en 2018 controlará a las cotorras argentinas

El plan de Carmena para salvar a gorriones y golondrinas y frenar a las invasoras cotorras

El Gobierno local realiza un censo de aves urbanas, ha reducido los insecticidas en zonas verdes para potenciar su alimento y ha colocado nidales en parques y edificios municipales

Foto: El gorrión, ave del año 2016. (EFE)
El gorrión, ave del año 2016. (EFE)

El Ayuntamiento de Madrid, que dirige Manuela Carmena, quiere proteger a las aves urbanas que habitan las calles y parques de la capital, sobre todo a gorriones, golondrinas y vencejos, y frenar el crecimiento descontrolado de algunas especies invasoras, como por ejemplo la cotorra argentina. El Área de Medio Ambiente del consistorio ha puesto en marcha ya algunas medidas y ha destinado 15.000 euros para intentar frenar la alarmante reducción de estos ejemplares. En el caso del gorrión común, España ha perdido desde 1998 un 17% de la población. El Gobierno local va a intentar además realizar un censo aproximado de estas aves.

Aunque las competencias en conservación de fauna silvestre están en manos del Gobierno central y las comunidades autónomas, el consistorio resume en cinco las medidas adoptadas hasta el momento. La primera, "una reducción paulatina" en el uso de herbicidas e insecticidas en las zonas verdes de Madrid, con el objetivo de "potenciar la presencia de insectos", la principal fuente de alimentación de golondrinas y vencejos. En segundo lugar, el Área de Medio Ambiente está potenciando las especies productoras de frutos cuando se "hacen reposiciones en los espacios verdes de la capital", en este caso para favorecer a los gorriones. Estas medidas se esbozaron este miércoles en una comisión municipal.

En el capítulo de educación, el ayuntamiento quiere implementar exposiciones (ya lo hizo en 2016 con una sobre el gorrión) y material didáctico para dar a conocer estas aves. También ha iniciado una campaña, en colaboración con la organización SEO Bird Life, para colocar en varios puntos de la ciudad cajas de nidos y nidales para favorecer la cría. Por ejemplo, en el distrito de Moratalaz, el consistorio ha invertido 15.000 euros (era uno de los programas de los presupuestos participativos) para colocar nidos en zonas verdes y edificios municipales, como colegios o centros culturales. "En otra zona de Madrid, como en Pinar del Rey [Hortaleza], acabamos de instalar 30 cajas de nidos", explica Beatriz Sánchez, responsable de Biodiversidad Urbana de SEO Bird Life.

Por último, dentro del nuevo Plan Estratégico de Zonas Verdes, Arbolado y Biodiversidad (que en estos momentos se está elaborando), el Gobierno local quiere incluir muchas de estas medidas para que se estipulen como norma. Ese plan incluirá un censo no solo de aves urbanas sino también de otro tipo de fauna que habita en la ciudad. El grupo municipal socialista ha pedido a Carmena un plan de protección de aves urbanas que también controle las especies invasoras, como cotorras y urracas, y que incluya zonas de anidamiento en los nuevos barrios que se van desarrollando en Madrid. "Tenemos la obligación y el deber de salvaguardar la fauna de la capital", señala el concejal socialista Chema Dávila.

El vencejo es un ave que a menudo se confunde con las golondrinas, pero es más grande y tiene las alas más afiladas y la cola más corta.
El vencejo es un ave que a menudo se confunde con las golondrinas, pero es más grande y tiene las alas más afiladas y la cola más corta.

El Gobierno local quiere poner en marcha en 2018 un plan para controlar a la cotorra argentina, una especie invasora que en 2016 contaba con una población de unos 10.000 ejemplares repartidos por los 21 distritos de Madrid, creciendo una media de 1.000 cotorras al año. Son aves ruidosas, con nidos más pesados que pueden provocar la caída de ramas y pueden transmitir enfermedades al ser humano. En la actualidad, el consistorio solo se limita a eliminar los nidos cuando estos son peligrosos.

La destrucción de nidos no suele ser una buena solución, ya que las cotorras tienen gran movilidad y se mudan de un barrio a otro. El plan pasa por ejemplo por capturar los ejemplares adultos durante un temporada y retirar sus huevos en primavera. La cotorra argentina procede de países como Brasil, Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay y se introdujo en España debido a su comercio como mascota.

Las cotorras son aves ruidosas, con nidos más pesados que pueden provocar la caída de ramas y pueden transmitir enfermedades al ser humano

Desde SEO Bird Life, no obstante, aseguran que no hay estudios que relacionen el aumento de las cotorras con el descenso de gorriones, golondrinas y vencejos, aunque compiten en alimento. "Los gorriones son aves sedentarias, están en Madrid todo el año, mientras que golondrinas y vencejos migran cada año a África y vuelven a la capital cada primavera", explica Beatriz Sánchez. La clave para su supervivencia es que estas aves urbanas tengan refugio para criar, alimento y no cuenten con amenazas externas.

El urbanismo juega un papel fundamental. "Las golondrinas hacen nidos de barro en entradas de garajes, porches, alerones de edificios, por eso es importante que las nuevas edificaciones tengan en cuenta todo esto. Los gorriones y los vencejos crían en huecos", señala Sánchez. En cuanto al alimento, los gorriones son más oportunistas, comen de todo un poco, mientras que vencejos y golondrinas se alimentan de insectos. Por ejemplo, una golondrina, cuya dieta se basa principalmente en moscas, mosquitos, hormigas voladoras, avispas, chinches y pequeños escarabajos, puede consumir unos 60 insectos a la hora (unos 850 diarios), lo que representa unos 150 gramos al día por ave. Esto supone 55 kilos de insectos consumidos por cada golondrina al año, o lo que es lo mismo, 310.250 moscas y mosquitos.

De ahí que el ayuntamiento haya implementado la reducción de insecticidas en las zonas públicas verdes (para que haya más alimento) y esté potenciando los nidales en algunos parques y edificios municipales, para que tengan refugios. El gorrión común fue ave del año 2016, y la golondrina, en 2014. España ha perdido 25 millones de gorriones en los últimos 20 años, un descenso del 17%. En cuanto a las poblaciones de golondrina, la reducción se calcula en un 44% y 13 millones de ejemplares. Por su parte, el vencejo común ha perdido 11 millones de aves, un 33%.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios