reclama que se le reconozca como heredero

Jorge Álvarez Rurikovich, el español que aspira en los tribunales al trono de los zares

Según su relato, el príncipe Hans Rurikovich le reconoció de facto como hijo legítimo y tiene un documento que lo acredita

Foto: Hans Maximus Rurikovich (i), junto a Basilio Coli, duque de San Lorenzo (c), y Jorge Rurikovich, el español que reclama en los tribunales. (Royalrurikovich)
Hans Maximus Rurikovich (i), junto a Basilio Coli, duque de San Lorenzo (c), y Jorge Rurikovich, el español que reclama en los tribunales. (Royalrurikovich)

Jorge Álvarez Sánchez era un madrileño normal hasta hace unos años. Procedente de una familia de clase media estudió informática y relaciones internacionales y empezaba su andadura en el mundo profesional cuando un amigo le hizo una confesión que iba a cambiarle la vida. Su padre oficial, el que consta en el Registro Civil, no era su verdadero padre. Él descendía de la casa rusa de los Rurikovich, la que dio origen al imperio en la Edad Media.

A partir de ese momento comenzó una aventura que le ha llevado ahora hasta los tribunales, donde su abogado, Enrique Vila, ha interpuesto una demanda en la que solicita que sea declarado hijo de los príncipes descendientes de la casa fundadora de los zares. Tras rastrear sus orígenes y los de su supuesta familia, buscó y localizó a su verdadero padre, Hans Maximus Cabrera Lochaber Rurikovich, y estableció contacto con él y con otros de sus familiares, primos y sobrinos.

La dinastía le aceptó casi de inmediato, según su versión. Para sorpresa de Jorge Álvarez, le admitieron como un miembro más de la familia, "incluso con cierta alegría". Celebró con ellos varios encuentros que fomentaron que se desarrollara una relación cordial entre el padre y el hijo. Hans llegó a firmar de su puño y letra documentos, en español y en inglés, en los que reconoce a Jorge y le permite usar el apellido y los emblemas de la "casa imperial" y a representarla ante las instituciones públicas y privadas. Ya no era Jorge Álvarez, se había convertido en el príncipe Jorge Rurikovich.

Según refleja la demanda, estos papeles sirvieron para reconocer por escrito lo que ya estaba asumido y aceptado 'de facto' por la casa imperial. Jorge acudió desde entonces como hijo y miembro de la casa a eventos públicos y privados, y era conocido socialmente como Jorge Rurikovich, y no con sus apellidos de origen. El español acompañaba su reclamación judicial con múltiples enlaces en internet y redes sociales en los que se le ve en varios eventos y reuniones a los que asistía como príncipe ruso. En ellos, porta el atuendo acorde a su cargo y situación.

Jorge Rurikovich, en un evento con autoridades rusas. (Royalrurikovich)
Jorge Rurikovich, en un evento con autoridades rusas. (Royalrurikovich)

El documento fechado en 2016 especifica que Hans, residente en Dinamarca, ha decidido reconocer como su hijo a Jorge y le confiere pleno derecho a utilizar el escudo de armas de la dinastía. Le acepta también como su "heredero legal". La demanda también destaca que esta situación se prolongó durante meses en los que el español trabajó para la casa imperial y desplegó una labor social y de representación en numerosos actos, incluso ante las autoridades rusas. "En determinado momento, el demandante se encontró ante la necesidad y la lógica de reconocer registralmente su verdadera filiación", explica su abogado, que apunta que la identidad que figura en su pasaporte es anacrónica, extraña y ajena a la realidad biológica.

Se le niega el reconocimiento oficial

Por ello planteó un reconocimiento oficial y no solo' de facto' de su estatus y condición a la familia Rurikovich, en concreto a su padre, y a partir de ese momento comenzaron las dilaciones, discrepancias y excusas para llevarlo a cabo. "En realidad, no ha habido una negativa frontal", explican las fuentes consultadas que añaden que, pese a la insistencia del demandante, el reconocimiento oficial no se ha producido. El único camino posible ha sido, por tanto, acudir a los tribunales.

Según la información recopilada por expertos en casas reales, la dinastía Rurikovich o Rurikidas gobernó el Rus de Kiev después del año 862. A partir de 1168, fueron los primeros zares de Rusia. La casa evolucionó para desembocar en varias subdinastías, entre ellas la de los Romanoviches. La rama moscovita de la dinastía gobernó hasta dos años antes de 1600 y fue relevada por la de los Romanov.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios