supuesta violación en san fermín 2016

La defensa del Prenda asegura que la joven incitó a 'La Manada' e incluso "jadeó y gimió"

Dice que la chica llevó "cierta iniciativa" en la supuesta violación de los Sanfermines, "practicando posturas y acciones sexuales", y que retó a los acusados afirmando que "podía con los cinco"

Foto: Los cinco integrantes de 'La Manada'.
Los cinco integrantes de 'La Manada'.
La defensa de José Ángel Prenda Martínez, uno de los cinco presuntos autores de la violación grupal a una joven de 18 años durante los pasados Sanfermines, basa su argumentación para exigir la absolución de su cliente en que la mujer incitó a los cinco encausados a mantener sexo en grupo y que llevó una "cierta iniciativa" en la supuesta violación en el portal, "practicando alternativamente diferentes posturas y acciones sexuales", llegando incluso a realizar "jadeos y gemidos".

Así lo argumenta el abogado del Prenda, Agustín Martínez, en el escrito de defensa y conclusiones provisionales en el que reclama la absolución de su cliente y en el que se opone a que la declaración testifical de la joven, natural de Madrid, se practique mediante videoconferencia durante el juicio, para el cual aún no hay fecha, si bien es previsible que tenga lugar en octubre.

E.C.E.C.

La defensa sostiene que de los seis vídeos que fueron grabados por dos de los miembros de 'La Manada' mientras llevaban a cabo la supuesta violación grupal, y en que puede "verse el rostro" de la joven, "no existe ningún tipo de gesto del que pueda desprenderse, ya no solo resistencia o defensa alguna, sino que no puede observarse ningún gesto de dolor, sufrimiento o el más mínimo malestar".

"No existe ninguna imagen en que pueda observarse el más mínimo forcejeo o reacción de mínimo rechazo ante las situaciones en las que la mujer se encontraba participando. Las gesticulaciones (...) resultan distendidas sin que de ninguna de las imágenes resulte las más mínima resistencia propia de una situación de abuso sexual, las cuales indefectiblemente debieran ir acompañadas de algún gesto del que pudiera denotarse miedo, asco o resistencia", asevera. De hecho, la defensa otorga a la joven la iniciativa sexual: "Todos mantuvieron relaciones sexuales consentidas con la mujer, llegando a practicar sexo oral, vaginal y anal. En todo momento era el centro de la relación sexual e iba practicando alternativamente diferentes posturas y acciones sexuales".

Es más, alega que en el estudio "pormenorizado" que dos agentes de la Policía Foral llevan a cabo de los archivos e imágenes extraídos de los móviles de los cinco sevillanos acusados de la violación, y que "según su propio contenido pretende llevar a cabo 'un informe de la forma más objetiva posible, sin interpretaciones o elucubraciones subjetivas”, se observan "determinados audios en los cuales se refieren jadeos y gemidos de mujer". El estudio, además, "llega incluso a señalar a la hora de describir las acciones llevadas a cabo por la joven que puede observarse una cierta iniciativa de la denunciante cogiendo el pene" de uno de los acusados (Ángel Boiza) a la vez que hace una felación a otro (Alfonso Jesús Cabezuelo).

Imagen del Prenda.
Imagen del Prenda.

Rechaza todas las acusaciones

Por este motivo, rechaza los argumentos de la Fiscalía y de las acusaciones de que la joven dejó claro a 'La Manada' su rechazo a mantener relaciones sexuales en grupo. Así, refleja que nunca se negó a ninguna de las propuestas sexuales de los cinco jóvenes sevillanos. "En ningún momento de las relaciones mantenidas manifestó ni explícita ni implícitamente su negativa a realizar cualquier acción. En ningún momento dijo que no a nada de lo que se le pudiera ir proponiendo por los miembros del grupo. En ningún momento hubo ningún tipo de acción que pudiera ser calificada violenta ni tan siquiera brusca. En ningún momento hubo el más mínimo insulto o las más mínima amenaza a fin de que llevara a cabo cualquier acción de las llevadas a cabo durante el tiempo que permanecieron juntos en el portal", expone.

Igualmente, rechaza que se agarrara a la joven para que entrara en el bloque por la fuerza, así como que se le tapara la boca para evitar que pidiera auxilio o socorro. "En suma, en ningún momento nadie la obligó a mantener relaciones sexuales con José Ángel Prenda Martínez, ni con ninguno del resto de los acusados", remarca.

