más limitada que Facebook, pero en conjunto dan un abanico de servicios que puede eclipsar a la red de Zuckerberg.

Otro de los motivos de este desencanto es la competencia. En concreto, el mencionado Whatsapp, Twitter e Instagram. Cada una de ellas es mucho más limitada que Facebook, pero en conjunto dan una abanico de servicios que puede eclipsar a la red de ZuckerbergWhatsapp (y las demás aplicaciones de mensajería instantánea) le ha comido terreno en el campo de la comunicación entre contactos, con la ventaja de que es más sencilla, directa, se maneja desde el móvil fácilmente y solo hace falta un número de teléfono para echar a rodar. Organizando la comunicación en grupos o uno a uno, podemos enviar mensajes directos a cualquier persona necesitando solo su número, y si ésta tiene también Whatsapp.

En cuanto a compartir contenidos, Twitter se está convirtiendo en la red social por excelencia: no tiene barreras y no hace falta permiso para seguir a los demás (a no ser que tengan la cuenta cerrada). Esto elimina esas reglas de etiqueta que antes mencionábamos y deja solo una motivación para seguir o dejar de seguir a alguien: lo interesante que le consideres. Las conversaciones abiertas permiten compartir momentos (eventos públicos o retransmisiones en televisión, por ejemplo) con gente que te interesa, y no solo con gente a la que conoces.

Además, lo abierto de Twitter supone un enfoque diferente de la privacidad que Facebook. En la red de microblogging tus contenidos se difunden sin control, por lo que eres más cuidadoso con lo que publicas, pero a la vez, al ser más sencilla, es más fácil mantener el anonimato. Algo que puede ser atractivo para alguien que no quiera ser seguido por conocidos y familiares, por ejemplo.

Instagram es la red para compartir fotos. Es rápido, se maneja con el móvil o la tableta y de nuevo cualquiera puede seguirte, exigiendo (al menos en teoría) un poco más de creatividad y originalidad en las fotos publicadas. Es decir, que se acabaron las cargas de decenas de fotos de tus vacaciones. Si quieres enganchar en Instagram, tienes que ser creativo. Esta red fue adquirida por Facebook precisamente porque aquí reside parte de esa audiencia que se les escapa: los adolescentes. 

¿El final de Facebook?

¿Quiere decir todo esto que se acerca el final de Facebook? Ni mucho menos. Esta tendencia podría continuar o revertirse dependiendo de muchos factores. Por un lado, la regulación en cuanto a privacidad que impongan los países. Por otro, los usuarios que desde los países emergentes vayan contando cada vez más con conexión a internet y se registren en Facebook.

Pero puede que el factor más poderoso a favor de Facebook sea que, al final, ahí es donde están nuestros amigosAdemás, hay que tener en cuenta que un creciente número de servicios en internet solicitan para inscribirse loguearse con un perfil en esta red. Puede que el uso de las cuentas descienda, pero tenerlas sigue siendo útil para muchas actividades en la red. 

Pero puede que el factor más poderoso a favor de Facebook es que, al final, ahí es donde están nuestros amigos. Es como ese bar que puede que no encante a nadie, pero al que siempre termináis volviendo porque es vuestro bar.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

NERUDA - Tráiler en HD
Que Dios nos perdone - Tráiler Final Castellano HD
KIKI, el amor se hace (2016) Tráiler Oficial #2 Español

ºC

ºC