La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

SE TRATA DE UN SISTEMA A PRUEBA DE 'HACKERS'

Qué es la computación cuántica y por qué puede 'teleportar' datos

¿Qué tienen en común las elecciones de Suiza en 2007, las comunicaciones del estadio de Durban durante el mundial de fútbol de 2010 y empresas anónimas
Foto: Qué es la computación cuántica y por qué puede 'teleportar' datos
Qué es la computación cuántica y por qué puede 'teleportar' datos
Autor
Tags
    Tiempo de lectura8 min

    ¿Qué tienen en común las elecciones de Suiza en 2007, las comunicaciones del estadio de Durban durante el mundial de fútbol de 2010 y empresas anónimas de Kuwait o Luxemburgo? Todos usan un emergente sistema de comunicación virtualmente imposible de hackear para proteger sus datos: la comunicación cuántica.

    La fortaleza de la comunicación cuántica reside en su debilidad. La técnica transmite claves secretas entre dos usuarios usando fotones, las partículas que componen la luz. El mero hecho de recibir y medir uno de esos fotones destruye automáticamente el mensaje que llevaba, por lo que si algún hacker intenta asomarse a la red, no conseguirá nunca descifrar la clave.

    Esta es una ventaja que no existe en el internet actual. Los sistemas de seguridad para proteger los números de nuestras tarjetas de crédito cuando compramos en internet u otras comunicaciones sensibles con secretos de Estado o números de cuentas bancarias usan claves cifradas con números que son simplemente demasiado grandes. Para reventar una clave actual un ordenador tiene que encontrar factores primos. Por ejemplo, el nueve es el producto de dos factores primos: tres por tres. Cuando el número a descomponer tiene más de 3.000 dígitos, la operación se torna virtualmente imposible.

    “Descomponer números de 3.000 o 4.000 dígitos que escritos cabrían en una cara de un folio llevaría millones de años de computación usando todos los ordenadores del mundo a la vez”, explica Enrique Solano, un experto en información y simulación cuántica de la Universidad del País Vasco. El tamaño de los números que se usan en las claves de seguridad han ido aumentando para contrarrestar el creciente poder de cálculo de los ordenadores actuales, pero los expertos tienen claro que llegará un día en el que se consiga superar esa barrera.

    “Hoy por hoy no podemos saber quién escucha nuestras comunicaciones y tal vez esto no nos importe, pero para los sistemas de defensa, los bancos y las empresas es un problema muy importante”, resume Juan José García-Ripoll, del Grupo de Información y Computación Cuánticas de la Universidad Complutense de Madrid. “La pregunta es si seguimos fiándonos de una tecnología de encriptación que sabemos que no es segura o cambiamos esa tecnología”, añade.

    ¿Camino a la teleportación?

    En los últimos años, Europa y China compiten intensamente para dominar la comunicación cuántica. Usar fotones para transmitir claves secretas tiene sus desventajas. Los mensajes cuánticos son débiles y se pierden tras unos kilómetros si viajan por la fibra óptica actual. La otra opción es usar el aire como medio de transmisión, pero aquí la curvatura de la Tierra y las turbulencias también imponen unas limitaciones que impiden superar los cientos de kilómetros. El año pasado, un equipo de investigadores europeos logró el récord mundial de distancia de comunicación cuántica al cubrir 143 kilómetros, en concreto, entre dos estaciones en las islas de La Palma y Tenerife. En realidad, su experimento fue un ejemplo de teleportación.

    El truco se basa en un pilar de la física cuántica: dos partículas entrelazadas que, a pesar de estar muy lejos, están siempre en el mismo estado. Si una cambia, la otra lo hace automáticamente, o, visto de otra forma, la partícula generada en un punto se teleporta instantáneamente a otro lugar donde está el receptor. Sólo queda crear una clave que asigne a cada estado de esa partícula un cero o un 1, como en el lenguaje binario que rige el internet actual, para convertir la luz de los fotones en una potente clave secreta que sólo emisor y receptor conocen. Las claves son tan largas como los propios mensajes y están compuestas por un flujo constante de fotones.

    La seguridad de estas comunicaciones descansa en el principio de incertidumbre formulado en 1927 por el Nobel de Física Werner Heisenberg y que dice que el simple hecho de observar un fenómeno cuántico, en este caso el estado de un fotón, lo cambia para siempre. Otro Nobel de física, el austriaco  Erwin Schrödinger, intentó explicar ese fenómeno que rige en el diminuto mundo de las partículas cuánticas con un ejemplo macroscópico: un gato metido en una caja negra en la que hay también un frasco de veneno que puede romperse en cualquier momento. Pasado un tiempo, hasta que el observador no abre la caja, el gato está a la vez vivo y muerto. De la misma forma, los fotones que llevan mensajes cuánticos encriptados están vivos y muertos a la vez y el simple hecho de observar en qué estado están realmente los cambia para siempre, destruyendo el mensaje que llevan. Por eso las claves cuánticas son teóricamente inexpugnables, pues el receptor y el emisor sabrían al instante que han sido hackeados al ver que los fotones que intercambian ya no están en el mismo estado.