En ningún momento nadie la obligó a mantener relaciones sexuales con José Ángel Prenda Martínez, ni con ninguno del resto de los acusados

Frente al argumento de la defensa en torno a las relaciones sexuales consentidas, la Fiscalía hace en su escrito de acusación un relato pormenorizado de todos los abusos sexuales de los que fue víctima la joven, que fue introducida "a la fuerza" en un portal y obligada a "una sucesión de penetraciones y felaciones" mientras dos de los acusados realizaban varias grabaciones de vídeo y tomaban fotografías con el móvil. Por estos hechos, el Ministerio Público solicita un total de 22 años y 10 meses de prisión para los cinco jóvenes (18 años por un delito continuado de agresión sexual, dos años y 10 meses por un delito contra la intimidad y otros dos por robo con intimidación). En todo caso, no es la petición más alta de cárcel de todas las presentadas, ya que el Gobierno de Navarra, que se persona como acusación, eleva la reclamación de condena hasta los 25 años y nueve meses, cuatro meses más que la solicitud del Ayuntamiento de Pamplona. La acusación particular, por su parte, reclama 24 años y nueve meses.

El abogado del Prenda también trata de demostrar en su escrito de defensa que fue la joven quien incitó a los jóvenes a mantener relaciones sexuales en grupo, al asegurarles que "podía con los cinco". Así, afirma que la joven se acercó al banco en el que se encontraba el Prenda, iniciándose una conversación en la que ella le trasladó que se había quedado sola, ya que el amigo con el que había venido de Madrid se había ido a dormir al coche, y que "tenía ganas de continuar con la fiesta", aceptando la bebida que le ofreció su cliente "sin ningún tipo de reparo".

Pidiendo una habitación irrespetuosamente

Según su relato, posteriormente se unieron los otros miembros de 'La Manada', dando lugar a un diálogo que "poco a poco fue tornando en una conversación de índole sexual", y en la que "se llegaron a realizar manifestaciones de claro contenido libidinoso que más que producir repulsa o consternación" en la joven "provocaron risas y que continuara la conversación en los mismos términos". Al percatarse del origen sevillano de los jóvenes, la defensa relata que la chica "puso de manifiesto que nunca había estado con un sevillano (entendiendo por estar, lógicamente, mantener relaciones sexuales), a lo que ellos reaccionaron cuestionándola sobre quién le había gustado más y con quién desearía estar. En esa tesitura la ahora denunciante manifestó clara y expresamente que ella podía con uno, con dos o con los cinco. Semejante afirmación produjo la reacción entre los cinco jóvenes, que incluso le llegaron a cuestionar sobre si estaba hablando en serio o no, ante lo que ella volvió a insistir en los mismos términos, de tal forma que le propusieron buscar un lugar donde poder llevar a cabo la relación entre todos, a lo que ella manifestó su aquiescencia".

La defensa asegura que antes de acudir al portal se realizaron dos intentos para practicar sexo en grupo

De este modo, la defensa asegura que antes de acudir al portal se realizaron dos intentos para practicar sexo en grupo: en primer lugar en los baños de un local público que se encontraba junto al parque, y que se descartó porque "era unisex" y "había muchas personas y ello dificultaba que pudieran estar mínimamente tranquilos y cómodos", y en segundo lugar un hotel, si bien estaba completo. A este respecto, el letrado reconoce que los acusados de la presunta violación se dirigieron al portero "sin duda" de forma "poco respetuosa", solicitándole "una habitación aunque fuera por horas para 'follar".

El escrito de defensa llega apenas unos días después de que los cinco jóvenes sevillanos solicitaran en la Audiencia Provincial de Navarra su puesta en libertad bajo fianza al sostener que no se dan los riesgos de fuga, alteración de pruebas, reiteración delictiva o agresión contra bienes de la víctima por los que continúan en prisión preventiva cuando está a punto de cumplirse un año de los hechos.

En su solicitud, planteada en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra, los cinco integrantes de ‘La Manada’ —José Ángel Prenda, Ángel Boza, Jesús Escudero, Antonio Manuel Guerrero y Alfonso Jesús Cabezuelo— se presentan como víctimas al denunciar que el procedimiento abierto contra ellos y su encarcelación “ha destrozado sus vidas”. “No es justo este proceso”, censuran para insistir en que las relaciones que mantuvieron con la joven “fueron consentidas”.

España

El redactor recomienda