EL BDE PUBLICARÁ HOY EL DÉFICIT DE CADA ENTIDAD

La banca española sufre más exigencias de capital pese a estar mejor que la extranjera

El Banco de España publicará hoy el déficit de capital de la banca española respecto a los duros requisitos impuestos por el Gobierno, superiores a los

Foto: La banca española sufre más exigencias de capital pese a estar mejor que la extranjera
La banca española sufre más exigencias de capital pese a estar mejor que la extranjera

El Banco de España publicará hoy el déficit de capital de la banca española respecto a los duros requisitos impuestos por el Gobierno, superiores a los exigidos en el resto de Europa. Sin embargo, los niveles de capital de la banca española son actualmente mucho más altos que los de la mayoría de los países comunitarios, pese a que no se refleja en las ratios oficiales. La razón es que les perjudican los criterios contables actuales (que cambiarán con Basilea III) y la mayor dureza del Banco de España respecto a otros supervisores.

 

Las ratios de capital se calculan dividiendo los fondos propios entre los activos ponderados por riesgo (APR) de cada entidad. Este concepto siempre es inferior al activo total, y da un peso mayor a elementos con más riesgo (como crédito promotor, inversión en bolsa o créditos al consumo) y muy bajo o nulo a otros como deuda pública o créditos a grandes empresas. Esto es lo que se conoce como "consumo de capital".

 

Es ahí donde se aprecia una enorme diferencia entre la banca española y la extranjera: aquí la distancia entre el activo total (sin ponderar) y los activos ponderados por riesgo es muy pequeña, mientras que es abismal en países como Suiza, Alemania o Francia. De esta forma, aunque una entidad española tenga la misma ratio oficial que una extranjera, en realidad es más solvente.

 

Por ejemplo, Santander y BBVA tienen una ratio de capital Tier 1 (capital, reservas y preferentes) del 10,1% y el 9,4%, respectivamente, respecto a los APR; si tomamos el activo total, estos porcentajes bajarían al 5,1% en ambos casos. Pero si tomamos el Deutsche Bank, su envidiable 12,6% de Tier 1 se quedaría en un pírrico 2,3% respecto al activo total. Esta situación se repite en otros gigantes europeos, como BNP Paribas, cuyo capital baja del 10,1% al 3,1%, o Société Générale (del 10,7% al 3,4%).

 

Los expertos destacan que la banca alemana no es el espejo en el que mirarse y el hecho de que cuando han hecho los test de estrés solo han aplicado las pruebas a la mitad del sistema es, cuando menos, llamativo. De hecho, la OCDE ha destacado recientemente en un documento los riesgos de las entidades alemanas como una de las “principales cuestiones” a tener en cuenta en estos momentos en la crisis del sistema financiero europeo. “Los bancos alemanes son reacios a proporcionar información, a ser transparentes, lo que se debe considerar un factor de riesgo”.

 

El modelo de negocio y las exigencias del BdE son la explicación

 

Según explican en la dirección financiera de algunas entidades, las diferencias en los niveles de capital se deben a dos causas principales. La primera es el mayor peso de la banca de inversión en el activo de la banca extranjera, que consume mucho menos capital que la minorista: "Un crédito a Telefónica consume menos que una hipoteca a un individuo, porque Telefónica siempre va a tener menos riesgo de impago", comenta uno de los expertos consultados. Además, la actividad de trading se suele realizar con muchos vehículos fuera de balance, que no se incluyen en los APR. Esto va a cambiar con Basilea III, que va a penalizar mucho más a esta operativa a partir de 2014.

 

La segunda causa es el criterio más estricto del Banco de España a la hora del cómputo del capital. "En otros países, son las propias entidades las que calculan la ponderación de cada activo de acuerdo con sus modelos; en España, aunque también se utilizan, están limitados por el supervisor, que exige unos mínimos", según otro experto. Dichos modelos se basan en la pérdida sufrida en cada activo en anteriores ciclos de crisis.

 

Así, la exposición inmobiliaria consume un mínimo del 8% del capital, aunque la entidad en cuestión tenga unas posiciones en ladrillo que no requieran tanto. Otro ejemplo es el riesgo operacional (de fraudes o caída de sistemas), donde el Banco de España no permite el uso de modelos avanzados, sino que aplica el mismo estándar para todas las entidades. Además, para la elaboración de los modelos, el supervisor español exige tener en cuenta dos ciclos de crisis, mientras que en el resto de Europa se toma sólo uno; el efecto es que las ponderaciones son más altas en nuestro país y, en consecuencia, las ratios de capital bajan.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios