La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

MANTIENE UN ACUERDO DE CESIÓN DE SUS OBRAS CON EL ESTADO

La baronesa Thyssen oculta su patrimonio a través de varios paraísos fiscales

Molino de agua en Gennep es uno de los cinco Van Gogh que hay en el Museo Thyssen-Bornemisza. Es el único cedido temporalmente por Carmen Cervera al Estado de su colección
Foto: La baronesa Thyssen oculta su patrimonio a través de varios paraísos fiscales
La baronesa Thyssen oculta su patrimonio a través de varios paraísos fiscales

Molino de agua en Gennep es uno de los cinco Van Gogh que hay en el Museo Thyssen-Bornemisza. Es el único cedido temporalmente por Carmen Cervera al Estado de su colección particular, ya que los otros son de propiedad pública. Lo que casi nadie sabe al ver este óleo sobre lienzo de 1884, expuesto en la sala C, es que fue comprado usando Nautilus Trustees Limited, una sociedad radicada en el paraíso fiscal de las Islas Cook. Y no sólo es este cuadro: otros muchos de su colección privada pertenecen a compañías en otros paraísos como Islas Caimán, Liechtenstein o Islas Vírgenes Británicas.

El Confidencial, junto con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ por sus siglas en inglés), ha tenido acceso a documentos que muestran cómo Tita compró obras en grandes casas de subastas como Sotheby’s y Christie’s a través de una entidad opaca en las Islas Cook. Además de por sus beneficios fiscales, estas islas paradisíacas en el medio del Pacífico Sur, a 17.000 kilómetros de España, son conocidas por garantizar el completo anonimato a los directores y accionistas de sociedades.

El Molino de agua en Gennep del cotizado Van Gogh se vendió en una subasta de Sotheby’s por 500.000 libras (589.000 euros) el 24 de junio de 1996. Tres semanas después, la empresa intermediaria Portcullis Trustnet recibió correspondencia sobre su venta en sus oficinas de Rarotonga, la capital de las Islas Cook. Informaron de ello por fax y por carta a su contacto para la empresa Nautilus Trustees Limited, el destacado bufete de abogados suizo Lenz & Staehelin.

“Se mandan adjuntas varias cartas recibidas de Sotheby’s. En particular, hemos recibido correspondencia sobre la compra de Molino de agua Gennep [sic] de Vincent Gogh [sic]”, decía la carta en inglés del 18 de julio de 1996. Pero el cuadro no estaba ni en Rarotonga ni en Zúrich, sino que aterrizó en Madrid, en el Museo Thyssen-Bornemisza, a finales de 1996. Ese mismo año Tita presentó por primera vez su colección en público, con “gran éxito crítico”, según la web del museo. 

Los documentos obtenidos por El Confidencial / ICIJ muestran que entre julio de 1995 y noviembre de 2002 Trustnet recibió, al menos, 31 facturas y extractos de cuentas de Sotheby’s y Christie’s para Nautilus Trustees Limited. En esa correspondencia hay cargos de 202.912,50 libras (239.000 euros) de Christie’s en Londres en relación a una “licencia de exportación” y 302.605,06$ (235.000 euros) de Sotheby’s para la cuenta de cliente 3012374. También hay referencia a seis facturas de Momart, una empresa de transporte internacional de arte, además de otras cartas del Museo Metropolitano de Nueva York, Kunsthaus Lempertz en Colonia (Alemania) y las casas de subastas Bonhams y Phillips.

Tita guarda silencio. La barcelonesa no quiso atender a las preguntas de El Confidencial / ICIJ, aunque sí autorizó a su abogado y hombre de confianza, Jaime Rotondo Russo, a responder a algunas cuestiones sobre su patrimonio. Su interlocutor aclaró que este tipo de estructuras offshore hace más sencillo mover una colección “transnacional” como la de su cliente. Se gana en papeleo, tiempo y dinero. Y sobre todo, se consigue “máxima flexibilidad” a la hora de mover los cuadros de país en país. 