    “Si ahora me pusiese a escuchar y almacenar todos los bits que salen de los bancos, de La Moncloa, etcétera, y me pusiese a intentar descifrarlos, tal vez en diez años podría conseguirlo”, explica García-Ripoll. En cambio, los mensajes transmitidos con comunicación cuántica, basados en qbits (por la expresión inglesa quantum bits) se crean y se destruyen en fracciones de segundo , por lo que “nunca” se podrán descifrar, señala.

    Máximo secreto

    La encriptación cuántica ya es una realidad, por ahora reservada a Gobiernos, bancos y otras empresas. En 2007, la compañía ID Quantique, radicada en Suiza, usó por primera vez la encriptación cuántica para transmitir de forma segura los resultados de las elecciones parlamentarias del país en 2007 y evitar posibles robos o amaños. En 2010, mientras España le ganaba la semifinal de la copa del mundo a Alemania,  las comunicaciones del estadio de Durban también estaban protegidas por estos sistemas. Sólo hay que repasar los comunicados de prensa de esta compañía para comprobar la lista de países en los que ya se usa esta tecnología: Kuwait, Holanda, Luxemburgo... “Ni siquiera dicen quién compra el producto porque si lo haces das ventaja al rival”, explica Toni Acín, líder del grupo de teoría de la información cuántica del Instituto de Ciencias Fotónicas, en Barcelona.

    En EEUU, otra de las grandes empresas de criptografía cuántica, BBN technologies, parte del gigante de la industria militar Raytheon, participó en la creación de la primera red real de criptografía cuántica, establecida en 2003. Lo hizo por encargo del Ejército de EEUU, del que se piensa que ya usa en secreto estos sistemas. Japón, Suiza o Austria han hecho proyectos similares.

    El mismo año del mundial, un  equipo liderado por un hacker cuántico en Noruega demostró que el sistema usado por ID-Quantique y otras empresas similares tenía fallos técnicos que permitían espiar el mensaje sin ser descubierto. El truco era no interceder en la transmisión del mensaje cuántico, sino en el detector de fotones de los aparatos comerciales. Acín trabaja ahora en el diseño de nuevos sistemas a prueba de esos ataques mientras la empresa suiza ya ha reclutado a aquel hacker, Vadim Makarov, para mejorar sus productos de seguridad.

    Computación cuántica para todos

    Otros países se centran ahora en extender el alcance de las redes cuánticas. El reto es crear un internet cuántico que abarque un país, un continente, incluso todo el mundo. Hace unas semanas China dio un paso importante para conseguirlo. Un equipo de 11 científicos liderado por Jian-Wei Pan, de la Universidad de Ciencia y Tecnología de China, ha logrado enviar fotones a una distancia récord de 400 kilómetros. Para ello han usado un satélite que ha servido de espejo para reflejar los fotones enviados por el emisor y hacerlos llegar hasta el receptor. El país ha anunciado que planea lanzar su primer satélite experimental para comunicación cúantica en 2016. “Esperamos establecer una red de comunicación cuántica entre Pekín y Viena”, ha dicho Jian-Wei Pan. De hecho, los rivales europeos y asiáticos se han aliado para crear la primera red de comunicación cuántica intercontinental usando una estación terrestre desarrollada por Austria y un satélite construido en China. Si lo consiguen, pulverizarían todos los récords actuales logrando que un mensaje cuántico recorra unos 8.000 kilómetros.

    El internet cuántico a escala mundial “puede hacerse realidad en 10 años”, asegura García-Ripoll. La ciencia necesaria ya se domina y los componentes tecnológicos no son muy diferentes a los ya existentes. El sistema de comunicación cuántica se sumaría al actual, usando también cables de fibra óptica y repetidores por satélite. Esta red sería una especie de internet de las élites, ya que, al menos por ahora, este tipo de comunicación sólo es interesante cuando el primer requisito es la seguridad extrema, es decir, cuando los clientes son ejércitos, Gobiernos o grandes empresas. Tal vez por eso no sea casualidad que uno de los países más adelantados y que más apuesta por el desarrollo comercial de esta tecnología es Suiza, centro mundial de la banca con un enorme interés por seguir mantenido el secreto de sus bancos. La idea es que las claves para descifrar los mensajes se transmitan vía cuántica y los mensajes en sí discurran por los cables convencionales. Sin la clave, los mensajes son ininteligibles, simple ruido tras el que se esconderán los datos mejor protegidos del mundo.