Ya lo tiene decidido y si no surgen imprevistos, continuará vistiendo la camiseta del Real Madrid. Tras varias semanas de cierta incertidumbre, Karim Benzema ha decidido aceptar la oferta del Real Madrid y renovará su contrato. El deseo del club era ese y sobre todo de Carlo Ancelotti, que apostaba por la continuidad del delantero francés.

El atacante de la selección francesa continúa de vacaciones y se incorporará a la disciplina madridista en unos días. Karim ya ha dado su palabra y ha aceptado la oferta que le trasladó el Real Madrid en su momento. Con un año más de contrato por delante, lo prorrogará en cuatro años, hasta junio de 2019. De esta manera, el club se garantiza la continuidad de un delantero cotizado y que en los últimos tiempos ha recibido alguna que otra oferta.

El plan previsto es que Benzema rubrique de manera oficial su nuevo contrato en cuanto se ponga a las órdenes de Carlo Ancelotti para iniciar la pretemporada. Si no es así, el club confía en que se firme el contrato antes de que el equipo viaje a Estados Unidos para disputar la International Champions Cup. El Madrid se medirá en tierras americanas a Inter (27 de julio), Roma (30 de julio) y Manchester United (2 de agosto).

Finalmente, y tras superar algunos momentos de tensión a cuenta de los emolumentos, Karim Benzema pasará a tener una ficha de unos 8 millones de euros por temporada. Hace unos días El Confidencial informaba sobre los nueve que pretendía cobrar el francés, pero éste ha cedido y ya ha dado su palabra para seguir vestido de blanco.

El París Saint Germain, en plena fase de ‘afrancesamiento’ de su plantilla, tenía a Benzema entre sus objetivos. Sin embargo, el delantero ha decidido continuar en un club que conoce a la perfección y en el que se siente a gusto. El Madrid, cuando la ofensiva del club parisino era fuerte, pensó en delanteros como Luis Suárez o el Kun Agüero.

El deseo de Carlo Ancelotti también ha tenido mucho que ver. Benzema es un delantero de su gusto y consideraba que la llegada de un primer espada como, por ejemplo, Luis Suárez, podía suponer un problema en cuanto a la convivencia en el vestuario. El delantero francés conecta perfectamente en el campo con Cristiano Ronaldo, la indiscutible figura del equipo, y el italiano siempre ha tenido claro que era mejor no tocar lo que ha funcionado bien, con Décima incluida.

De esta manera, el deseo de Radamel Falcao de vestirse de blanco se desvanece. Este periódico ya informó hace unos días que el Real Madrid no contemplaba esta posibilidad. Jorge Mendes, agente del colombiano, le busca acomodo en alguno de los grandes de Europa, dado que no es feliz en el Mónaco, pero el club madridista no será su destino.