“Es conveniente”, subrayó. “Ofrece más libertad de disposición de los bienes. No digo de compra y venta, sino de tráfico: de viajar, de salir y de entrar en los diferentes países”. Aseguró que así no tienen que estar sujetos a ninguna legislación de patrimonio histórico, que convierte los préstamos entre museos y galerías internacionales en “un infierno”. Además, según explicó el abogado, las obras de Carmen fueron adquiridas con fondos que estaban en el exterior o traspasadas por su marido, el difunto barón Hans Heinrich ‘Heini’ von Thyssen-Bornemisza.

Tras los pasos del barón

La vida de Tita cambió radicalmente cuando conoció a Heini, quien había atravesado por cuatro matrimonios y tenido cuatro hijos anteriormente. Se casaron en 1985 y poco a poco él le fue contagiando su pasión por el arte. El barón utilizaba paraísos fiscales para gestionar su fortuna y su amplia colección, en parte para mantener el control y la confidencialidad en las luchas con sus herederos por su patrimonio, según explica Rotondo. 

En 1993, diez meses después de inaugurar el Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid, Heini vendió la mitad de su colección –775 obras – al Estado por 350 millones de dólares (alrededor de 270 millones de euros). Su dueño legal era una sociedad de Bermuda, Favorita Trustees Limited, probablemente llamada así por Villa Favorita, la casa familiar frente al Lago de Lugano (Suiza), donde se exponían los cuadros originalmente. La legislación española considera -y consideraba entonces- al archipiélago como un paraíso fiscal.

Ese mismo año fue cuando Tita “tomó conciencia de su papel como coleccionista”, cuenta la página web del museo. Empezó a construir su colección usando las mismas estructuras opacas utilizadas por su marido. Nautilus Trustees Limited se inscribió en el registro de las Islas Cook el 9 de marzo 1994, según documentos exclusivos obtenidos por El Confidencial / ICIJ. El papeleo se hizo a través del proveedor de servicios offshore local Portcullis Trustnet. Las 2.000 acciones de la compañía estaban en un certificado de acciones al portador. Quien lo tuviera en su mano, era su dueño. Se envió inmediatamente a la firma Lenz & Staehelin en Zúrich. Dos años más tarde se registraba Sargasso Trustees Limited utilizando procedimientos similares.

Al principio, los directores de ambas entidades eran abogados, pero en marzo de 1998 pasó a serlo Buque Anstalt, una estructura híbrida entre sociedad mercantil y fundación en Liechtenstein, donde uno de sus administradores es Jaime Rotondo. Ninguno de estos datos se puede comprobar en el registro mercantil de las Islas Cook. Son considerados confidenciales y, allí, revelarlos es un delito penal. Sin embargo, e-mails obtenidos por El Confidencial / ICIJ muestran que Carmen Cervera era la dueña de ambas sociedades. Rotondo reconoció la conexión de la baronesa con las compañías, pero prefirió no detallar hasta qué punto estaba involucrada en ellas. Sí añadió que Sargasso Trustees Limited ya cerró (2004). 

En origen, según la versión ofrecida por el letrado de la Baronesa Thyssen, los abogados suizos utilizaron estas estructuras societarias que ocultan la identidad de los accionistas porque había que “proteger familiarmente” las obras de arte, en referencia a los hijos del barón. Estaba en juego el reparto de su herencia, que no se cerró totalmente hasta un pacto secreto en 2002, poco antes de su muerte.


Práctica habitual

Asesor principal de la baronesa desde 1995, Rotondo explicó a El Confidencial que la práctica de usar paraísos fiscales para manejar obras de arte es “muy habitual” entre grandes coleccionistas. Incluso reconoció que “mucho coleccionista español” tiene “sus colecciones a nombre de paraísos fiscales”, ya que normalmente se adquieren en subastas fuera del país, como ocurre de manera generalizada a escala mundial en el mercado internacional del arte, que en 2012 alcanzó unas ventas de 43.000 millones de euros según recoge el principal informe de este sector.

Diferentes expertos consultados confirman esta tendencia a escala internacional. Entre ellos, Héctor Feliciano, un periodista de Puerto Rico que investigó el aspecto comercial del mundo del arte en su libro El Museo Perdido (The Lost Museum), sobre obras robadas en la Alemania nazi. Feliciano asegura que muchos marchantes de arte y grandes coleccionistas usan sociedades en las Islas Caimán, Luxemburgo, Mónaco y otras jurisdicciones “de regulación flexible” para comerciar con arte, en una manera similar a la que utilizan estas entidades offshore para hacer inversiones, reducir impuestos y proteger sus fortunas. “Para ellos el arte es una cosa más que comprar y vender”.

