afectados miles de turistas y viajeros

AENA e Interior se pasan la pelota del caos en los controles de la T4 y El Prat

Colas que llegan a la hora, aglomeraciones, mucho calor y una imagen demoledora para España marcan la llegada de viajeros a los dos grandes aeropuertos españoles

Foto: (Barajas T4 - 11:00 a.m -arriba izq: Salida del tren. Corte de escalera por saturación. Refuerzo de Aena y guardias civiles.14.30 p.m-abajo: Control de pasaporte. Lo mismo a las 6:30. Fotos: EC)
(Barajas T4 - 11:00 a.m -arriba izq: Salida del tren. Corte de escalera por saturación. Refuerzo de Aena y guardias civiles.14.30 p.m-abajo: Control de pasaporte. Lo mismo a las 6:30. Fotos: EC)

El pasado Puente de Mayo, los usuarios del aeropuerto de El Prat perdieron hasta tres horas y media esperando a ser atendidos en el control de pasaportes. La falta de efectivos de la Policía Nacional, criticaban, provocó largas colas y el consiguiente malestar de los viajeros. Los ciudadanos ponían de manifiesto que había ventanillas vacías y muy pocos agentes inspeccionando la documentación. La escena se reprodujo este último fin de semana también en la madrileña Terminal 4 de Barajas, donde los pasajeros volvieron a mostrar abiertamente su desacuerdo tanto en el propio aeropuerto como en las redes sociales tras tener que esperar más de lo habitual a que los policías revisaran su identificación.

Largas colas de gente en el aeropuerto de El Prat-Barcelona por los nuevos controles de pasaportes que entraron en vigor el mes de abril. (EFE)
Largas colas de gente en el aeropuerto de El Prat-Barcelona por los nuevos controles de pasaportes que entraron en vigor el mes de abril. (EFE)

El Ministerio del Interior explica que la intensificación de los controles de entrada y salida "forma parte de las medidas antiterroristas puestas en marcha" tanto en España como en otros países de la Unión Europea, que "los nuevos controles, que entraron en vigor el pasado abril, suponen que los pasajeros tienen que mostrar sus documentos identificativos al entrar y salir del espacio Schengen", lo que claramente retarda la actuación policial. Según Interior, el secretario de Estado, José Antonio Nieto, se reunió el 3 de mayo con los responsables de Policía y Guardia Civil de los aeropuertos y al día siguiente con los directivos de AENA para "evaluar la situación" y estudiar el mejor modo de "aplicar la nueva normativa sin que se resientan los pasajeros".

Por ahora, la única medida tomada desde el departamento dirigido por Juan Ignacio Zoido para aminorar el problema, sin embargo, no ha tenido el resultado deseado. Interior reforzó el pasado 1 de mayo con 20 agentes adicionales los servicios de control de pasajeros de El Prat, pero fue precisamente ese Puente de Mayo en este aeródromo cuando tuvieron lugar los mencionados colapsos en la gestión de este trámite imprescindible para comprobar quién entra a España.

Alfonso Rufá, policía destinado en El Prat desde hace ocho años y secretario provincial en Barcelona de Alternativa Sindical de Policía (ASP), asegura que falta personal para controlar los pasaportes, pero que también existe un claro problema de mala gestión por parte de AENA. Afirma, por ejemplo, que la mayoría de compañías no asumen el sistema de inspección informático ABC ('automatic border control'), que hace una revisión biométrica, de las huellas y de los antecedentes de los viajeros. Únicamente EasyJet lo acepta, añade, y esto provoca que tenga que haber siempre cinco policías —porque el sistema requiere del apoyo de estos cinco funcionarios— únicamente para esta aerolínea.

Interior, que reconoce el problema de El Prat, minimiza sin embargo lo ocurrido en Barajas. Fuentes del ministerio explican que durante el sábado no hubo ningún incidente y que el domingo únicamente se produjo uno durante media hora junto a las cabinas de control de pasajeros. "En una hora llegaron 40 vuelos y esto provocó que durante media hora hubiera muchas colas, pero luego se solucionó todo", aseguran las mencionadas fuentes.

Desde la delegación madrileña de ASP, sin embargo, funcionarios con 20 años de servicio en el aeródromo de Barajas entienden que el problema existe tanto en Barcelona como en Madrid. Aseguran que en el aeropuerto de la capital de España hay habitualmente un 15% menos de plantilla, que hoy continúan con el catálogo de puestos de trabajo de hace cuatro años, a pesar el notable incremento de vuelos que ha experimentado la instalación desde 2014, y que el caos se paliaría con un incremento de personal en los momentos de más afluencia de pasajeros. Rufá, por su parte, matiza esta propuesta, ya que subraya que todos los puestos del control de pasaportes están ocupados por policías y sigue habiendo colas. "Por muchos que pongan, no caben", resume.

Largas en el aeropuerto de El Prat. (EFE)
Largas en el aeropuerto de El Prat. (EFE)

Explican que generalmente el colapso se produce a unas horas concretas, que el resto del tiempo no hay colas. Añaden que al parecer AENA planifica los vuelos con más viajeros a la vez. Entienden que la agencia estatal hace esto porque cede ante la presión de las compañías aéreas, que amenazan con irse a otros aeródromos si no aterrizan a la hora que quieren. La explicación aclararía lo que ocurrió el pasado domingo en Barajas, que —como relatan desde el Ministerio del Interior— tuvo que asumir 40 vuelos en una hora. Esta acumulación de vuelos a determinadas horas ocurre también en El Prat, como afirma Rufá.

Desde AENA, sin embargo, niegan la mayor. La agencia, explican a El Confidencial, "no ha recibido ninguna presión por parte de las aerolíneas". "La Asociación Española para la Coordinación y Facilitación de franjas horarias, no AENA, asigna los 'slots' [franjas horarias] a las compañías aéreas conforme a las capacidades declaradas y aplicando el reglamento comunitario", aclaran, al tiempo que aseguran estar "colaborando con la policía de manera permanente para agilizar el tránsito de pasajeros". Con este fin, añade, "AENA dotará de personal auxiliar para orientar y dirigir a aquellos con pasaporte digital hacia los controles automáticos".

Desde ASP consideran que el problema se agudizará de cara al próximo verano, en el que se multiplicarán los vuelos en los dos aeropuertos y en otros como el de Mallorca o Málaga, dos instalaciones que incrementan notablemente su actividad durante la época estival. La marca España podría verse afectada en el caso de que se incrementen los problemas en un país en el que estos aeródromos son la puerta de entrada y la primera impresión que millones de turistas tienen del lugar que vienen a visitar, en que esta industria, para más inri, es la principal para el producto interior bruto.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
36 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios