El Mundial de Brasil ha estado rodeado de polémicas desde el primer momento por diferentes motivos, empezando por su organización y siguiendo por los numerosos retrasos en la construcción de estadios e infraestructuras. El de Qatar 2022 lleva mucho tiempo bajo el foco de la sospecha y la FIFA podría hacer público próximamente que el país árabe no será el organizador de este evento. En breve podría ser oficial. Así las cosas, el organismo internacional, llegado el caso, apostaría por una organización conjunta entre Estados Unidos y Canadá.

Qatar ha presentado oficialmente sus modernísimos estadios, pero todo se puede quedar en un sueño. Sería algo realmente histórico, un hecho sin precedentes, que la FIFA decida cambiar de sede. Y es que no hay que olvidar que Qatar, sobre todo en las últimas semanas, ha estado bajo sospecha, con muchas acusaciones de compra de votos y corrupción para ser elegida en su momento.

Hace unos días, Sunday Times desvelaba que Mohamed ben Hammam, un ex directivo de la FIFA de origen qatarí, pagó hasta 5 millones de dólares a directivos del fútbol africano para asegurar un buen puñado de votos. Según este medio, hay cientos de faxes, correos y facturas que ponen de manifiesto que Mohamed ben Hammam tuvo contactos con muchos directivos de África. Éstos no tenían derecho a voto, pero sí poder de influencia en las personas que participaban en las votaciones.

Además, France Football denunció que Ángel María Villar, Florentino Pérez y Sandro Rosell, movieron sus hilos en su momento para conseguir apoyos para la candidatura qatarí. El medio galo hablaba de un ‘acuerdo secreto’, subrayando que gracias a esta operación se consiguió el voto favorable de países como Guatemala, Argentina, Brasil y Paraguay.

No hay que olvidar que hace unos días, Jim Boyce, vicepresidente de la FIFA, manifestó con contundencia que apoyaría una nueva votación si se demostraba que la elección de Qatar estuvo salpicada de corrupción. “Si Michael García, investigador de la FIFA, encuentra indicios de cualquier actividad ilegal, lo analizaremos seriamente”, subrayó el dirigente.

Qatar, además, ha sido objeto de críticas feroces por las precarias condiciones de trabajo de miles y miles de trabajadores, la mayoría no qataríes. Se han producido más de 1.200 muertos y hay quien aventura que se podrían alcanzar los 4.000. Hay que recordar que la Confederación Sindical Internacional exigió a la FIFA que se impusieran una serie de condiciones para que Qatar acogiera el Mundial 2022.

Joseph Blatter, presidente de la FIFA, llegó a reconocer que "fue un error" elegir Qatar por el tremendo calor reinante durante los meses de junio y julio. El organismo ya anunció que casi con total seguridad, el Mundial de 2022 se debería celebrar a finales de años, época más benigna en tierras qataríes. Eso era antes de que haya transcendido que la FIFA está muy cerca de elegir otra sede para esta cita.