Un secreto público

Nautilus Trustees Limited, que ahora se llama simplemente Nautilus Limited, no debería ser una completa desconocida. Desde 2003, su nombre sale todos los años junto a los de Omicron Collections Limited, Coraldale Navigation Incorporated e Imiberia Anstalt en el Boletín Oficial del Estado (BOE), cuando se informa de la garantía del Estado sobre los cuadros de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Estas sociedades también están radicadas en paraísos fiscales. Las obras están cedidas sin contraprestación económica directa al museo de Madrid, según consta en la orden ministerial que se hace eco del contrato entre la Fundación Colección Thyssen Bornemisza, presidida por el ministro de Cultura de turno, y la sociedades de la Baronesa Carmen Thyssen-Bornemisza. 

La última publicación en el BOE es de este mismo martes. Las 484 obras prestadas en 2013 por Tita se valoran en 364.922.552 euros, que equivalen al dinero máximo a pagar si le sucediese algún percance a toda la colección. Sin embargo, la importancia de esta cantidad es relativa, como confirmó Rotondo, pues apenas se negocia por no tratarse de un acuerdo de compra-venta. Un ejemplo de la discrepancia de precios podría ser el mismo Molino de agua en Gennep, obra que  se compró por 589.000 euros en 1996 y que desde 2004 aparece valorada en el BOE en 3,5 millones de dólares (alrededor de 2,7 millones de euros).

A finales de 2010, cuando tocaba renovar el contrato de cesión, Tita y su abogado intentaron cerrar un acuerdo de alquiler por las obras con la entonces ministra de Cultura, Ángeles González Sinde. Entonces, según explica Rotondo, ellos pidieron 13,5 millones de euros por tres años (4,5/año), mientras el ministerio ofreció sólo 4,5 en total (1,5/año). El trato nunca se cerró y se siguió con la cesión, que se renueva todos los años con algunas diferencias, como la provocada este 2013 tras no figurar La esclusa de John Constable, vendida -con gran revuelo- el año pasado por 22,4 millones de libras (26,5 millones de euros).

Pero el mayor descenso en el número de obras se plasmó en la publicación de la cesión de 2012, cuando la cantidad se redujo un 35% con respecto a la del acuerdo original del año 2000, como ya informó El Confidencial. Según la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, esto obedece a la transferencia de obras al Museo Carmen Thyssen de Málaga, abierto en marzo de 2011, y al MNAC de Barcelona. Estén donde estén las obras, las propietarias legales siguen siendo las mismas: cuatro sociedades en paraísos fiscales.

NOTA DE REDACCIÓN

El Confidencial inicia la publicación de una serie de reportajes elaborados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ por sus siglas en inglés), una red independiente de periodistas repartidos en más de 60 países que colaboran en investigaciones transfronterizas impulsada y amparada por el organismo estadounidense sin ánimo de lucro Centro para la Integridad Pública (Center for Public Integrity).

Para la elaboración de este trabajo, los periodistas han tenido acceso a información original proveniente de firmas especializadas en la creación de sociedades en paraísos fiscales, además de documentos y testimonios de fuentes expertas en asuntos fiscales. Los directamente afectados han tenido la oportunidad de ofrecer su versión de los hechos.

#40
Compartir
Habemus Fraudeleaks http://histericapeninsula.blogspot.com.es/2013/04/habemus-fraudeleaks.html
Ampliar comentario
#39
Compartir
39 O sea, que montoro ha dado permisos a la gente para que pueda tener dinero fuera de España? Yo, tengo mi dinero donde me de la gana, igual que un Suizo puede tenerlo en España, donde el banco no le retendrá impuestos, ya que no es residente en España...

Montoro no es nadie para permitir o prohibir que yo tenga una cuenta fuera de España...
Ampliar comentario
#38
Compartir
40 La inmensa mayoría, creeme, he trabajado para varios bancos suizos.
Ampliar comentario
#37
Compartir
En este juego Urdangarín y su señora, Bárcenas, y Juancar sacarían muy buena nota http://bit.ly/14CkcvB ¿y tú, qué sabes de Suiza?
Ampliar comentario
#36
Compartir
Casi todas las operaciones de compra venta de aviones, barcos, obras de arte, etc se hacen desde paraísos fiscales para no soportar el gravamen. Esto no es nuevo ni Tita Cervera es pionera. Ella sigue el procedimiento como fue enseñado por su marido.

Muchísimas personas, empresarios, sociedades participan con sus negocios en paraísos fiscales.
Ampliar comentario
#35
Compartir

Hola, buenas.

¡Enhorabuena Mar!
Attos. saludos,
Ampliar comentario
#34
Compartir
35 Cuántos de los que tienen el dinero en paraisos fiscales, lo declaran? Es a lo que me refería en el comentario. Y por supuesto cómo lo han conseguido?
Ampliar comentario
#33
Compartir
33 y no solo regularizarlo sino que ademas la ley del Sr. Montoro ampara que se pueda seguir teniendo el dinero en esos países y no tenerlo que traer a España tras su regularización. Porque ademas y pudiéndolo tener fuera legalmente, quien seria el bobo que con la que esta cayendo y puede caer, se traería su dinero a este país.

En cuanto al rimbombante Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación amparado según comenta la redacción de EC., en el Centro para la Integridad Publica de los EE.UU ??. me suena, y no se porque, a que sus artículos acabaran siendo pura y dura prensa amarilla sensacionalista o lo que puede ser peor, ser la Inquisición del Siglo XXI.
Ampliar comentario
#32
Compartir
Que el mundo del arte también utiliza paraísos fiscales no es una novedad, que la Baronesa los utiliza es de prever, no obstante disponer de recursos en paraísos fiscales no es algo ilegal siempre que dichos fondos estén debidamente declarados al fisco. Casi todas las empresas del Ibex tienen cuentas en paraísos fiscales, pero son cuentas declaradas. Pero evidentemente es más difícil que te embarguen una cuenta si la tienes en el extranjero, mientras que si la tienes en España te embargan la cuenta incluso por una simple multa de tráfico...ese es el motivo por el que grandes empresas Españolas gestionan su tesorería desde el Exterior. El negocio consiste en que obras de poco valor suben de precio una vez expuestas, y obras de mucho valor son despreciadas para que no suba su valor y poder comprarlas a bajó precio. En resumen comprar barato y vender caro, se maximiza el beneficio...De esta suerte existen obras de grandes pintores clásicos como Velázquez que sufren el destierro de no ser reconocidas, hasta que llegan a las manos adecuadas, y pintores modernos de valor relativo muy cotizados por ser expuestos por la baronesa...
Ampliar comentario
#31
Compartir
¿Alguien, con la que está cayendo en esta España nuestra, con una canalla como la que tenemos, quien me dice, que de poder salvar sus ahorros no lo haría? solo un necio.
Ampliar comentario
#30
Compartir
29 Casi de acuerdo contigo excepto que en españa la prensa [ television] la controla la opsicion, y en cataluña la prensa y tv la controla el gobierno local...
Ampliar comentario
#29
Compartir
33 Hola tener tu dinero en un paraiso fiscal no es ilegal. Lo que es ilegal es no declararlo si resisdes en España. En cuanto al tema de los trust tampoco es ilegal.

Los trust es una forma muy normal de gestionar el dinero en grandes familias y muy comun fuera de españa, ya que permite que tu ultima voluntad realmente se cumpla, como por ejemplo que el dinero de los cuadros se invierta en arte, o que tu dinero se invierta en la educacion de tus nietos y no se fume el yonki de tu hijo, o que se invierta en investigar los problemas gastricos del pollo patagónico.
Ampliar comentario
#28
Compartir
No te jode...como para tenerlo aquí con este Gobierno delincuencial... no la tengo por tan tonta a la Baronessssa
Ampliar comentario
#27
Compartir
No seamos incrédulos, la mayor parte de las fortunas de éste país, además de estar bien asesorados, tienen cuentas en paraísos fiscales, si no por qué Hacienda, les ha permitido regularizar con la última Ley?
Ampliar comentario
#26
Compartir
Osea que la baronesa Thyssen tienen mucho dinero y buenos asesores financiero...NOTICION!!!!!! Menos mal que el confidencial lo saca a la luz porque nunca me lo hubiese imaginado.
Ampliar comentario